Acerca de la elección de la nueva Secretaria General del Partido Comunista

©

 

 PRENSA LATINA | COMITÉ DE EUROPA DEL PC | FREDY LEÓN, TOMADO DE "WIRATACA"

 

 

 

 

 

Una mujer encabeza por primera vez el Partido Comunista Peruano

 

PRENSA LATINA

 

Lima, 28 may (PL) El Partido Comunista Peruano (PCP) eligió por primera vez a una mujer, Flor de María González como secretaria general, en el XV Congreso Nacional de la organización, este fin de semana.


El hecho fue destacado como histórico por los participantes en la reunión que se desarrolló durante cuatro jornadas con asistencia de cientos de delegados de todo el país, criterio en el que coincidió el secretario general saliente, Roberto de la Cruz, al felicitar a su sucesora.

Flor de María González fue elogiada igualmente por uno de los más destacados dirigentes, Mario Huamán, presidente de la Confederación General de Trabajadores, quien destacó el carácter histórico de la designación y las virtudes de la dirigente, de larga trayectoria de luchas políticas y sociales.

La nueva líder del PCP tiene además otras características que hacen más inclusiva aún la decisión del congreso, pues es provinciana, de la región andina central de Junín, y tiene problemas de motricidad por una afección en las rodillas.

Al segundo punto se refirió al iniciar su discurso de agradecimiento por su designación, pues recordó que José Carlos Mariátegui, fundador del PCP e introductor del socialismo en Perú, sufría una discapacidad, al igual que el nuevo presidente de Ecuador, Lenín Moreno.

'Una discapacidad no es pretexto para no asumir una tarea que nos encomienda el partido', dijo, en medio de aplausos, sobre la afección que padece y por la que usa bastón para caminar.

'Es tiempo de mujeres. Y con esta actitud que ustedes han tomado nos han dado una oportunidad a que las mujeres tengamos una voz en el partido', dijo al agradecer la confianza de los delegados.

La elección de González está en sintonía con una de las características del congreso del PCP, que incidió en la necesidad de ampliar su visión más allá de los obreros y los campesinos , hacia otros sectores de la población.

Uno de los dirigentes que secundará a González, el secretario general de la CGTP, Gerónimo López, la felicitó y destacó el éxito del congreso.

'Al PCP le preocupa el sector popular, sobre todo los pueblos de la periferia de Lima y de las regiones, que sufren graves carencias de servicios básicos como agua, desagüe y saneamiento', dijo.

Destacó la severa crítica del congreso al modelo económico neoliberal vigente desde hace 25 años en Perú y señaló que genera exclusión social y recorte de derechos laborales y es un modelo fracasado que solo beneficia a un pequeño grupo empresarial que posee grandes fortunas producto del esfuerzo de los trabajadores.

En su crítica a esa política económica, el congreso demandó un nuevo contrato social y una nueva constitución que abran paso a una ruta diferente al modelo extractivista y excluyente que genera crisis y no desarrolla realmente al país.

Señaló que Perú exporta fundamentalmente materias primas y apenas 20 por ciento de sus ventas al exterior son manufacturas, que deja como resultado que el subempleo alcance al 45 por ciento de la población económicamente activa.

Otro problema del modelo, señalaron, es la gran corrupción, por la que hay siete exgobernadores regionales y un expresidente presos, así como dos exgobernantes investigados por ese delito y uno prófugo.

Los delegados debatieron también la política de alianzas del PCP, que participa en el nuevo bloque progresista Juntos por el Perú, junto al Partido Comunista-Patria Roja y otras agrupaciones de izquierda y centro.

jcm/mrs

 

PCP eligió nueva Secretaria General: Flor de María Gonzáles Uriola

 

COMITÉ DE EUROPA DEL PARTIDO COMUNISTA

La militancia del Comité Europa del Partido Comunista, saluda a nuestra nueva secretaria general, (y da) el total respaldo a su trabajo y el compromiso de seguir adelante con el trabajo y con el sentido de organicidad marxista-leninista de cara a la realidad en la que nos toca vivir.

Maestra de profesión, egresada de la Universidad Nacional del Centro (UNC) ha sido miembro del Comité Central del partido de 1983-1987. Secretaria de organización del Comité Regional de Junin 2010-2012. Secretaria general del SUTE provincial de Huancayo periodo 2004-2006.Miembro del CEN del SUTEP (secretaría de cultura) 2008-2010. Participó con el número 2 por Junín por el Frente Amplio en las elecciones parlamentarias de 2016.

La elección de la c. Flor de María no ha sido fácil, se han dado hasta tres votaciones en el nuevo CC. para que sea electa. Es la primera mujer que ocupa el cargo más importante del partido. El trabajo que le espera es enorme, pero sabemos del temple de la c. Flor de María. Ella, al estar imbuida de las grandes tradiciones de lucha de la mujer peruana y en especial de las mujeres comunistas a nivel nacional y mundial tendrá la energía y la sapiencia necesarias para orientar y dirigir el partido del Amauta en un periodo tan convulso en la escena nacional e internacional.

¡VIVA EL PARTIDO COMUNISTA PERUANO!

