Más allá de la Ficción
Apariencias y gestos que matan
 
MANUEL HUANQUI HURTADO  

24OCTUBRE2019

 
   

Tanto indagar sobre nuestros orígenes, pareciera que ya estamos llegando al meridiano de la verdad aparente, debido a que hay infinidad de supuestos, pero, todo es muy relativo ante el avance incontenible de la ciencia y la tecnología, que cuenta con poderosos medios que en complicidad con una adecuada sinergia su proyección es imprevisible, sin desmerecer que el cerebro humano dispone de una cobertura ilimitada que le está permitiendo intuir y concretar mecanismos jamás soñados en otros tiempos, para lograr objetivos que ya lindan con la ficción y su mayor desafío es romper esa barrera, que en algunos aspectos ya los ha logrado.


La presencia Humana confirma plenamente que somos un milagro cósmico y en la variedad de especies concebidas somos el animal más controvertido y aparentemente sensible y dotado de una supuesta inteligencia, pero, controvertido y difícil de integrarse, más propenso a disgregarse, en especial cuando se trata de sincronizar algunas opciones y elegir las más concordante con nuestra realidad y rescatar los aspectos que definieron nuestro pasado para proyectarlo al futuro, estamos tratando de interpretarlo, pero, cada etnia tiene sus argumentos de acuerdo a su cosmovisión, y casi todas han obviado el aspecto genético y su prolongada e inevitable promiscuidad.
Felizmente, ya tenemos el espectro con el rigor científico que se precisa de nuestros orígenes, que es el resultado de estar sincronizando y confrontando evidencias irrefutables, recurriendo a osamentas y muestras materiales que no admiten duda, en especial las que prevalecen por su especial constitución endurecida por el tiempo, que en varios casos constituyen valiosas pruebas que han guardado celosamente con singular hermetismo las características del medio ambiente que lo acompañó al hombre en sus diferentes etapas y latitudes que ocupó, recurriendo al método del Estroncio, que las define, asociadas a otras siguiendo la ruta del Gen, por los diferentes ambientes que ocupó, felizmente gracias a la complicidad del ciber-mundo en que vivimos, podemos acceder a ellas debido a que todo está codificado, y estos aportes están facilitando absolver algunas dudas, que prevalecían por siglos, con una secuencia irrefutable gracias a los métodos radiactivos y su mutación del átomo.


Pero, el hombre desde siempre ha precisado de un medio de comunicación, en sus inicios recurrió a un grito de satisfacción o espanto y con su gesto definía su mensaje, pero, en todo su devenir durante miles de años ha concretado y concebido más 3,200 dialectos y 800 idiomas, muchos ya desaparecidos, y otros en trance, lo mismo ocurrirá con los idiomas, cuando soportemos la imposición étnica de los dueños de mundo, que para hacer prevalecer sus designios y postergar definitivamente las controversias que interfieren sus propósitos, están intuyendo la comunicación del futuro, recurriendo al ícono, concretada en una simbología sofisticada a la cual sólo ellos tendrán acceso, eso nos demuestra la trascendencia del ícono por su especial sincretismo, lo que nos hace consentir que las culturas matrices de la humanidad, por sus avances obtenidos que son motivo de admiración, inquietud, reflexión y algunos aún no descifrados, ni superados como lo que ocurre con los perfiles que nos legaron nuestros ancestros, donde la iconografía y su tecnología ha jugado papel decisivo, para sus logros pese a que aún no se han develado plenamente.


Pero el controvertido y complejo espectro del hombre, desde sus inicios ha ido concibiendo como respuesta a la incertidumbre, miedo, duda, terror o lo que fuere que lo acosaba en todo su discurrir, más de 30.000 dioses 42,000 religiones, que han ido cambiando de forma, pero, mantenían el fondo, y aún siguen mutando.


