El efecto "Cholo con plata"

Se fue al diablo imagen del “nuevo fujimorismo”

©

Joaquín Ramírez Diario UNO mayo 20, 2016

 
 
 

 

Analistas consideran que denuncia contra secretario general de Fuerza Popular afectó campaña de Keiko Fujimori.

El retiro del secretario general de Fuerza Popular, Joaquín Ramírez, investigado por la DEA por presunto lavado de dinero, no cambiará en nada la relación de sus actividades presuntamente ilícitas y la trama de relaciones económicas con el partido que postula a Keiko Fujimori a la presidencia de la República.

Por el contrario, según analistas consultados por diario UNO parece confirmar que las denuncias han afectado la imagen que pretendía construir la candidata Keiko Fujimori al presentar a su partido como un nuevo fujimorismo que había roto con el pasado y que se comprometía, firma de por medio, a combatir la corrupción.

Para el historiador y analista político Nelson Manrique es sintomático que se haya anunciado el retiro del congresista y secretario general de Fuerza Popular, Joaquín Ramírez, después de haber contado con todo el respaldo de la alta dirigencia fujimorista.

FRACASÓ EL INTENTO
“Yo creo que esto termina de mandar al diablo la imagen que Keiko estaba tratando de construir de una Fujimori que rompía con el pasado y que inclusive firmaba un documento en el que se comprometía a combatir la corrupción, pero la corrupción sigue siendo parte del fujimorismo”, opinó.

En efecto, basta recordar las palabras del vocero fujimorista José Chlimper, quien el pasado 16 de mayo dijo que “de ninguna manera (será separado), el señor Joaquín Ramírez, quien es el secretario general, colabora fuertemente con el partido y si estoy yo aquí dando la cara fue porque yo he hecho todas las gestiones y recibí la indicación de Keiko a las cinco de la mañana”.

Sin embargo, dos días después el propio Ramírez, quien inicialmente rechazó todas las denuncias de presunto lavado de dinero, salió solo, sin dirigente alguno que lo acompañe, a anunciar que daba un paso al costado y que había pedido licencia al partido para no perjudicar a Keiko Fujimori.

NO CAMBIA NADA
Según el analista Nelson Manrique, esto tendría que ver con los informes publicados recientemente y por toda la trama de relaciones económicas que se pueda generar con Fuerza Popular.

No obstante, opina que eso de retirar el nombre del secretario general de la campaña de Keiko Fujimori no cambia en nada las relaciones con Fuerza Popular. “Por ejemplo, me pregunto si esos dos locales que usa Fuerza Popular serán propiedades de Ramírez”, advirtió el analista.

Dijo que “es una ruptura para las cámaras que no cambia en nada las relaciones que ya estaban establecidas y simplemente está tratando de tomar distancia de las acusaciones que aparecen de sus actividades empresariales sospechosas”.

AFECTA SU CAMPAÑA
Por su parte, el analista Sandro Macassi coincidió en que la denuncia contra Joaquín Ramírez sí ha afectado a la campaña que estaba construyendo Keiko Fujimori porque por algo han hecho esa figura de la licencia.

“La gente empieza a asociar este caso con otras cosas, pues el fujimorismo ha sido asociado al narcotráfico desde el gobierno de Alberto Fujimori. También está ese incidente en una empresa de Kenji Fujimori donde hallaron droga en unos contenedores; entonces, es probable que las personas empiecen a asociar estos elementos”, sostuvo.

Si esto es reversible, eso va a depender de cómo planteen las cosas porque aún quedan dos semanas y están de por medio dos debates, y dependerá también de cómo Keiko maneje ciertas sombras en su entorno.

ANÁLISIS
Explicó, sin embargo, que hay un Fujimorismo duro que es un 20% o 25% que no está pensando en esos temas de Keiko y su padre, aún creen que el padre (Alberto Fujimori) no cometió ningún delito, entonces allí no le va a afectar para nada.

Pero hay otros sectores socioeconómicos altos y medios que son más susceptibles a temas del narcotráfico y la corrupción y allí sí le va a afectar”, afirmó.

Macassi, agregó que los sectores C y D, en cambio, están más preocupados en que el gobierno sea más efectivo y haga cambios a su favor, por lo que no ven en el narcotráfico una amenaza a su vida cotidiana como sí ocurre en el sector A y en el B.

ADEMÁS
Contradicciones. La candidata Keiko Fujimori dijo que el aporte del secretario general de su partido es poco, pero en las dos últimas campañas electorales, el financiamiento del congresista es de más de S/ 317,264, según consta en la Oficina Nacional de Procesos Electorales.

.

www.jornaldearequipa.com