 

 

Una mujer al frente del PC

 

FREDY LEÓN | TOMADO DE "WIRATACA"

 

 

 

En el año donde se conmemora el 90 aniversario de la fundación del PC, una mujer comunista, forjada en las luchas del magisterio peruano y expresión genuina de la clase trabajadora, fue elegida como su Secretaria General.

Han tenido que transcurrir 90 años para que en el PC, que ciertamente no se caracterizara por promover una activa política de representación paritaria en sus órganos de dirección, una consecuente militante comunista asume la responsabilidad de liderar el Partido. Ahora sería interesante saber cual es la composición del Comité Central y quienes son los miembros de la Comisión Política. A veces, una golondrina no hace verano.

En la historia del PC queda el recuerdo que ese camino fue abierto por otras mujeres comunistas que bregaron en condiciones difíciles y complicadas. Dirigentes como Magda Portal, Estela Bocangel, Adela Montesinos, Eteldrita Humala, Carlota Velaochaga, Carmen Salas, entre otras, que tal vez con mucha paciencia intentaron sin éxito desmontar la visión patriarcal que predomina en las estructuras orgánicas y en la mentalidad de los dirigentes del PC.

Por ese motivo, este hecho -la elección de Flor de Maria González Uriola- constituye el principal acontecimiento del XV Congreso del PC.

Y esto por varias razones:

Primero, por su condición de mujer, que ya es mucho decir, por su origen provinciano (Huancayo) y por su extracción de clase;

Segundo, porque su nombre no aparecía en las cábalas que se manejaban en las alturas;

Tercero, porque su elección puede significar el final de uno de los ciclos más nefastos en la historia del PC, y

Cuarto, porque si es cierto, como algunas voces afirman, le tocará liderar a un PC que ha acordado dar un viraje total en su política de alianzas y que revisará su presencia en ese amorfo conglomerado denominado “Juntos por el Perú.”

Lamentablemente no existe mayor información sobre el XV Congreso para tener mejores elementos de juicio que nos permitan conocer el sentido real de sus acuerdos. Esto, la inexistencia de una política comunicacional, es uno de los problemas urgentes que deberá resolver Flor de María, si es que no quiere terminar en el anonimato. La nueva líder del PC está obligada a ponerle pasión revolucionarias a las ideas y forjar un genuino liderazgo de masas en base a un proyecto revolucionario estratégico.

Tarea nada sencilla si se toma en cuenta las circunstancias en que asume la conducción del PC.

A veces algunos camaradas creen que soy demasiado implacable en mis críticas hacia el PC, pero valdría la pena reflexionar que la importancia política de un partido radica en los objetivos que persigue. El fujimontesinismo siempre será una organización política mediocre por que defiende el continuismo del modelo neoliberal y está formada por gente advenediza que colocan sus intereses personales por encima de los intereses nacionales, y por lo tanto, los trabajadores no pueden esperar nada de esta organización.

Ese no es el caso del PC. El Partido lucha por construir una nueva sociedad y surgió como la fuerza política que debía convertirse en “la vanguardia del proletariado, la fuerza política que asume la tarea de su orientación y dirección en la lucha por la realización de sus ideales de clase.” Y esos objetivos nunca podrán ser realizados con militantes medrosos, que viven en la autocomplacencia y tienen miedo a la crítica.

La revolución siempre será obra de titanes y no de pigmeos políticos.

Además, no olvidemos que la calidad política de un partido se define por la ascendencia de masas que tiene y/o por la fuerza de sus ideas que influyen en la agenda política nacional.

El PC no posee ninguna de esas dos características; es una organización sin masas y sin ideas, y si no quiere desaparecer, está obligado a reinventarse políticamente. El inmovilismo y el miedo a los cambios solo van a conducir a la extinción de la organización.

Construir partido en estas circunstancias exigen nuevas ideas, repensar su futuro y cambiar todo lo que se deba cambiar. Pero hablamos de construir un Partido Comunista que tenga una verdadera vocación de poder, una práctica unitaria para lograr construir una correlación de fuerzas favorables al movimiento revolucionario y que sea un verdadero instrumento de lucha política de los trabajadores; y no el remedo de Partido que ha dejado la fenecida dirección reformista que condujo durante casi una década al PC.

Para construir un partido revolucionario se necesita como mínimo tener un proyecto estratégico definido; militantes formados en una mística revolucionaria; una organización sólida con presencia activa en la lucha de masas y voluntad de articular a los diversos movimientos sociales; un aparato de prensa, propaganda y agitación que responda a las necesidades de la lucha política; un movimiento cultural que abra los nuevos surcos donde se siembre los gérmenes de la nueva cultura solidaria y humanista y una experimentada dirección política con autoridad moral e intelectual para organizar y dirigir la lucha revolucionaria.

Los trabajadores necesitan de un Partido Comunista fuerte, combativo, revolucionario, con vocación de poder y estrechamente vinculado a las luchas de nuestro pueblo.

El reto es inmenso, y lo menos que puedo hacer es desearle sinceramente éxitos en esa dura labor que le espera a Flor de María González Uriola, flamante nueva Secretaria General del partido fundado por el Amauta José Carlos Mariategui.

