.

Voces del Cambio

 

 

JUNIO2019

 

 

 

Uniendo voluntades para cambiar el Perú

 


DECLARACIÓN DEL CUSCO

 


Compatriotas, hermanas y hermanos.

Actualmente, nuestro país atraviesa una situación de descomposición y crisis política generalizada. “Donde se pone el dedo decía brota la pus” decía el maestro Gonzales Prada y así sucede. La corrupción de la clase política tradicional ha saqueado nuestro Estado, y el Congreso Fujiaprista es el máximo exponente de esta podredumbre producto de una cultura clientelar, corrupta y parasitaria del trabajo de los y las peruanas.

Quienes han sido parte esencial del problema no pueden ser parte de la solución. Por eso hoy nos volvemos a unir para exigir que se devuelva la voz al pueblo. Ni un sólo día más de recursos públicos destinados a engordar los bolsillos de quienes utilizan sus privilegios para malvender los recursos del Perú y empobrecer a las mayorías. Frente a tan grave situación y comprometidos con nuestra patria, el 26 de enero en la ciudad de Huancayo, se marcó un hito unitario que dio nacimiento al colectivo Voces Para el Cambio, constituido como un proceso abierto a otros espacios políticos, sociales y culturales que apuestan por el cambio democrático, patriótico y de regeneración moral para nuestro país.

Este hecho, coincidió con otro gran acontecimiento como es la constitución en Lima de la Asamblea Nacional de los Pueblos con la participación de amplios sectores políticos y sociales. Nos complace comprobar que hoy somos más los que queremos unir nuestras Voces por el Cambio.

En este Encuentro en la ciudad del Cusco, vemos que este espacio se ha fortalecido con la incorporación de nuevos actores, organizaciones y personalidades dispuestas a la construcción de un instrumento para devolver la voz al pueblo y exigir se ponga fin a una situación de crisis insostenible. Aun así, no nos conformamos, cada día debemos ser más para comenzar a devolver al pueblo lo que es del pueblo, sus recursos e instituciones.

Nuestro compromiso es seguir sumando desde las bases, junto a otros colectivos políticos y sociales de carácter nacional y regional y, fundamentalmente, a los amplios sectores de la población que aspiran al cambio verdadero y que no necesitan encuadrarse en ningún partido para decir ¡BASTA!¡Persistimos en nuestro llamado a dar voz a la gran mayoría que quiere cerrar el ciclo de oprobio, exclusión, atraso, entreguismo de nuestros recursos naturales y corrupción al que han conducido a nuestro país los poderosos, los privilegiados y sus representantes en el Congreso! Nos reafirmamos en nuestro compromiso por abrir un nuevo ciclo, que devuelva las instituciones a la gente y las limpie de corrupción, que sea también un ciclo de desarrollo sostenible en el que la actividad productiva guarde armonía con la preservación del medio ambiente y justicia social.

Este gran esfuerzo de unidad solo tendrá consistencia y proyección si lo forjamos en torno a un proyecto de país, si ponemos por delante los intereses del pueblo y de la patria, si partimos de lo que nos une y no de lo que nos separa, entablando relaciones de transparencia, franqueza, fraternidad, cooperación y confianza mutua. Tal es nuestro compromiso.

La profunda crisis en que se debate nuestra patria es producto del agotamiento de la república fundada en 1821 pero sobre todo del fracaso régimen neoliberal instalado tras el autogolpe de 1992, validado con la espuria Constitución fujimorista de 1993, y preservado por la fallida transición del 2001. Este modelo ha enriquecido a unos cuantos privilegiados que se han turnado en gobernar en base a la corrupción. Estos pocos son los que apuestan por una matriz primario exportadora que beneficia a las grandes empresas extranjeras y destruyen el aparato productivo nacional, explotan a nuestros pequeños productores y trabajadores formales e informales, saquean los recursos naturales, mantienen el atraso científico y tecnológico, la pobreza y pobreza extrema, condenándonos al abandono de la salud y la educación, situación que va de la mano con la pérdida de derechos ciudadanos y laborales y la criminalización de la protesta social.

En esta sociedad construida bajo los moldes del neoliberalismo en la que se han afianzado el pensamiento conservador, machista, patriarcal e intolerante que niega los derechos a las mujeres y es la causa principal para el crecimiento de la ola de feminicidios y violencia contra la mujer.