En este conglomerado poblacional del mundo con más de 7,300 millones de habitantes de todos los pigmentos que habitan nuestra tierra, y que cada año nacen más de 80 millones y cada instante aumenta su progresión y que hay doctrinas que plantean que ya se debe frenar el crecimiento de la población mundial que es un peligro latente para contener la explosión de la bomba humana, sin tomar en cuenta que las guerras materiales e invisibles cada año matan millones, y nos refieren que más de la mitad de la población sufren dolencias, y otro porcentaje significativo adolece de males terminales, al margen que en laboratorios se fabrican los nuevos males que aquejan a la humanidad para insuflarlas en áreas definidas, como es el caso de SIDA, y otro porcentaje significativo muestra afecciones paranoicas que muy sutilmente las disimulan, que son las más dañinas, ante la insensibilidad de los estadistas y organizaciones que aparentemente propician el respeto a la dignidad humana, que no las develan plenamente, donde la xenofobia juega papel preponderante, ante este torbellino de indecisiones que propician el nacimiento de otras opciones cada vez más controvertidas, todavía el 99% de la población soporta resignado e impasible este sino, mientras que otras mentes están intuyendo las soluciones más letales para mantener sus privilegios. (Caso Lagarde). Ante la pasividad, e indiferencia de todas las doctrinas, sentimientos y filosofías que las soslayan y no admiten sentirse cómplices de este despropósito, debido a que es muy remoto invadir otros mundos, a pesar de que Marte pareciera que le ofrece las condiciones más propicias, porque la luna no dispone del ambiente que requiere nuestra especie, y sería más complicado adaptarse a ella.
Pero, todo este conglomerado de la población cómo se comunican entre ellos, sin temor a equivocarme el medio de contacto más directo y contundente es al que ha recurrido desde siempre, que prescindiendo de idiomas y dialectos, para expresar satisfacción o desagrado, es el lenguaje del gesto, debido a que el rostro en la configuración de su perfil especialmente el humano, es la resultante de la sincronización de todos los reflejos de millones y millones de músculos que convergen en nuestras facciones que constituye el sensor que advierte y traduce, y lo expresa reflejada en nuestra semblanza y la del interlocutor, instante en el que se conjugan aspectos de diversas tendencias genéticas, tales como el pigmento, color del cabello, color de los ojos, estatura y otros rasgos, etc., etc., que en milésimas de segundo emiten su mensaje al cerebro y su respuesta se refleja en el rostro de cada uno de los que casual o intencionalmente en un meridiano cualquiera o esquina se cruzan.


Pero, nuestra memoria guarda increíblemente con extraordinaria fidelidad, todos los perfiles y facciones que ha captado en su cotidiano discurrir, y arrastra genéticamente algunas escenas o rasgos de los que lo precedieron, y los retiene en el espectro de la memoria a la espera de ser excitados y emergen en cualquier circunstancia cuando sentimos y presenciamos algunos sonidos, escenarios, o imágenes y rostros que los observamos en cualquier latitud o meridiano de nuestro discurrir, y los asociamos en milésimas de segundo en el instante del encuentro que define la simpatía, empatía o todo lo contrario en el momento que se nos presenta y que decide nuestro destino a seguir y lo asociamos al presente, y que son factores que inciden en nuestras decisiones, muchas veces subconscientemente, acertadas unas y otras no y se proyectan en nuestro futuro.


Las leyes de la evolución, en el lento proceso del discurrir del tiempo van definiendo los rasgos en nuestras facciones, que son escrutados con el rigor científico que se precisa, en lo referente a nuestros orígenes, pese a que cada día aparecen más evidencias que refuerzan la teoría evolucionista, mientras que las otras opciones desesperadamente insisten y pretenden seguir vigentes, con otros argumentos para sumarse al abanico de opciones y tratar de mantener su equivocado sino, todo ese tinglado que arguyeron para adecuarse a la modernidad, y donde el gesto asume rol protagónico en la comunicación, debido a que la explosión demográfica para albergar a migrantes está modificando perfiles de ciudades donde uno aprecia pronunciada tugurización material y espiritual y que el lenguaje del gesto es decisivo y propicia actitudes poco coherentes que promueven el descontento y otras ciudades han quedado arrasadas por un falso progreso, para dar paso a las urbes, donde todo está magistralmente sincronizado, a las que se las ungen como ciudades inteligentes, debido que todo está automatizado y recurren al ícono o símbolo tan antiguo como el hombre por su sincretismo para traducir el mensaje, requisito que se requiere para ingresar a ellas, porque todo está codificado, ellos ya están viviendo en la era digital, y uno tiene que acceder a esa sincronización para ganar tiempo y no perjudicar a los demás, debido a que el tiempo es oro y no se puede malversarlo innecesariamente, en pleno Siglo XXI que ostenta otros parámetros.


Lo más determinante en la integración de los grupos étnicos es la afinidad en el fenotipo, factor decisivo de su identidad, que sumado a la afinidad de su genotipo y biotipo, definen las características de cualquier conglomerado social que vive en un meridiano determinado que lo ha ocupado para realizarse, estás características lo tipifican socialmente, y que es más determinante y decisivo para optar una aparente nacionalidad tan discutida y que en muchos casos la optan por conveniencia, debido a que a la nacionalidad le faltan aspectos que los han soslayado premeditadamente, y es de reciente concepción.


