Pacto electoral: partidos liderados por Mendoza, Cerrón y Simon se unen para postular al Congreso. Agrupaciones dicen comprometerse con la lucha contra la corrupción, el machismo y la homofobia. Cerrón y Simon han pedido licencia a sus partidos hasta que se aclaren sus casos judiciales.

El último viernes, Vladimir Cerrón, líder del partido Perú Libre (PL), dejó la cárcel de Huamancaca Chico (Huancayo). Su salida fue posible, ya que el Poder Judicial (PJ) dispuso la variación de su sentencia de prisión efectiva a suspendida y la redujo de 4 años y 8 meses a 3 años y 9 meses.

En agosto pasado, el suspendido gobernador de Junín fue sentenciado por los delitos de negociación incompatible y aprovechamiento del cargo por el caso de corrupción en un proyecto de La Oroya.

Más allá de celebrar su libertad esa noche del viernes, Cerrón se preparaba para la asamblea nacional de su partido, que era al día siguiente.

Uno de los acuerdos a los que se llegó en Perú Libre fue solicitar la licencia de Cerrón a su militancia partidaria hasta que se defina su situación judicial. El sentenciado Cerrón publicó un tuit en el que se mostraba confiado en que se revoque su condena por corrupción. En dicho mensaje, además, ya se anunciaba lo que se venía: una alianza político-electoral. "Nada puede anteponerse a la unidad, todo debe facilitarse", escribía.

Este sábado también, el movimiento político Nuevo Perú (NP), liderado por Verónika Mendoza, realizaba su asamblea nacional. Luego de las renuncias de los excongresistas Richard Arce y Horacio Zeballos, y las preocupaciones de Marisa Glave e Indira Huilca, finalmente la agrupación hizo oficial la alianza electoral.

Nuevo Perú afirma estar promoviendo "una amplia plataforma política, social y ciudadana sobre la base de la alianza legal entre Juntos por el Perú y Perú Libre". 

Estos dos partidos son cuestionados porque sus líderes, Cerrón con sentencia por corrupción y Simon acusado por Jorge Barata de haber recibido dinero de Odebrecht. Además, Cerrón es criticado por tener un discurso machista, homofóbico y xenofóbico. Ante ello, Nuevo Perú dice reafimarse en:

"la lucha frontal contra la corrupción, el machismo, la homofobia, le xenofobia y toda forma de discriminación. Todas las denuncias deben ser tratadas con el mismo rigor, respetando el debido proceso y llegando hasta las últimas consecuencias, caiga quien caiga, sean de izquierdas o de derechas. Distinguimos entre la organización política y las responsabilidades individuales. Quienes estén comprometidos en estos procesos deben pedir licencia a sus organizaciones, ser investigados y, de ser el caso, sancionados".

No solo Cerrón ha tenido que pedir licencia a su partido. El líder de Juntos por el Perú (JP), el otro partido de esta alianza, también está involucrado. El pasado 8 de octubre, Simon pidió licencia luego de que Barata lo acusara.

En el comunicado publicado ayer, el partido JP resaltó el valor de esta unión de lo que considera "el anhelado encuentro de un sector importante de las izquierdas y el progresismo". Además, dijo estar luchando contra toda forma de discriminación.