¿Unidad de los izquierdistas?

©

 

Gustavo Guerra García

 

 

 

 

“José Carlos Mariátegui fundó la CGTP y el Partido Socialista sobre su trabajo, convocatoria y su disposición a conversar con todos los sectores de la izquierda y el progresismo. Hoy si el amauta viviera, preguntaría: ¿cuál es la razón para que los izquierdistas no tengan al menos un plan de actuación conjunta? Y seguiría preguntando, ¿cuál es la razón por la que hay tantos conglomerados de izquierda que no conversan?”


A 87 años de la muerte del amauta José Carlos Mariátegui y a 88 años de la fundación del Partido Socialista (que dio origen a los dos grandes partidos comunistas de los trabajadores: Partido Comunista Peruano y el Partico Comunista del Perú: Patria Roja), la tarea de la unidad sigue pendiente como también está pendiente la necesidad de refundar la visión que del Perú aportó Mariátegui mediante los 7 Ensayos de interpretación de la realidad peruana.


El amauta era un autodidacta, culto y dialogante. El amauta habitualmente dialogaba con todos. Con los obreros en sus fábricas, con los campesinos y con sus dirigentes, con los estudiantes, con los intelectuales no solo de la izquierda. Y en esos diálogos, se generaban las condiciones y los acercamientos para formar la organización política y la base sindical.


José Carlos Mariátegui fundó la CGTP y el Partido Socialista sobre su trabajo, convocatoria y su disposición a conversar con todos los sectores de la izquierda y el progresismo. Hoy si el amauta viviera, preguntaría: ¿cuál es la razón para que los izquierdistas no tengan al menos un plan de actuación conjunta? Y seguiría preguntando, ¿cuál es la razón por la que hay tantos conglomerados de izquierda que no conversan?


Ante el avance de las fuerzas de derecha sobre la base de amplios movimientos como “con mis hijos no te metas”, la radicalización derechista del fujimorismo y el desbalance en el país por la debilidad de la izquierda, estoy seguro que Mariátegui nos preguntaría: ¿por qué permitimos que el Estado flexibilice los contratos laborales, recorte derechos, limite la protección ambiental, se despreocupe de la seguridad laboral o industrial, se descuide el patrimonio cultural, limite la protección social?. ¿Por qué permitimos que los intereses de la inversión avasallen todos los equilibrios y derechos que las luchas obreras han conseguido en el primer mundo?


Siento que no hay razón para tanta divergencia. La izquierda nunca tendrá (y es bueno que sea así) los recursos que tienen las fuerzas conservadoras para realizar costosas campañas en donde se compran los votos a través de regalos de diferente tipo.


La izquierda para ser un real contrapeso de los intereses de las grandes multinacionales y otros poderes, requiere de organización y de construcción ciudadana a través de un programa. Es decir de nuestros 7 Ensayos del Siglo XXI. Creo que los líderes de la izquierda deberían leer sobre los pasos de Mariátegui una vez más y empezar a conversar.


¿Es tan difícil que los líderes de Nuevo Perú, Frente Amplio, Únete por Otra Democracia-PHP, Perú Libre, los movimientos regionales de izquierda, los líderes de los sindicatos más importantes y otros sectores de la izquierda se sienten a conversar para tratar de darle una opción electoralmente viable y con capacidad de gobierno? ¿No hay nada que aprender de las grandes coaliciones de izquierda en Chile, Paraguay, Uruguay y Brasil? Creo que ya es tiempo de saldar la deuda programática y la deuda unitaria. El militante y el simpatizante de la izquierda se están cansando del sectarismo.

 

Aún hay tiempo.

 
 

www.jornaldearequipa.com