En otras entregas que les he ofrecido, y he tratado estos temas, revisar mi página, para sincronizar algunos criterios y complementar aspectos referentes al fenotipo que incide en el paisaje humano.


Después de la era de las glaciaciones, le da opción a la especie humana a migrar a otros meridianos que le posibilitaran su sobrevivencia tales como el continente Africano y Asiático , y que por instinto de conservación deciden invadir las áreas de su entorno, que va definiendo la coloratura del pigmento, y de ese color negro que ostentaba inicialmente, con el tiempo ir cambiando de tonalidad, llegan a la India y no se advierte ese negro intenso, y nos muestra cierta despigmentación, pero, con otras características fisonómicas que difieren con el negro, llega a Europa y se advierte en sus pobladores el pigmento blanco como consecuencia de la ecología y una variedad en su configuración anatómica en especial su estatura, y en el Oriente y Asia la pigmentación que muestran es el meridiano entre el blanco y el negro con facciones definidas, y cuando migran a América adquiere la coloración intermedia, pero, mantienen la configuración anatómica que ostentan los asiáticos de donde posiblemente provenimos.


El medio ambiente toma parte decisiva en el espectro de su configuración anatómica de la especie humana, que va definiendo su aspecto físico y su estatura, y cada continente o región muestra su paisaje humano con mucha afinidad en lo referente a sus características fisionómicas que posibilita su integridad étnica, donde no se advierte la discriminación y la xenofobia.


Cuando se inician los viajes de invasión e intercambio comercial, y sometimiento por parte de los poderosos imperios, es cuando empieza una descontrolada promiscuidad genética, la misma que repercute decididamente en la deformación del paisaje humano, con predominio de los genes que ostentan mayor pureza étnica y esto repercute en la armonía social en la que vivían las antiguas comunidades de todos los continentes, que no se advierte en otros grupos étnicos, tampoco en los demás animales que conforman nuestro entorno, con algunas excepciones, cosa increíble, pero, hay que admitir que la discriminación y xenofobia ha exterminado a millones de millones de comunidades nativas, y en pleno Siglo XXI pese al aparente progreso aún lo siguen perpetrando ante el silencio cómplice de todas las organizaciones mundiales que premeditadamente y tácitamente las admiten.


Esta progresión de la deformación en el fenotipo, repercute decididamente en la distorsión del paisaje humano que fue inevitable y la tenemos que soportar, a tal punto que no hay dos perfiles que muestren las mimas afinidades, y es la consecuencia de la recurrencia en su configuración, donde convergen infinidad de rasgos de todos los pigmentos que muchas veces se accede a ellas voluntariamente o en forma forzada, sin descartar la casualidad.


En pleno Siglo XXI, que tan sólo en horas se puede unir continentes, lo que antes se demoraba meses y años, ahora ese intercambio promiscuo es más frecuente, y se advierte que incide en el maltrato al gen que es tan sensible, y como resultados de este despropósito las grandes urbes se han convertido en pasarelas que a diario desfilan infinidad de rostros de todos los pigmentos, de todas las estaturas, de todos los fenotipos y sus características, algunos mantienen sus afinidades, y en otros se puede apreciar cierta distorsión en sus facciones, que se refleja en su configuración.
Aún no hemos podido ver por ejemplo el cruce de una llama con una jirafa, y observar un auquénido con cuello de jirafa, y ésta con lana de auquénido, esto no es posible, debido a que no hay coincidencias ni afinidades de origen genético, o sea que es imposible de concebirse.
Como resultado de la evolución que está comprobando científicamente, y se está certificando la presencia de homínidos, cuyo apareamiento ha posibilitado la variedad que poblaron la tierra en diferentes latitudes y que el medio ambiente le imprimió algunas características a su anatomía e inteligencia, a los que hay que añadir otros factores como la incidencia de los neardentales que ostentaban mejores atributos que los otros grupos étnicos que marcaron la diferencia, y aportaron su cuota antes de su extinción, y que los han heredado y se desarrollaron en el área de su influjo como es el caso concreto de América antes de su invasión.
A esto se suma otro referente y que es determinante, se trata del Síndrome de Procusto, que nadie quiere sentirse el último de la escala humana socialmente hablando, y tratan de analizar todo su entorno y escrutar a cada habitante e incidir en algún aspecto para demostrar cierta superioridad, ya sea tomando en cuenta el pigmento, la estatura, u otros rasgos que son muy propios de cada etnia, y donde se advierte con mayor intensidad la promiscuidad que ha soportado, y la resultante se ha proyectado en sus características y facciones.
En estos instantes cruciales nos da pie para tratar de convocar recíprocamente a grupos étnicos supuestamente con más afinidades, en lo referente al fenotipo, biotipo y genotipo, y una vez constituidos, asumir su reivindicación, debido a que ya se han iniciado las guerras de supremacía étnica, para hacer prevalecer sus designios y dominar el mundo, tipificándose como superiores en relación a los demás que habitamos el planeta, es aquí donde se está reiniciando la más horrenda de las atrocidades en el aspecto material y espiritual, cuyos rezagos todavía prevalecen.


