http://patriaroja.pe/socialismo-con-peculiaridades-chinas/?fbclid=IwAR2GO8M4mz5bhNrLRCLPZtWlt9MrR8HZR44RD3G9nyBehJda62PiQEXPJt4

.

¿Quién hizo este informe?

.

II CONGRESO NACIONAL DE LA CONFLUENCIA POLÍTICA SOCIAL


“MAS DEMOCRACIA”

 

 

   

MARZO2019

 

El caso de China


La lógica de la acumulación capitalista, que guía la apropiación indiscriminada de las riquezas de los países y los recursos de la naturaleza; ha absorbido países, nacionalidades, incluso culturas no occidentales a su órbita, como los casos claros de China, la India, los países de la ex Unión Soviética quienes, si bien no mantienen una estrategia bélica mundial y siendo opositores y competidores comerciales de Estados Unidos, mantienen vigentes la dominación capitalista, racista y devastadora del ambiente.


Aun así, en el presente panorama internacional, la República Popular China, gobernada por el Partido Comunista, está jugando un rol preponderante, articulando un nuevo bloque económico político con Brasil, Rusia, India que concentran el 40% de la población mundial, abundantes recursos naturales y conforman el BRIC, que intenta generar en el mundo una nueva multipolaridad.


China ha consolidado su crecimiento económico y se ha establecido en los últimos años como la segunda economía del mundo, más allá de la crisis económica, que lo ha afectado también, aunque con menor magnitud, ha superado economías como Alemania, Japón, entre otras. Su apertura ha impulsado la economía en el mundo y en América Latina se vuelve el principal inversor, con las consecuencias que ello trae al estar inmerso dentro de las reglas del capitalismo mundial. Si bien China, dentro de sus fronteras impulsa el desarrollo de su pueblo dirigido por un estado comprometido en la lucha contra la pobreza y con darle bienestar a su población, hacia afuera mantiene una política de disputa de mercados y explotación de recursos naturales con el imperialismo norteamericano, para imponer sus inversiones con la mayor rentabilidad. En este escenario el Partido Comunista de China afirma su teoría de construcción del socialismo con peculiaridades chinas, en una etapa de armonía y buscando alcanzar el bienestar de su pueblo para el 2050, estableciendo que marchan recién por su primera etapa, una de las pocas propuesta alternativa al modelo neoliberal dentro de su territorio, pero con características imperialistas en otros continentes.


Las formas de producción en la actualidad y sus consecuencias.


El mundo del trabajo y las formas de producción se han alterado en el capitalismo con la entrada del siglo XXI. Los procesos determinados como fordistas y tayloristas han sido superados por procesos que han devenido del impacto de la revolución de las TIC, que han complejizado la organización de la producción. Estas nuevas características  terminan por reconfigurar incluso a la clase trabajadora, y junto a ella, aparecen, nuevos sujetos sociales y nuevas formas de radicalidad que necesitan ser incluidas dentro de un proyecto de transformación.  En un capitalismo periférico como el que existe en el Perú, requiere entenderse bien, y queda como reto pendiente, investigar estas nuevas relaciones sociales en una sociedad con las características nuestras. Estas formas diferentes de relaciones de explotación y dominación generan diversos movimientos sociales periféricos que han sobrepasado el accionar de la izquierda tradicional, en especial de los partidos comunistas. 


La ideología impuesta por el imperialismo, ha deshumanizado a la civilización y ha generado la superficialidad de los intereses individuales; ha intentado extinguir los proyectos colectivos, generando múltiples patologías que quiebran la salud emocional de la civilización. El impresionante aumento de los vicios relacionados con la pulsión de muerte y el miedo latente, permanente y neurótico ha atrapado las vidas de las gentes. También el impacto de las Tecnologías de Información y Comunicación hacen reconfigurar la emotividad individual y las formas de afectos entre la comunidad, lo que rompe los lazos ancestrales de cooperación, reciprocidad y armonía propios de nuestras culturas comunales originarias. 


Ha surgido una cultura del hiperconsumo, que intenta reemplazar, en las masas urbanas, todas las necesidades del alma o supra-humanas, al decir de J.C. Mariátegui, como son: la búsqueda de la verdad, la justicia, la solidaridad. El poder de los mass media crece al ser un factor principal para controlar el imaginario de los ciudadanos del mundo y son vistos ahora como los nuevos “aparatos ideológicos”, que siendo informáticos y telecomunicacionales, se han convertido en espacios donde se construye una ficción sobre la realidad que es impuesta como verdad a las grandes mayorías. Lo que estamos viviendo es la última fase de la gran promesa de la “idea del progreso” que predicó la modernidad capitalista. Y a todas luces vemos que ha quedado caduco.

 

La resistencia progresista de los pueblos.


Sin embargo, surge también, una resistencia muy fuerte y cada vez mayor, a esta cultura de la globalización neoliberal imperante, que parte de la reivindicación de identidades culturales locales y periféricas, y esta resistencia se materializa en la preservación de los idiomas, lenguas y dialectos, trasmitiendo sentidos, ideas y símbolos así como demás expresiones culturales propias de los pueblos, de donde surge un horizonte contrahegemónico.


Ante esta situación, los partidos comunistas europeos, intentaron dar respuesta con lo que se llamó el eurocomunismo, y cayendo en el juego de los ideólogos de la burguesía, intentaron supuestamente enfrentar al llamado estalinismo, y posteriormente incluso el leninismo, postulando tesis como un nuevo marxismo revolucionario, cayendo en un evolucionismo, renunciando a la revolución, tratando de encajar dentro de la democracia liberal, legitimando regímenes políticos de izquierdas neoliberales, cuya política internacional en el marco del imperialismo, seguían colonizando el planeta.


Es decir, la contradicción principal del periodo es el conflicto entre el principal enemigo de la humanidad, la Coalición Imperialista Mundial (el 1%), constituida y constituyente del imperialismo criminal mundial, que cuenta con el imperialismo norteamericano como fortaleza principal para la defensa del capitalismo y la utilización del Gobierno de EE.UU. como mecanismo para dominar y colonizar a los pueblos del mundo, con su estrategia actual: la “globalización neoliberal”. Y enfrentando a ello, de donde surge la esperanza, es la acción solidaria de los pueblos, movimientos sociales, gobiernos progresistas, organizaciones populares, políticas y artísticas, que con un accionar contra-hegemónico, trabajan confluyendo, con múltiples diferencias, en proyectos contra-hegemónicos, que avanzan siempre con el objetivo de la revolución social, para derrotar a las elites y sumarse al proceso de una “globalización diferente”, “una globalización otra”, una “globalización socialista” que elimine la explotación entre seres humanos, que se constituye desde los pueblos, desde las dominadas y los dominados, las explotadas y los explotados, las desposeídas y los desposeídos. 


PATRIA ROJA: SOCIALISMO CON PECULIARIDADES CHINAS