www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com

 

 

PPK en Cocachacra

.

"Hubiera sido mejor, que el presidente viaje para escuchar"

©

Rocío Silva Santisteban

 

 

 

Primero dijo que iba en diciembre, luego en los primeros días del 2017, más adelante que el 20 de enero, después que el 24; entonces el Ministro de Agricultura, en la zona, dijo que PPK de ninguna manera viajaba al Valle de Tambo: a los dos días llegó para sobrevolar el valle y las zonas de las probables represas, y para presentarse ante la gente en el estadio municipal con un resguardo de centenas de policías.

Habló cinco minutos ante un auditorio relativamente espontáneo porque, frente a la confusión de fechas, los cocachacrinos no se habían preparado. El presidente de la Junta de Usuarios Del Valle de Tambo, Jesús Cornejo, no estuvo presente y la presidenta de la Junta del Valle Mejía-La Ensenada, Mariluz Marroquín, se encontraba en Lima. Es cierto que el alcalde Helard Valencia convocó unos días antes a una reunión de propietarios y vecinos para informarles sobre la necesidad de estar organizados y proponer ciertas demandas ante el Presidente del Perú, pero en la misma reunión, según fuentes locales, no se concretó una agenda.

Los vecinos y activistas a favor del agro, como las decenas de mujeres que fueron detenidas y hasta golpeadas durante el pico del conflicto (2015), sí lograron ir porque, ante la inusual presencia de policías, dedujeron de inmediato que PPK se acercaba. En esos cinco minutos Kuczinsky no quiso hablar del proyecto Tía María: “vamos a mantener un poco de silencio para escuchar lo que les tengo que decir...” Fue entonces cuando los vecinos, que habían entrado al estadio enarbolando banderas verdes, le gritaron: “agro sí, mina no”. PPK insistió: “no he venido a hablarles de Tía María” y el pueblo se molestó gritando a todo pulmón la consigna “agro sí mina no”.

PPK es el primer presidente que viaja a Cocachacra cumpliendo la palabra empeñada durante la campaña; pero la actitud ha sido la misma de políticos anteriores: “yo he venido a decirles/ yo no los voy a escuchar”. Las promesas de hospitales en Cocachacra y Dean Valdivia no convencieron, menos aún la idea de construir la represa de Peñas Negras porque a los agricultores del Valle de Tambo les han prometido hace treinta años la represa de Partiture y no se concreta hasta la fecha. En el valle los agricultores saben que requieren urgentemente del agua: la demora de las lluvias esta temporada ha postergado las siembras y traslados de almácigos del arroz con el peligro de no concretar una buena cosecha. Marilu Marroquín me lo confirmó hace unos días y también exigió la presencia de Verónika Mendoza y de Marco Arana con, antes o después de PPK. Una arrendire de la zona me confesó su malestar: “deberían apoyarnos en lugar de pelearse entre ellos”.

PPK dijo una verdad en su discurso: “sin agua no hay progreso”. En realidad, sin agua no hay vida. Ni soberanía alimentaria. Ni humanidad. Priorizar el agua para la agricultura es una decisión política y PPK y los tambeños lo saben. Por eso, hubiera sido mejor, que el presidente viaje para escuchar.

 
 


FUE RECIBIDO POR MULTITUD Y UN MAR DE BANDERAS CON EL LEMA

PPK en Cocachacra anuncia obras y evita hablar de Tía María

 

 

Una multitud se concentró esta mañana en el Estadio de Cocachacra para escuchar, por breves minutos, al presidente Pedro Pablo Kuczynski. La mayoría de asistentes portaba la clásica bandera verde con el lema “Agro sí, mina no”.

PPK se dirigió a la multitud que coreaba “el valle no se vende, el valle se defiende”, diciendo: “No me hablen de Tía María, yo no he venido a hablar de eso”, lo que generó una nueva ola de manifestaciones de “agro sí, mina no”. “Eso lo sabemos y lo apoyamos. Dije en campaña que iba a estar aquí y estoy aquí”, dijo él, pero al multitud no se calmó.

A continuación explicó que se había suscrito momentos antes el “Acuerdo por el desarrollo de la provincia de Islay”, entre las autoridades nacionales, regionales y provinciales, con tres compromisos de gran importancia para la provincia de Islay.

El primero es para el financiamiento y ejecución de la represa para la provincia de Islay, como obra de infraestructura agrícola, a cargo del Ministerio de Agricultura.

Además, el financiamiento de la construcción de los hospitales de Mollendo y Cocachacra, a cargo del Ministerio de Salud. Y el financiamiento y ejecución del proyecto integral de agua y desagüe para toda la provincia, a cargo del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento.

“Hemos sobrevolado los lugares donde podría estar la represa de 100 millones de metros cúbicos, lo que va a permitir que tengan agua todo el año. Vamos a entregar miles de hectáreas de cultivo, eso está en el acta”, añadió el presidente, algo desconcertado por el recibimiento. Tambi{en había un grupo que lo apludia, al que calificaron de “portátil” de PPK.

“Los escucho y los veo. Pero quiero decirles que la calma y la reflexión ayudan al progreso, la gritería no. ¿Queremos progresar o no?… Entonces vamos a progresar”, ensayó antes de terminar su breve alocución.

Estuvieron presentes la gobernadora regional, Yamila Osorio, el alcalde provincial, Richard Ale y el alcalde de Cocachacra, Helard Valencia, quien fue el único en tomar la palabra, en medio de un griterío general. Algunos pobladores exigían hablar sobre Tía María y tildaron de traidores a las autoridades presentes.

Además estaban presentes el ministro de Vivienda y Construcción, Edmer Trujillo, el ministro de Agricultura, José Hernández y los congresistas por Arequipa de la agrupación PPK, Ana María Choquehuanca y Sergio Dávila. Los congresistas Horacio Zeballos y Justiniano Apaza no pudieron llegar a la ciudad por la cancelación de los vuelos debido al mal tiempo.

Aquí el acuerdo suscrito por las autoridades

 
 

www.jornaldearequipa.com