El paisaje humano es diverso y complejo, y cada urbe es el muestrario de infinidad de facciones y perfiles que se refleja en el comportamiento que asume cada persona, pero, sus gesticulaciones es el resultado del lenguaje que le imprimen a su rostro donde se nota infinidad de expresiones, pero, muy pocos muestran alguna satisfacción, otros asombro, duda, resignación, desprecio, incomodidad, fastidio, pero, pareciera que nadie está conforme con su concepción recurrente, es en estas circunstancias que uno puede ver expresiones de toda índole, que promueve y precipita las manifestaciones de discriminación y xenofobia. I cada personaje se siente superior al otro por algún rasgo que lo tipifica, pero, estas reacciones quedan impregnadas en el subconsciente que a veces emergen en circunstancias favorables y en otras poco propicias que afectan las relaciones humanas.


Esta recurrencia que las circunstancias y posiblemente el destino le imprime a cada persona en su concepción, son ajenas y no incide en lo más mínimo su voluntad, sin descartar el azar, y una vez configurados en cada subconsciente pululan infinidad de incongruencias, frustraciones, anhelos y deseos reprimidos, y cuando uno alterna en su vida social en las grandes urbes, donde uno llega con todo el espectro de su comunidad y tiene que alternar con el entorno social que lo acogió, es cuando emergen la variedad de comportamientos que le causa cierta inquietud o incomodad y uno se da cuenta de cierta distorsión en su personalidad, que incide en sus actitudes, y muchas veces tiene que obviar aspectos significativos para no desentonar y para adecuarse a ese discurrir que hasta no ha mucho lo identificaba, esto se nota cuando por alguna razón vuelve a su comunidad y se siente diferente debido a que ha sufrido seria despersonalización en las que viven inmersos todos los grupos étnicos del planeta, y es el resultado de que nadie está conforme con lo que es o representa como resultado de la recurrencia, el blanco está disconforme por ser demasiado claro, el negro siente lo mismo, pero, la distorsión que se advierte en los perfiles del paisaje humano de todas las etnias que viven en cualquier latitud, es la consecuencia del intercambio genético unas veces sucede voluntariamente y otras en forma forzada, de dicho cruce devienen en perfiles rescatables donde intervienen otros factores algo afines, pero, también el aspecto gastronómico y hereditario incide generando una infinidad de perfiles en todos los pigmentos, pero, con preferencia en algunos, en especial el referente a la obesidad que ya es preocupante, que no respeta edades, y la moda y las circunstancias los obligan a optar por algunos despropósitos, como la enfermiza práctica de la bulimia, al margen de otros aspectos, el alto quiere ser mediano, el bajo quiere ser alto, el gordo quiere ser flaco, el feo quiere ser guapo etc., etc. Y en esta convulsión de caprichos y excentricidades tiene que soportar los despropósitos que le imprime la gran urbe, al margen de las cirugías plásticas a las que se someten para apaliar en algo su disconformidad y calmar su descontento, felizmente aún no se practican cirugías más riesgosas, lo más recomendable sería una cirugía al espíritu, para amenguar en algo este trauma, lo más acertado es respetar la escultura humana tal como es de conformidad a su concepción natural, pero nos refieren que algunos intrépidos paranoicos realizan infinidad de despropósitos, como el que tenemos referencia del cruce mitad mono y mitad humano, bautizado como humanzee y otras no develadas. Que constituye el peor atentado a las leyes naturales, cuya proyección y cobertura es impredecible, que el mundo consciente debe condenar.


