.

 

UNIDAD POPULAR

Arequipa

 
Pronunciamiento
 

 

Acabar con los carteles empresariales mafiosos y la democracia representativa podrida para liquidar la corrupción y los corruptos

La Robolución neoliberal es un zombi que se alimenta de la sangre de todos los peruanos. Utilizan el arma de la ley para cometer el crimen perfecto. Es mediante la Constitución mafiosa del delincuente Fujimori que se fomenta la organización de bandas de cuello y corbata que asaltan el tesoro nacional para engordar la billetera de los ricos y poderosos.

El robo a todos los peruanos tiene dos rostros: el mercado y la democracia representativa. El primero son los empresarios y el segundo los caciques y sus partidos empresa.

Los empresarios, con ayuda y asesoría del Banco Mundial, el FMI, han creado un sistema estatal que garantiza contratos millonarios, donde no arriesgan nada y ni se preocupan por las pérdidas, porque el Estado cubrirá todos sus costos y le dará dinero para que no usen su capital. ¡Que rico es hacer negocios así! Todo eso está en el contrato, protegido por la ley y la Constitución.

Como el contrato, la Ley y la Constitución son decisiones de orden político, pues entonces, deben organizar la democracia representativa de acuerdo a los intereses de los empresarios. Para ello se construye el Partido Político Empresa, que pertenece a un cacique (Toledo, Keiko, Alan, Villarán, Mendoza, Ollanta, Kuczynski), sobre su figura se forma los entornos que siempre son familiares y amigos íntimos, para la campaña electoral se contrata operadores políticos profesionales, se clienteliza al elector y se gasta mucho dinero en la publicidad del marketing político. Todos esos gastos no salen de polladas, almuerzos, cenas, cotizaciones sino de financiamiento de empresas que quieren hacer negocios (robar) con el dinero del pueblo.

Para que el mercado funcione requieren del Estado. Entonces Concesiones, Licitaciones, Iniciativas Privadas, Invitaciones Directas, Obras por Impuestos, Asociaciones Público-Privadas requieren tener las garantías que le otorga la Constitución, La ley y el Contrato. Para asegurar su ejecución se tiene a los tecnócratas que diseñan “técnicamente” los expedientes y los contratos. Para aprobar la Ley, Decretos y Resoluciones se tiene a los políticos que fueron “aceitados” durante la campaña y además en la firma del contrato. Los empresarios se hacen más ricos con el dinero del pueblo y sus politicastros aparecen como los nuevos ricos.

Como veras hermano estamos ante el crimen organizado al impulso de la Constitución y la ley. Si queremos acabar con esta lacra tenemos que atacar lo que permite el robo. Y ella es la Constitución Fujimontesinista, Constitución que todos los presidentes delincuentes usaron para robar.

Requerimos nueva constitución, donde los derechos de las personas favorezcan a los hombres y mujeres que trabajan desde la madrugada hasta bien entrada la noche para construir el provenir de sus hijos. Una Constitución que garantice que lo que ganan los hombres y mujeres de la patria no va a ser robado por impuestos directos e indirectos. Una Constitución donde los derechos no estén sujetos a la oferta y la demanda, porque aparecen los carteles empresariales para apropiarse el dinero del pueblo. Una Constitución que priorice al pequeño propietario y no al gran propietario, que fortalezca al agricultor, al microempresario, a los talleristas, a los trabajadores. Una Constitución que elimine los contratos-ley que es la fuente del robo. En suma una Constitución que castigue al corrupto, que le roba al pueblo, con cadena perpetúa y que se embargue todos sus bienes. Una Constitución que organice el Poder Judicial, el Ministerio Publico para meter preso al corrupto. Donde el delito de quien roba el dinero del pueblo sea un delito gravísimo, por que roba al pobre, porque le quita el pan al niño, porque condena al anciano a la mendicidad.

¡Nueva Constitución! ¡Ahora!

¡No al robo mediante obras por impuestos, asociaciones publico-privadas!

¡Si el dinero es de los peruanos, proyectos públicos y no privados!
 

www.jornaldearequipa.com