Como se debió hacer el Puente Chilina

©

  Ricardo Burgos Macedo

 

 

 

 

El financiamiento y la ejecución del proyecto de inversión pública “Construcción de Vía Troncal Interconectora Entre los Distritos de Miraflores, Alto Selva Alegre, Yanahuara, Cayma y Cerro Colorado de la Provincia de Arequipa y Departamento de Arequipa”, cuyo Componente IV fue el Puente Chilina (los otros Componentes son las Vías de Interconexión de los distritos con el Puente Chilina) fue el meollo del asunto, por los limitados recursos que tenía y tiene la Municipalidad Provincial de Arequipa. Todo el proyecto se presupuesta en S/. 369’518,316 Nuevos Soles, según el estudio de factibilidad que le dio viabilidad, y pase a la elaboración del expediente técnico.

Siendo un proyecto de competencia exclusiva y específica de la Municipalidad Provincial de Arequipa su financiamiento y ejecución la determinó las Leyes de Presupuesto del Sector Público desde los años 2008 y siguientes, fijan la forma de llevarla a cabo. Estas leyes indicaban que las obras públicas en infraestructura y servicios debían de hacerse con participación de la actividad privada mediante diversas Leyes de asociación pública privada existentes como por ej. La Ley 29239 (obra por impuesto), la Ley 28059 “Ley Marco de Promoción de la Inversión Descentralizada”, etc.

Y expresamente señala un impedimento legal presupuestal que limitaba el financiamiento de los gobiernos regionales a los proyectos que querían realizar los gobiernos locales. Los gobiernos regionales sólo podían cofinanciarlos, pero de ningún modo ejecutarlo todo y/o en parte (algún componente del proyecto) en cualquier modalidad (encargo, administración directa, o delegada).

Esta fue la regla de juego esencial, que infringe la Municipalidad Provincial conducida por el Sr. Simón Balbuena Marroquín, y continuo infringiendo el médico Florentino Alfredo Zegarra Tejada - pese a que el proyecto es de competencia exclusiva y específica del municipio, y es indelegable su responsabilidad sobre él -; y el Gobierno Regional de Arequipa en la gestión del filósofo Juan Manuel Guillen Benavides. Que manejaron arbitrariamente el financiamiento y la ejecución del proyecto desde un inicio hasta su culminación.

Cabe señalar como se debió actuar para realizar el proyecto y no sólo el Pte. Chilina.

Ante la caducidad del Convenio Específico Nª 268–GRA/PR del 15/08/2008, y su ADDENDA Nº 001–2008-GRA/PR del 28/12/2008, la Municipalidad Provincial de Arequipa, y el GRA debieron y pudieron elaborar un nuevo Convenio Específico que autorice la formulación y evaluación del proyecto por la Gerencia Regional de Infraestructura del GRA, con el asesoramiento y coordinación de la Oficina Regional de Asesoría Jurídica del GRA, y la Gerencia de Asesoría Jurídica de la Municipalidad de acuerdo al ROF de ambos niveles sub nacionales de gobierno.

El Convenio Específico debía conocerlo, debatirlo y aprobarlo mediante Acuerdo Municipal antes de suscribirlo el Alcalde Provincial. De ese modo la Gerencia de Infraestructura del GRA, podía realizar los estudios pertinentes siguiendo las fases del Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP).

Luego de elaborado y aprobado el Expediente Técnico del proyecto, por la Gerencia Regional de Infraestructura del GRA, el Concejo Municipal Provincial de Arequipa, decidiría la modalidad de financiamiento y ejecución del proyecto, considerando lo establecido en el Cuarto párrafo de la Segunda Disposición Final de la Ley 28927 “Ley de Presupuesto del Sector Público del Año Fiscal 2008”, o la Décima Tercera Disposición Final, numeral 2) de la Ley 29289 “Ley de Presupuesto del Sector Público del Año Fiscal 2009” - según la vigencia de las leyes presupuestales a aplicar en ese momento - pudiendo hacerlo por la Ley 29239, o la Ley 28059 “Ley Marco de Promoción de la Inversión Descentralizada”, y su Reglamento el D.S. 015-2004-PCM, o cualquier otra Ley, que promueva la inversión privada en infraestructura y servicios públicos vigente en ese entonces. Y ver que se cumpla el procedimiento fijado por la Ley adoptada y su Reglamento, hasta culminar, liquidar y transferir la obra a la municipalidad.

Si el GRA quería contribuir en la ejecución del proyecto podía financiarlo por cualquier fuente de ingreso excepto de Recursos Determinados (canon y regalía minera), pero sólo podía usar los ingresos mineros mencionados para cofinanciarlo siempre que la municipalidad provincial lo ejecute, pero de ningún modo podía hacerlo el GRA en cualquier caso.

Si el GRA optaba por financiar o cofinanciar la construcción del Pte. Chilina en las condiciones antes señaladas podía transferirle fondos a la municipalidad previo Acuerdo Regional, y Acuerdo Municipal, y formalizarlo con el Convenio respectivo, y con la previa aprobación de ellos antes de suscribirlo los titulares del GRA y del Municipio Provincial, para que se efectúe conforme a Ley. Eso era todo lo que debía hacerse.

Continuará.
 

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de Jornal de Arequipa

 

www.jornaldearequipa.com