A la gran urbe convergen infinidad de personajes portadores de gestos, creencias, comportamientos, caprichos, y manifestaciones subconscientes, actitudes que inconscientemente aflora en cualquier circunstancia, paranoias muy disimuladas, deseos reprimidos, supersticiones, mitos, cosmovisiones, costumbres, caprichos, etc., etc., y en su cotidiano vivir se da cuenta que hay un torrente de gestos y actitudes que un unos casos lo absorben y en otros lo limitan y lo contienen en su proceder, que pareciera ser el resultado de todo ese espectro enunciado que deriva en un sincretismo alimentado por todos esos factores que inciden en lograr ese perfil, con el predominio de algunos que maquiavélicamente les imponen y uno tiene que acatarlos para no desentonar en el grupo, que después lo derivan a la política para manejar a los grandes conglomerados humanos que los someten a su antojo, que da origen a la acumulación de fortunas algunas inalcanzables por grupos minoritarios, que los tienen condicionados a sus caprichos y esto precipita el surgimiento de líderes que asumen la tarea de reivindicarlos, con logros aparentes, y esas pugnas las soportamos año tras año, hasta nuestros días, esto es el referido al aspecto social, que está a la espera de la última revolución que nunca llega ni llegará por la ambición y el egoísmo de sus líderes.


Ojala que esto no repita en el Siglo XXI, debido a que ya se presume que afloran otras actitudes diferentes porque las ya conocidas han fracasado, estamos a la espera de nuevos argumentos y propuestas, con líderes probos y no con los ya manidos, que nos atosigan con su imagen en los medios de comunicación de los cuales son sus dueños, disconformidad que lo está demostrando la niña Sueca de 16 años Greta, que sus palabras han paralizado al mundo y nos ha remarcado que estamos desfasados y no nos damos cuenta, y recurriendo al simple lenguaje del gesto, en el último conclave habido en la ONU, le ha advertido y demostrado al hombre aparentemente más rico y poderoso del mundo, que las armas y el dinero, no van a resolver los álgidos problemas de la humanidad ante el advenimiento de la extinción masiva que ellos la están precipitando en las que estamos inmersos todos, aquí no hay exclusividades de pobres y ricos, con más incidencia con los pobres, y que algunos cerebros que deliran por el dinero, huérfanos de sensibilidad que ya no concuasan con el siglo en que vivimos, que están llegando al límite de su maldad, pruebas al canto, una niña con más solvencia e inteligencia que representa la nueva generación y su realidad que difiere con la nuestra, esa niña habla por su generación, que pueden ser nuestros nietos y maestros a la vez, que nos enseñan a manejar el celular más complejo y la computadora más complicada con mucha propiedad y suficiencia, y es porque ellos están al día del avance tecnológico, y acceden con facilidad a ellos y para no sentirnos analfabetos en ese rubro, debemos prescindir de esas filosofías desfasadas y extrañas, pasadas de moda que nunca tuvieron vigencia, incertidumbre de la cual sacan muy buen provecho algunos ideólogos para dejar de ser los proletarios con los que luchaban y los representaban, para iniciar la acumulación de riqueza para su beneficio, en estos instantes ya nadie les cree.


Pero, de inmediato surgen las voces de protesta en contra de la sinceridad y el llamado a la reflexión de ésta niña, no admiten la prematura madurez de su pensamiento y se refieren a ella como que se tratara de una paranoica, desfasada, y caprichosa; acto impune por parte de los obcecados de siempre que no concretaron las voces de protesta de muchas generaciones que debieron haberlo hecho en su época y no los reivindicaron, recurriendo a argumentos poco convincentes, sujetos a intereses preexistentes.


Esto, es un llamado en voz alta a toda la humanidad para que reflexionemos, y reaccionemos antes del holocausto, podemos aún por un milagro enmendar los yerros cometidos que han prevalecido por siglos y orientar la brújula a otros destinos más promisorios en todos los aspectos y nos sugieren muy sutilmente que también algunas profesiones, instituciones, programas, etc., etc., tendrán que soportar los cambios radicales, y reciclarse seriamente para lograr la cobertura que el nuevo siglo exige y adecuarnos a su proyección por más dura, dolorosa y sacrificada que sea este proceder, pero, es la única opción que nos queda.


