Cómo en EEUU el Partido Comunista logró sobrevivir a la URSS
 

© Sputnik / B.Krishtul

 SET2019
 

.Este 31 de agosto el partido comunista de EEUU cumplió 100 años. 'Ajena e inamistosa' a los valores occidentales, esta agrupación política no solo pudo sobrevivir a la URSS sino que cada vez gana más popularidad en el país norteamericano.

La revolución rusa del año 1917 influyó en todo el mundo. La gente en otros países, inspirada por el ideal de justicia social, soñaba y ansiaba con expandir la lucha de clases a sus países. EEUU no ha sido la excepción a esta tendencia.

En busca de justicia

Los comunistas en EEUU estaban seguros de que serían capaces de revelar a la sociedad la hipocresía del país capitalista y ganarse su simpatía para poder llevar a cabo la transformación revolucionaria de EEUU. Las condiciones de trabajo de los ciudadanos humildes les hacían creer que sus ideas ganarían y el pueblo estadounidense se alzaría para luchar contra los capitalistas opresores.

Steve Nelson, que trabajó a comienzos del siglo XX en un matadero, recordó una vez como había trabajado durante diez horas al día en una habitación sofocante.

"Nos pagaban unos 28 centavos por hora. Las condiciones de trabajo eran horribles e inseguras. (...) En aquel entonces un amigo dijo: ves, trabajamos como en el infierno mientras que nuestro jefe se va a invernar en Florida. ¿Y qué nos paga a nosotros?", evocó Nelson, citado por la periodista Sofía Melnichuk en su artículo para la versión rusa de Sputnik.

Tras la revolución bolchevique las autoridades de EEUU vieron en la actividad de los trabajadores estadounidenses intentos de socavar el orden público y la autoridad de la iglesia. Aquellos individuos que miraban a la URSS con esperanza pasaron a ser enemigos en un instante. Así, empezaron las primeras represalias, los llamados 'raids' de Palmer — Alexander Mitchell Palmer era el fiscal general de EEUU— y las primeras olas de lucha contra la amenaza roja.

La Gran Depresión da una oportunidad

En octubre del año 1929 la Gran Depresión dejó a miles de personas sin medios para subsistir. Los comunistas vieron en el caos económico una oportunidad para superar las dificultades por medio de una revolución. Mientras los líderes estaban obsesionados con las ideas comunistas, la gente humilde trataba de solucionar sus problemas urgentes.

"Exigimos el derecho de formar organizaciones, vivir una vida digna, luchamos por el aumento de nuestros salarios. Nosotros protestamos, pensando que el Estado debería responsabilizarse por aquellas personas que no podían encontrar un trabajo", recordó una testigo.

El primer país latinoamericano en el que se enfocó la incipiente URSS
Los estados del sur de EEUU y los afroamericanos que trabajan en las fábricas de algodón se convirtieron en el blanco de los comunistas. Aunque los afroamericanos no entendían sus ideas, les bastaba el hecho que sus predicadores luchaban contra el racismo. Así, la popularidad de los comunistas alcanzó su cúspide a finales de los años 30 del siglo pasado. En aquel entonces el partido contaba con casi 100.000 miembros.

El miedo al rojo

Después de la Segunda Guerra Mundial el senador por el estado de Wisconsin, Joseph McCarthy, saltó a la fama por su lucha contra 'la peste roja' y 'la caza de brujas'. Su cruzada anticomunista acuñó el término macartismo. Los macartistas sospechaban que incluso la ganadora del premio Oscar Lee Grant, el cómico Charlie Chaplin y el físico Albert Einstein simpatizaban con los comunistas.

La expansión de sus ideas en China, Vietnam y Corea del Norte, así como el ensayo de la bomba de hidrogeno por parte de la URSS echaron más leña al fuego. Los macartistas pasaron a violar los derechos de los ciudadanos estadounidenses al tratar de acabar con los 'traidores ideológico'.

La sobrevivencia y los planes para el futuro

La desintegración de la URSS debería haber puesto fin al movimiento comunista de EEUU. Sin embargo, el partido sigue existiendo hasta ahora y cuenta con 28 sucursales y 5.000 miembros, según los datos del 2017.

Con la llegada al poder de Donald Trump, el número de personas que querían formar parte del partido aumentó. Hoy en día la gente nueva se une tras haber participado personalmente en los eventos organizados por el partido o se registra en su página web Communist Party USA, comunicó a Sputnik el copresidente de la agrupación, Joe Sims.

"Ahora, está en marcha en el país una masiva radicalización. La gente joven muestra su interés por el marxismo y las ideas socialistas, así como percibe los problemas existentes: salarios bajos, muchos individuos se ven obligados a tener dos empleos para ganarse la vida. Los créditos a la educación también son un gran problema", declaró.

La administración del partido entiende que necesita actualizar su programa político ya que sus principios básicos —las ideas de Marx, Engels y Lenin— discrepan con las nuevas realidades.

"Con la aparición de la inteligencia artificial, las bases de datos y los robots, la esencia del trabajo ha cambiado y la clase obrera lo toma en cuenta", declaró.

 

 

 

Jornal de Arequipa no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

 

www.jornaldearequipa.com