¡Intensificar la lucha en las calles!

¡Derribar a Temer!

¡Construir un programa alternativo!

 

 

 

 

 

El Partido Comunista Brasileño (PCB) convoca a los trabajadores, a la juventud y al proletariado en general a intensificar la lucha en las calles, en los lugares de trabajo y estudio, incluso utilizando la desobediencia civil, con el objetivo de derribar al gobierno usurpador, El ajuste fiscal, las reformas de la previsión y el trabajo, la reforma de la enseñanza media y las privatizaciones, además de todos los actos del gobierno ilegítimo y construir una alternativa para el país basada en los intereses populares. Las recientes revelaciones de los audios y la delación premiada de los dueños de JBS, la mayor productora de proteína animal en el mundo, revelan una vez más, de manera cristalina, la podredumbre de nuestro sistema político basado en los intereses capitalistas.


Sin embargo, la crisis brasileña es mucho más profunda, debido a la crisis del sistema capitalista global y al fracaso de los gobiernos de conciliación, más allá de la recesión y el desempleo.  Hoy en Brasil hay más de 22 millones de desempleados, recortes en las inversiones sociales y aumento de la violencia urbana.

 

El bloque burgués está en profunda crisis, fraccionado en disputas internas económicas y políticas. Los monopolios más poderosos, frente al gran crecimiento de la resistencia unitaria contra las reformas antipopulares de la burguesía, pretenden descartar a la cuadrilla de Michel Temer -hasta entonces apoyada y financiada por el gran capital- y renegociar una nueva salida para garantizarles sus intereses y las tasas de ganancia. Esta crisis en el bloque burgués no puede ser menospreciada. Hay disputas internas entre la Operación Lava Jato, y los políticos profesionales del parlamento brasileño que luchan por el mantenimiento de sus privilegios sistémicos.


La crisis pone de manifiesto la gran decadencia de la democracia burguesa en Brasil, así como la ilegitimidad no sólo de un gobierno golpista y usurpador, sino de un parlamento corrupto y degenerado. Los verdaderos intereses de la burguesía brasileña y sus lacayos son, a parte de promover, a través de manipulación, corrupción y acuerdos de cúpula, una salida política para acelerar las reformas antipopulares contra los derechos de los trabajadores, insertar más subalternadamente la economía brasileña en el mercado mundial e intensificar dominación imperialista en Brasil. La Red Globo es el gran portavoz de este sombrío proyecto para los trabajadores brasileños apostando por una salida más rápida y un acuerdo para "elegir" presidente mediante elecciones indirectas e ilegítimas, a través del parlamento brasileño. Una vez más, para asegurar los beneficios de la acumulación capitalista en Brasil, la clase dominante brasileña no tiene miedo en el uso de mecanismos antidemocráticos y excluyentes, bajo una apariencia de legalidad.

 

Por lo tanto, en ese momento, nuestra tarea es intensificar las luchas para bloquear el pacto burgués. Vale la pena recordar que, debido a la correlación de fuerzas, cualquier gobierno que se instale ahora en Brasilia con el apoyo de los grandes monopolios, continuará con las denominadas reformas laborales, el ajuste fiscal y desmontaje de los derechos y conquistas de los trabajadores, porque esa es la estrategia y la necesidad de la burguesía para mantener sus beneficios. Por eso, no podemos desplazar las luchas populares unitarias en ascenso hacia el terreno de la institucionalidad burguesa, como campo prioritario. El PCB defiende la más amplia unidad de los trabajadores contra las reformas antipopulares de la burguesía. Esta lucha no puede ser postergada.


Hay una enorme insatisfacción en la sociedad contra la recesión, el desempleo y la corrupción. Debemos transformar esta insatisfacción en la lucha organizada. Defendemos, junto con los sectores más avanzados del movimiento obrero y popular la creación de comités populares en los lugares de trabajo, estudio y vivienda contra las reformas antipopulares. Debemos impulsar la lucha por la recuperación de las organizaciones de trabajadores y de la juventud luchadora; y, el fortalecimiento de la unidad del movimiento sindical combativo y la izquierda socialista.
 

Además, en cualquier caso, no se puede desconocer que hay un clamor notorio entre importantes sectores de la sociedad y los compañeros de la izquierda por las "elecciones directas ya", como salida a la crisis. Es comprensible la ansiedad y el deseo de librarse del gobierno usurpador. Como luchadores históricos por la unidad popular, estaremos en todas las batallas por los cambios en el país y lucharemos hombro a hombro con los compañeros que defienden las "elecciones directas ya", a fin de mantener el frente único contra Temer y las contrarreformas. Para los comunistas del PCB, no se debe alimentar más ilusiones con la democracia burguesa. La corrupción es endémica al capitalismo, y las elecciones burguesas reflejan la desigualdad económica y social.


La presión legítima de las masas no puede ser acrítica ni estar de segundona en la lucha contra las reformas antipopulares de Temer para exaltar una nueva candidatura conciliadora. Reconocemos la propuesta de "elecciones generales ya" como una mediación frente a la podredumbre e ilegitimidad del gobierno usurpador y del degenerado parlamento brasileño, pero, principalmente, como un mecanismo para profundizar las contradicciones y disputas interburguesas que abominan cualquier soplo de participación popular. A pesar de reconocer la legitimidad de esta propuesta, para los comunistas del PCB no hay solución ni salida definitivas para la crisis brasileña, en lo que se refiere a los intereses de los trabajadores, a través de las elecciones burguesas. Debemos profundizar las luchas y la organización de los trabajadores en la perspectiva del poder popular, independiente de la burguesía.

 

En este momento de ascenso del movimiento popular, es necesario centrar nuestra lucha para cambiar la correlación de fuerzas y elevar la moral del campo popular. Es fundamental poner todos los esfuerzos para realizar una poderosa manifestación y ocupar Brasilia el 24 de mayo, no reconocer, desde ya, ningún acto administrativo de este Gobierno, derrotar las políticas neoliberales y las privatizaciones y construir en todo el país los comités populares contra las reformas del Gobierno Temer. Pero sólo eso no basta. Es necesaria una nueva huelga general, más amplia y masiva que la huelga anterior, y la construcción por las fuerzas populares de un programa socialista para Brasil.

 

El PCB cree que la mayor fuerza de la clase trabajadora está en su capacidad de luchar organizadamente. Ha llegado la hora de que los sectores populares construyan su propio programa para salir de la crisis. En ese sentido, para iniciar el proceso de reorganización del movimiento obrero y popular proponemos la realización de un Encuentro Nacional del Movimiento Sindical y Popular; organizar un foro permanente de movilización de los trabajadores; y, elaborar un programa mínimo de las fuerzas populares capaz de competir con el proyecto de la burguesía y convertirse en referencia política y orgánica para nuestra clase, la juventud y el pueblo pobre de los barrios, hacia la construcción del poder popular y del socialismo en Brasil.

Huelga general contra Temer y sus reformas antipopulares!


Construcción de Comités Populares contra las reformas!


Nacionalización bajo control popular de las compañías corruptas!


Expropiación de la propiedad y detención de corruptos y corruptores!


Comisión Política Nacional del PCB
 

 

www.jornaldearequipa.com