Otro aspecto que merece ser tratado con especial sinergia por parte de los entendidos y especialistas, es el referido al comportamiento humano en todos sus aspectos y circunstancias en cualquier latitud o meridiano que vive o donde lo convoquen, actitud que va definiendo en cada circunstancia el ritmo de su vida que se proyecta en su comunidad y que incide en el destino del hombre y el futuro de cada persona, para ir realizándose plenamente de acuerdo a sus aptitudes y para aceptar cualquier nueva oportunidad que tiene que afrontar que debe concordar con lo logrado para que no interrumpa o interfiera toda su capacidad que ostenta y que lo pueda desconcertar, pero, previa diagnosis debe asumir con valor la actitud a tomar y concretarla por más difícil que le sea, para superar el impase, y es en estas circunstancias que muchos no saben a qué atenerse, y en la mayor de las veces toman decisiones equivocadas, o improvisadas o inseguras que no responden a su real capacidad para encarar la realidad, ya sea por desconfianza de su entorno que presume que todos no ostentan los mismos atributos y que pueden distorsionar la finalidad de su convocatoria, debido a que está mal proyectada y pueda comprometer su participación, y que de esta decisión depende el éxito o el fracaso que es la razón por la que fueron convocados, y la suspicacia juega papel determinante para detectar yerros y ubicar al culpable, si es que lo hubiere, y para distraer cualquier gesto discordante existen personajes expertos en estos menesteres, y el paternalismo sigue con aciertos y desaciertos, a los cuales ya estamos acostumbrados, especialmente gran parte de los sectores populares, y que les conviene sus malas decisiones para tratar de enmendarlas atribuyéndose su solución, y la recompensa surge de inmediato consistente en una mayor sumisión a sus designios, y con estas actitudes tácitamente nos hacen presumir que su colaboración, ayuda, apoyo, asesoramiento era imprescindible, debido a que ellos cuentan con experiencia técnica y doctrinaria de la cual somos huérfanos, y lo hacen para salvar y superar la situación, y para no desentonar en el consenso de la política internacional que ellos la digitan, y nos imponen organizaciones a la medida de su ambición y sus propósitos.


Increíblemente hemos llegado al meridiano que nos parecía tan remoto, y que el tiempo iba a conservar aún su aparente calma por un período más largo, para seguir imprimiéndole a nuestras vidas la serenidad y la prudencia de la que hemos disfrutado durante siglos, intercalada con algunos movimientos de reivindicación, y pugnas de supremacía, y que no asomaban todavía con el rigor que hoy nos muestra las confrontaciones de índole étnico, debido a que a la esclavitud le dieron un sesgo muy sutil, que los gobernantes tácitamente la admitían, pero, el Siglo XX, nos sorprendió por su impredecibles logros en todos los campos, que ha precipitado un despertar violento que no tiene parámetros, estamos hurgando la causa y los motivos y las circunstancias que han excitado a todos los cerebros para intuir opciones, propuestas, teorías, interpretaciones y acciones violentas que han roto todos los esquemas que nos limitaban por estar asidos a viejas concepciones, algo semejante a lo ocurrido con el salto operado de la Edad Media a la Edad Moderna, pero, con parámetros más contundentes, dándole un viraje de 360 grados que no estaban intuidos ni programados en el nuevo libreto y que no lo vislumbrábamos en el panorama mundial, y su proyección, que es preocupante, desconcertante, increíble, y si no accedemos a una solución se proyecta fulminante, así opinan los más prominentes hombres de ciencia, que conocen su oficio y que nos refieren el advenimiento de un final no intuido, debido a que estamos soportando ya las consecuencias de las guerras invisibles de las cuales ya somos víctimas y no reflexionamos, y que los continentes invadidos que fueron saqueados para ostentar su poderío, sus pobladores están llegando a sus orillas en débiles embarcaciones para cobrarles lo hurtado y con intereses, porque ellos son culpables de su miseria, y por haber interrumpido grosera y brutalmente a sangre y fuego su intimidad étnica y armonía comunitaria.


Para resolver los incidentes sociales, y el descontento popular se ha recurrido a todos los dogmas, filosofías, sentimientos, caprichos políticos, dogmatismos religiosos, egolatrías, etc., etc., y ninguno ha tenido el éxito esperado, por no ostentar el sustento social que se precisaba, y estar amparados tan solo en apariencias efímeras, de breve cobertura, que ha posibilitado la implementación e imposición de infinidad de gobiernos desde el cacique más rebelde hasta el presidente más encumbrado, con intermedios risibles tales como jeques, duques, príncipes, reyes, emperadores etc., etc., a los que les adosaban estructuras con nombre propio de acuerdo a la época y les erigían mansiones, que constituyen caprichos arquitectónicos, (palacios) con un lujo innecesario, hoy inhabitados convertidos en museos donde se exhiben su infundada vanidad y orgullo, cuyo costo y mantenimiento afectó decididamente a humildes sectores sociales que los privaron de los más mínimos requerimientos de asistencia social, que fue el caldo de cultivo para las grandes revoluciones, y la aparición de líderes, algunos probos, pero, la gran mayoría sin la más mínima cuota de estadistas, y la improvisación e imposición de intereses ha jugado papel decisivo, y saltan a la vista los resultados de los grandes fracasos que soportan pueblos con tradición genética y étnica consistente.


