La crisis y la corrupción no se solucionan con paliativos sino con cambio de estructura.

.

¡Asamblea Constituyente, nueva Constitución y adelanto de elecciones, ahora!

©

 

VALENTÍN PACHO (*)

       

AGOSTO2018

 
 

Las fiestas patrias se han conmemorado en el marco de una indignación colectiva, con movilizaciones y protestas masivas en todo el país, a raíz de los escándalos de corrupción donde están involucrados todos los poderes del Estado; en ese contexto se estaba esperando el mensaje del presidente Martín Vizcarra. Este fue extenso, mencionó 5 prioridades, entre las que destaca: la reforma integral del sistema judicial y la reforma del Estado; sin embargo, la propuesta que causó mayor interés fue la consulta a referéndum sobre la no reelección de congresistas, la misma que -a su vez- generó el apoyo de la población y el rechazo del fujimorismo. El resto del mensaje fueron promesas repetitivas


En cuanto a la economía, no ha mencionado ningún cambio, entonces seguirá aplicando la política neoliberal, tampoco se ha referido al indulto negociado de Alberto Fujimori ni medidas concretas sobre el proceso a los involucrados en el caso Lava Jato; no basta repetir el slogan “luchar contra la corrupción”, hay que hacerlo. El mensaje ha esquivado referirse a la situación de los trabajadores y de los sectores populares agravada por el ultimo paquetazo llamado “impuesto selectivo al consumo” que ha elevado el costo de vida y aumentado el desempleo, siendo los mas afectados los jóvenes; no olvidemos que más del 7
0 % de trabajadores son informales que sobreviven en condiciones precarias pues los índices de pobreza aumenta incesantemente.

 

El mensaje presidencial ha sido un discurso mas, salvo lo del referéndum. No ha tocado los problemas de fondo, los trabajadores y las grandes mayorías esperaban propuestas de cambio en la política neoliberal, convocatoria a Asamblea Constituyente para elaborar una nueva Constitución y convocatoria a nuevas elecciones, esta son las exigencias de la población expresadas en las movilizaciones a lo largo y ancho del Perú, sin olvidar la anulación del indulto a Alberto Fujimori. La derecha y los poderes económicos, como la CONFIEP, se sienten ahora más protegidos que nunca y exigen más reformas laborales que los favorezca, a pesar de que la actual legislación no hace otra cosa.

 

Nuestra vida republicana ha sido una historia de saqueo y robo de una clase dominante que manipuló gobiernos y autoridades mafiosas que han contribuido al enriquecimiento de una minoría que basa su poder en la súper explotación de los trabajadores y el empobrecimiento de las grandes mayorías.


El Perú de hoy necesita cambios profundos de estructura, necesita de un nuevo proyecto de nación, necesita refundar la república y que esta sea realmente independiente, libre de la dominación del imperialismo. Que las riquezas naturales sean para beneficio del pueblo, que se rescate -mediante la renacionalización- las propiedades y empresas estratégicas del Estado que fueron privatizadas por gobiernos traidores.

 

No más neoliberalismo. Esta debe ser la posición de los trabajadores y sus sindicatos así como de los sectores populares y fuerzas democráticas, progresistas y sobre todo decentes. Para ello, será necesaria la creación de un gran frente político de izquierda, con un solo proyecto de nación y un solo programa de contenido antiimperialista.

 

 

 

VALENTÍN PACHO (*) Ex Secretario General de la CGTP 1982- 1992, y presidente de la CGTP 1992- 1995, ex Senador de la Republica por el Partido Comunista 1985-1990 y actual Vice presidente de la FSM
 

 

Jornal de Arequipa no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

 

www.jornaldearequipa.com