La elite político empresarial corrupta, que tiene su buque insignia en la Confiep y que ejerce su poder mediático a través del grupo El Comercio, que nos gobierna hace 27 años ha convertido al Estado en subsidiario del mercado e introducido antivalores que degradan a las personas e instituciones, abriendo paso a la gigantesca corrupción e incremento de la criminalidad que padecemos los peruanos y peruanas. Que cinco ex presidentes de la república, la ex alcaldesa de Lima y numerosos alcaldes y presidentes regionales, parlamentarios, miembros de partidos políticos, personal de las FFAA y connotados empresarios hayan sucumbido a la corrupción es muestra del grado de descomposición institucional y moral en que se debate la República.

El Perú se encuentra en una encrucijada histórica: o bien los privilegiados de siempre imponen una salida que puede encarrilarse hacia el autoritarismo o hacia un manejo más liberal, pero en el fondo garante del continuismo neoliberal, o bien se abre paso una salida democrática, patriótica y de regeneración moral por acción de los amplios sectores populares, lo que debe llevar a la refundación de la República sobre la base de una nueva Constitución que responda a las necesidades de los y las peruanas.

Es en este panorama que ubicamos la gran unidad que se está construyendo en torno a la misión de devolver la voz al pueblo peruano y somos conscientes que un hito clave: es el proceso electoral del 2021. Por ello creemos que deben concretarse con carácter inmediato los acuerdos necesarios para construir el instrumento político y el sujeto social necesarios para afrontar de manera exitosa las demandas del pueblo peruano.

Ningún cambio verdadero será posible sin integrar al pueblo organizado que defiende sus derechos, a la ciudadanía que se moviliza contra la corrupción, a la heroica lucha del campesinado que se enfrenta a los atropellos de las empresas mineras, defiende el agua, el medio ambiente y los recursos naturales y que hace poco llevó a cabo un contundente paro agrario, a los trabajadores que luchan por empleo digno, a los pueblos indígenas que defienden sus territorios y derechos ancestrales, a los profesionales e intelectuales, a las mujeres, a los movimientos culturales, juveniles, por el derecho a la diversidad sexual. Es preciso integrar también a esa inmensa mayoría de compatriotas a los que esta clase política podrida le ha hecho perder la fe en la política y que se mantienen en la incertidumbre; podemos hacer que recuperen la confianza en el cambio verdadero. Tampoco sin conquistar la soberanía sobre los recursos naturales, sobre la energía, sobre la política internacional y nuestra capacidad de decidir sobre los asuntos de interés nacional.

Convocamos a defender y ampliar los espacios democráticos. Advertimos que la reforma política propuesta por el Ejecutivo es un paso, insuficiente que esconde trampas para nuestra democracia, condenándonos a un cierre del sistema político a través de un bipartidismo favorable al aprafujimorismo. Por ello la cuestión de confianza no resuelve el problema, hace falta abrir un nuevo ciclo político. Asimismo, convocamos a seguir manteniendo en alto la lucha contra la corrupción e impunidad, cárcel para todos los corruptos, por la regeneración moral del país.

Valoramos las diversas expresiones del movimiento popular, seguiremos trabajando por su fortalecimiento, respaldamos el Paro Cívico-Popular convocado por la CGTP y la Asamblea Nacional de los Pueblos para el próximo 20 de junio. También haremos los mayores esfuerzos para desplegar la batalla cultural y de ideas en respuesta al pensamiento conservador y reaccionario que tiene en los grandes medios de comunicación una poderosa maquinaria destinada a manipular la mente de la gente.

Compatriotas, hermanas y hermanos,

Reiteramos nuestro llamamiento a unir sus voces a las Voces del Cambio. Nuestro país necesita fuerzas renovadoras que asuman la ética como parte de la política; la política como una vocación de servicio al pueblo y la patria. En el pueblo descansan las fuerzas morales que harán posible el cambio verdadero. Organicemos comités unitarios en cada base del campo y la ciudad, opinemos, participemos y luchemos unidos.

Firman:
Movimiento Nuevo Perú.....Verónika Mendoza
Perú Libertario….Vladimir Cerrón
MAS Democracia……Gregorio Santos
Partido Comunista Peruano…..Luis Villanueva
Partido Comunista del Perú (Patria Roja)…Manuel Guerra
Partido Humanista……Roberto Sánchez
Fuerza Social…….Marité Bustamante
Movimiento al Socialismo
Movimiento Integración por el Desarrollo Regional ....p. Walter Aduviri
 

 

 

Jornal de Arequipa no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

 

www.jornaldearequipa.com