Prueba de ello es lo que estamos advirtiendo, que las más grandes revoluciones que marcaron un hito en la historia de la humanidad, que fueron imitadas burdamente en otras latitudes que distorsionaron sus propósitos y derivaron en la improvisación, cuyo costo político, social y económico es irrecuperable y que es causante del retraso o progreso de los pueblos, que marcan la distancia con los pueblos inteligentes y que es la consecuencia de la distorsión genética que genera y la deformación en algunos casos del paisaje humano que incita y promueve la discriminación, xenofobia y odios inconsistentes .


Pero, nadie por falta de una adecuada conciencia genética, especialmente en estos instantes de crisis, en que notamos enfrentamientos entre pueblos por motivos étnicos, pese a que ahora dispone la humanidad de una cobertura sin precedentes en lo que a las comunicaciones se refiere, con el apoyo de la imagen y el sonido que está alcanzando horizontes jamás soñados, y que eliminando tiempo y distancia trasmite y lleva el mensaje por todo el globo terráqueo, pero, lamentablemente han descuidado la prevalencia en lo referente a la escultura humana, debido a que no la respetan como se debiera, ignorando que cada persona es única como consecuencia de la recurrencia, y cada configuración es singular e inimitable, en lo referente a su color, estatura, facciones anatómicas, etc., etc., al margen de su intimidad subconsciente que es portadora de la herencia de varias generaciones, que nos trasmiten infinidad de rasgos y manifestaciones que pululan en nuestro subconsciente que definen nuestro comportamiento y personalidad que son muy peculiares.
Pero, a nadie se le imaginó escrutar donde está el origen de tanta convulsión social entre todas las etnias, pese, a que aparentemente provenimos de un mismo gen, que a diario son víctimas de odios, sarcasmos, burlas, ironías desprecios, marginaciones, rencores y de vez en cuando satisfacciones, esto que ocurre en cualquier meridiano de nuestro cotidiano vivir, cuando nos cruzamos con al algún personaje de inmediato tomamos en milésimas de segundo una radiografía de su imagen y comenzamos a asociarlo con el espectro de nuestro subconsciente que nos rememora y se conjuga con todos los hitos del pasado que han dejado honda huella y que afloran en esas circunstancias, me pareciera que es aquí donde nace el odio, afecto o discriminación al semejante.


Pero, es lamentable admitir que nadie quiere ser el último de la escala social, y tratan de demostrar superioridad para marcar la diferencia, además tenemos que reconocer que tampoco está conforme con lo que es y representa, conociendo la intimidad de cada persona y el orgullo que ostenta, y las áreas del pigmento donde actúa y ocupa, donde los meridianos están definidos, y cada continente está signado por su coloratura que muestran en su piel.


De todo ese intercambio de genes y al no haberse podido evitar la recurrencia de nuestra concepción, que ha derivado en una creciente e incontrolable promiscuidad genética que está generando infinita variedad que hoy muestra nuestra especie, que no se advierte en otros animales de nuestro entorno, nosotros también somos parte de esa mistura de características que ostentamos que a veces no la queremos aceptar.


Estamos viviendo en el instante más decisivo y determinante y que pareciera que ya ha comenzado recién la guerra total de limpieza étnica, y menudea la discriminación cuando escuchamos voces discordantes entre nosotros para marcar la diferencia, indio tenías que ser, negro tenías que ser, chino tenías que ser, mestizo tenías que ser, gringo tenías que ser, cholo tenías que ser desconociendo su propio origen genético que todos lo tenemos de nuestros ancestros, si hay alguna duda nos sometemos a la prueba.


Ahora en pleno Siglo XXI, para acabar con esa xenofobia y discriminación, recurramos al Gen basados en la fidelidad que ostenta, será una gran sorpresas cuando nos refiera con inobjetable precisión el recorrido que ha seguido nuestro ADN hasta llegar a nuestra concepción, ya sea voluntariamente, o por conveniencia o imposición, para acabar con ese falso orgullo y poner punto final a la discriminación, con humildad y prudencia.


Para, empezar, debemos saber nuestro tipo de sangre, características del ADN y la disposición de nuestros cromosomas, además tipificar algunos rasgos que le imprimieron a nuestras facciones, a lo mejor uno ostenta el aire de un blanco, o el soplo de un negro, o el viento de un amarillo o chino que son bien definidos, y analizar algunas facciones y otras características que definen el ensamblaje humano por la forma del cráneo para ver de donde proviene o de quién recibió su influencia.


Todo ese orgullo infundado termina al final de esta experiencia, a lo mejor uno tiene rezagos de un blanco despigmentado, o rasgos de un chino muy disimuladamente, o a lo mejor sin darse cuenta uno tiene un negro bien metido y no lo sabía.