 

 

... y un obrero como Sub Secretario General

 

 



La sorpresiva elección de una mujer como Secretaria General del PC, ha concitado la atención natural, y por esa sencilla razón, otro hecho de igual importancia ha pasado totalmente desapercibido: la elección del dirigente obrero de Construcción Civil, Luis Villanueva Carbajal como Sub Secretario General del PC.

En política los detalles cuentan y dicen mucho: una mujer y un obrero como máximos dirigentes del PC. Dos sectores sociales importantes, y si logran articular con los movimientos juveniles y con las fuerzas de la cultura y la intelectualidad progresista, el comunismo peruano puede tener futuro.

Pero mientras esperamos que se hagan público los acuerdos del XV Congreso y se presente en sociedad a la nueva dirección del PC, deberemos contentarnos con intentar descifrar esos detalles, que son la única manera que tenemos por ahora, para aproximarnos a tratar de comprender el sentido de las decisiones adoptadas por los delegados asistentes al evento de los comunistas peruanos, y sobre esa base, intentar visualizar hacía donde se dirige el viejo partido fundado por el Amauta.

De Luis Villanueva sabemos que es un joven dirigente del gremio del andamio, uno de los cuadros políticos más destacados formado en las filas del PC, un dirigente respetado en su sindicato, que posee una sólida formación cultural (me comentan que ha logrado graduarse como abogado), que ha demostrado conocimiento y experiencia en la lucha sindical, y que a partir de ahora, tendrá el reto de dar el gran salto de la vida sindical a la actividad política, de pasar de ser representante de un sector social a tratar de construir un liderazgo político de alcance nacional.

Su elección como Sub Secretario General del PC se inscribe en una vieja tradición de los comunistas peruanos que siempre han tratado de promover a cuadros obreros a niveles de dirección política. En la historia han quedado consignados los nombres de dirigentes comunistas como Simón Herrera Farfán, Emiliano Huamántica, Isidoro Gamarra, Pedro Huilca, Valentín Pacho, entre otros, que provienen de las canteras de obreros de Construcción Civil.

El partido tiene que recuperar esa su identidad política revolucionaria y reconstruir sus nexos orgánicos con la clase trabajadora; los militantes comunistas tienen que convertirse en el elemento dinámico de la organización, educación y movilización popular, demostrar que llevan en la sangre esa predisposición de lucha por el socialismo.

Hay que forjar el poder obrero pero sin caer en un discurso “obrerista” ni reducir los objetivos de lucha al simple ámbito sindical. Los trabajadores tienen que desarrollar la conciencia de clase y comprender que tienen un país por conquistar, que ellos están llamados a construir con se esfuerzo e inteligencia una sociedad de libertad y justicia.

Los trabajadores son el sustento social principal a partir del cual el Partido tiene que avanzar, con audacia creadora y pasión revolucionaria, en la construcción de una nueva mayoría política y social. Los obreros, aislados de la sociedad civil, no tienen ni la fuerza ni el poder para cambiar el rumbo del país. Su importancia política radica en su capacidad de convocar y unir al movimiento popular en un solo torrente de lucha.

Se habla y se discute, a veces no sin razón, que los cambios ocurridos en la economía han conllevado a una modificación en la estructura social y que la clase trabajadora ha perdido su centralidad orgánica, que el movimiento sindical representa a una ínfima minoría y que el sujeto social de la revolución se ha trasladado hacia otros sectores sociales.

Siendo en parte ciertas alguna de las afirmaciones, creo que las causas de la pérdida de la centralidad de la clase trabajadora hay que buscarlas en la superestructura, en el desarrollo de la conciencia de clase. La economía ha sufrido cambios importantes, pero la esencia del capitalismo continúa en pie, y el conflicto entre trabajo y capital, continúa siendo la principal contradicción a resolver en una economía primario exportadora.

La clase trabajadora ha perdido su identidad política y el socialismo ha dejado de ser el motor de sus luchas. Recuperar eso pasa por reconstruir el partido y rearmar la utopía comunista.

“La idea revolucionaria –sostiene Mariategui- tiene que desalojar a la idea conservadora no sólo de las instituciones sino también de la mentalidad y del espíritu de la humanidad. Al mis­mo tiempo que la conquista del poder; la Revo­lución acomete la conquista del pensamiento.”

La derrota de la clase fue consecuencia de la debacle del Partido, y la debilidad que muestran los trabajadores es consecuencia de la ausencia de una organización política que vive lejos del sentimiento popular, que no tiene ideas para sacudir la conciencia de los trabajadores, que le faltan iniciativas para acabar con el apoliticismo, que no siente el rumor de las multitudes y no palpita con las luchas de los desheredados de la tierra.

Revertir esa situación de derrota es la principal tarea que deberá encarar Luis Villanueva. La historia le ha colocado la responsabilidad de ser el dirigente comunista que recupere el espacio político de los trabajadores y devuelva a los trabajadores la fe en el socialismo, ese mito del que hablaba Mariátegui, y que en nuestro país, convocaba a multitudes.

 

 

 

 

www.jornaldearequipa.com