3 DE MAYO DEL 2018

Discurso de Víctor Mayorga en acto inaugural de homenaje al Bicentenario de Carlos Marx.

 

 
 

 

Saludos a todos los expositores presentes, a los compañeros y compañeras asistentes y al público en general.


El motivo que nos reúne es de gran importancia y connotación práctica. Se trata de. conmemorar este 5 de mayo los 200 años del nacimiento de Carlos Marx, Un día como hoy de 1818 nació en Tréveris este pensador y revolucionario genial, que creó el materialismo y el socialismo científicos como teoría y programa del movimiento obrero de todos los países civilizados del mundo. Doctrina como sabemos tiene tres fuentes la filosofía clásica alemana, la economía política clásica inglesa y el socialismo francés. Marx fue denostado, perseguido, humillado por cipayos intelectuales, pigmeos académicos y por la reacción europea y burguesía industrial de ese entonces. Después de su muerte procuraron vanamente extinguir la doctrina revolucionaria puesta al servicio de la clase trabajadora como instrumento de lucha y arma de acción para su emancipación.


Este odio visceral demostrado a lo largo de la historia posterior a la publicación del Manifiesto Comunista y de las primeras organizaciones obreras, tiene como objetivo preservar y mantener el estado de cosas actual, mantener sus privilegios, profundizar el neoliberalismo, la pobreza, la desocupación.


Los primeros procesos revolucionarios de Rusia, China y Cuba y, los actuales de Venezuela, Bolivia, y ahora Nicaragua sandinista son vistos por la derecha como “dictaduras sangrientas”, que no respetan los derechos humanos, como enemigos de la libertad, etc., etc. Estos voceros y sus amos con cinismo ocultan los logros sociales y políticos. Países soberanos como Bolivia, Nicaragua, Venezuela junto a sus grandes éxitos tienen grandes problemas que no debe servir de pretexto para rechazar el socialismo – como dice Marcelo Colussi- ismo y optar por salidas que solo busquen mantener el sistema capitalista sin transformarlo.


Los aportes de Marx siguen siendo relevantes: desde la noción de la historia humana como historia de la lucha de clases, la crítica a la economía política capitalista, hasta la abolición de la propiedad burguesa, el materialismo dialectico e histórico, el internacionalismo.


Marx y Engels al escribir el Manifiesto Comunista dijeron que era hora de que los comunistas expresen a la luz del día y al mundo entero sus ideas. Una de estas propuestas es la emancipación de la clase obrera. Engels en el prólogo a la edición alemana de 1883, del Manifiesto Comunista explica el objetivo de la emancipación no solo de la clase trabajadora sino de la sociedad así “toda la historia de la sociedad es una historia de lucha de clases “de luchas entre las clases explotadoras y explotadas, dominantes y do minados, a tono con las diferentes fases del proceso social, hasta llegar a la fase presente, en que la clase explotada y oprimida -el proletariado- no puede ya emanciparse de la clase que la explota y oprime -de la burguesía- sin emancipar para siempre a la sociedad entera de la opresión, la explotación y las luchas de clases”. Esta afirmación demuestra la vigencia y lozanía del marxismo.


La economía política investigada por Marx es una crítica del modo capitalista de producción que se basa en la explotación de los obreros asalariados por la clase de los capitalistas, En la sociedad primitiva el trabajo era colectivo, la propiedad común sobre los medios de distribución y una distribución igualitaria. En los primeros tiempos de la humanidad, dice Marx, el hombre tuvo que ocuparse de producir bienes para satisfacer sus necesidades y poder sobrevivir. Y al ir desarrollándose la agricultura y la ganadería se diversificaron las actividades y las relaciones sociales, lo que provocó el surgimiento de la desigualdad patrimonial, la propiedad privada, la división de la sociedad en clases y la explotación del hombre por el hombre.


En relación con la proposición marxista de la abolición de la propiedad privada y el establecimiento de la propiedad común, que los capitalistas neoliberales y medios de comunicación a su servicio tergiversan para intimidar a la sociedad, debemos rescatar el verdadero sentido de la proposición. No es cierto que los comunistas sean enemigos de la propiedad privada en todas sus formas y manifestaciones. En el capítulo II del Manifiesto Comunista los autores dicen que ésta “no es la abolición de la propiedad en general, sino del régimen de propiedad privada burguesa, expresión ultima y la más acabada de ese régimen de producción y apropiación de lo producido que reposa sobre el antagonismo de dos clases.” No se quiere destruir la propiedad personal bien adquirida, fruto del trabajo y del esfuerzo humano. La pequeña propiedad urbana o rural, es destruida como dicen Marx y Engels, por el desarrollo de la industria y en estos tiempos por el neoliberalismo a todas horas.


La naturaleza del capitalismo, así como del imperialismo, esta última descubierta por Lenin es la misma y a la par con el avance de la sociedad perfecciona sus métodos de explotación del trabajo ajeno y saqueo de los países dependientes o sometidos.


En los tiempos actuales de imposición del neoliberalismo dicen que la economía mejora gracias al mercado, a la productividad y competitividad, lo que es falso, pues el resultado de esta imposición es el agotamiento de fuentes naturales, la destrucción del medio ambiente, creciente desigualdad social, desempleo, pobreza, aumento de la criminalidad.


El capitalismo con sus políticas de desregulación laboral, con sus guerras, con su desprecio a la defensa de la naturaleza y al cambio climático conduce a la sociedad a su autodestrucción. En tiempos en que la derecha globalizada impone su dominio ideológico nos toca a nosotros y nosotras ser guardianes de la teoría y praxis revolucionaria del marxismo. No habrá mejor homenaje a Carlos Marx en este bicentenario no tanto porque Marx tenía razón sino, estudiando su legado, encontremos su ayuda en los problemas que acucian a nuestra sociedad.

 

 

 

 

www.jornaldearequipa.com