.

La anhelada unidad de la izquierda

Una utopía necesaria

.

valentín pacho

28SETIEMBRE2019

 

Los últimos enfrentamientos entre el poder ejecutivo y el parlamento han conducido al país a la peor crisis política, económica y moral de la historia. La actitud vacilante del presidente Vizcarra al negociar y no cerrar el congreso ha envalentonado al fujimorismo y a sus bankadas satélites, las mismas que estarían a punto de vacarlo. Mientras tanto, la CONFIEP mueve sus fichas, probando candidatos para el 2021.


¿Y qué de las organizaciones sindicales y de los sectores populares? ¿Y qué de la izquierda? La inmensa mayoría de peruanos, víctimas de la política neoliberal, asqueados de la corrupción y del aprofujimorismo, siguen esperando un programa alternativo al neoliberalismo y este hasta ahora no aparece, solamente candidatos autoproclamados cada uno por su cuenta. La izquierda pareciera no darse cuenta de que el electorado quiere cambios y quiere, en primer lugar, un programa democrático-revolucionario y no candidatos, de lo contrario primará, nuevamente, el caudillismo como ya lo tuvimos. Y todo se irá al fracaso.

 

El electorado izquierdista quiere, además, una izquierda unificada, no fragmentada, por más discursos radicales que sus líderes expresen, quiere saber de sus propuestas, quiere alternativas a la política económica neoliberal, tanto en salud como en educación, en vivienda lo mismo que en política laboral, pues, los trabajadores, exigen que se derogue la actual legislación que los ata al neoliberalismo económico, reclaman la recuperación de los derechos expropiados por corruptos gobiernos anteriores. La clase trabajadora demanda la restitución de la estabilidad laboral, la prohibición de la tercerización, la negociación colectiva, la libre sindicalización. Los trabajadores reclaman que se elimine la denominada “flexibilización laboral” impuesta por la CONFIEP y demandan recuperar, por lo menos, las leyes laborales que se tuvo hasta 1975.


¿Estarán dispuestas las numerosas dirigencias izquierdistas a implementar políticas para la recuperación de la industria nacional,  proteger las materias primas, y a dar una nueva ley general de minería que sirva realmente para la industrialización de nuestro país?


¿En política internacional el presunto gobierno de izquierda estará en condición de asumir una política realmente antiimperialista e independiente frente a la política injerencista del gobierno norteamericano? Pues "da la casualidad" que tenemos en la actualidad algunos casos de “izquierdistas” alineados con el imperialismo en el caso de Venezuela.


El pueblo espera en el programa de la izquierda nacional estas y otras precisiones, es decir una política que cambie la estructura capitalista del país.


En conclusión:

 

Si las diferentes facciones de la izquierda peruana no se unen y ofrecen un solo programa de gobierno y una sola plancha presidencial y congresal, los peruanos seguiremos siendo gobernados por la derecha neoliberal compuesta por una pandilla de bandidos enquistados en los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, tal como hemos soportado durante los últimos 27 años.


Por supuesto que no quisiéramos tener un gobierno “de izquierda” con una posición política complaciente con la derecha a la que no quiera causar enojo alguno.

 

 
 
www.jornaldearequipa.com