Los dueños de las comunicaciones que manejan los satélites a su capricho y antojo, y que para reforzar con prioridad la defensa de sus intereses, emiten la imagen a todo color para que el mundo observe absorto, anonadado e idiotizado lo que a ellos les conviene, y recurren a todos los idiomas distorsionando burda y groseramente la realidad, y nos hacen ver lo verdadero como falso y la mentira como verdad, se valen de técnicas novísimas para darles los retoques muy sutiles, y recurriendo a expertos que digitan los mensajes que emiten en todos los medios, nos muestran imágenes de lo que aparentemente le gusta a la gente, como resultado de los sondeos de opinión, premeditadamente elaborados, dándole una fuerte dosis de sensacionalismo especialmente en los deportes y espectáculos más populares para sacar de la pantalla los acontecimientos de mayor trascendencia que deben definir los destinos del mundo, pero, aprovechan también esta circunstancia, en instantes intercalan y podamos absorber el humo de las guerras, que se escenifican a diario para que estemos familiarizados con el dolor, la sangre y la muerte, que es el común denominador de nuestros tiempos y de paso que exhiben sus armas más mortíferas y sofisticadas a la cual no podemos acceder por su costo, y por ser de su exclusiva concepción y les venden a los que son adictos a sus paranoias, con las cuales tan solo en instantes destruirán nuestro planeta, de no acceder a sus caprichos y seguir siendo sumisos a sus designios, porque todo está fríamente calculado con un costo impredecible que superaran todas las confrontaciones que nos precedieron, pero, la ventaja es que la relatividad del tiempo en estas confrontaciones será brevísima y fulminante, antes las guerras demoraban años, ahora tan sólo en instantes no seremos nada, por los siglos de los siglos, amén.
Los codificadores que la tecnología del ciber mundo ha puesto a disposición de los cerebros de todas las etnias, especialmente aquellas que la manejan con propiedad y especial criterio científico, y han colegido, que para bloquear, interferir, neutralizar, destruir, la columna vertebral de los fundamentos de las milenarias culturas de las cuales se nutrieron, había que imponerles un idioma con proyección científica como el inglés, alemán y francés desdeñando el español que no ostenta los parámetros requeridos para una adecuada traducción científica, luego invaden todos los continentes suplantando su toponimia primigenia que ostentaba profundo mensaje genético y étnico, que describe el significado de lo que se quiere expresar, adosándole una sutil dosis de onomatopeya para darle más fluidez a la comunicación donde reside el sustento de su integración, muy superior al idioma que nos impusieron, dándose inicio a la clamorosa interferencia y distorsión de nuestra unidad étnica y de nuestro genoma social, sólo así pudieron quebrar nuestro espectro cultural sólidamente constituido, para luego aplicarnos groseramente sus designios y someternos para despojarnos de nuestros derechos recurriendo a la xenofobia, discriminación para culminar con la muerte, tratando de extirpar todo lo que ostentábamos, para consumar este objetivo contaron con la complicidad de un Derecho Inhumano, que era la proyección del Derecho Romano con leyes sanguinarias para despojarnos de todo y los suplantan con sus sentimientos religiosos donde el dogmatismo fue determinante para lograr neutralizar nuestro acendrado Panteísmo, que felizmente no lo lograron y que renace con inusitada contundencia.
La enseñanza en los Yachay Huasis (Casas del Saber, significado en Lengua Originaria) brutalmente nuestras lenguas las suplantaron por el Español, idioma sin mucho contexto, para adecuarla a su forma de educación dirigida, consistente en escuelas, colegios y universidades, excesivamente teóricas para difundir la nueva sabiduría que nos impusieron, conocida como la Cultura Occidental, signada como la máxima expresión del conocimiento y sabiduría universal y todo su espectro, guardando extremada distancia con la sabiduría de los nuestros que la denominaron primitiva, aborigen y folklórica, carente del más mínimo presupuesto de erudición, y había que extirparla definitivamente, pero, después de escrutar los restos del pasado gracias a la ciencia de la Arqueología, debido a que la historia ha mentido demasiado y aún sigue mintiendo, con honrosas excepciones, y está digitada de acuerdo a los intereses de quienes la manejan, de todo este espectro se colige que la columna vertebral de la Cultura de Occidente tiene como fundamento las filosofías y logros de las culturas del pasado.


Recurriré sólo a dos argumentos para demostrar lo manifestado, Europa fue desde siempre el centro de las especulaciones y laboratorio de experiencias en todos los campos de la ciencia y la cultura, amén de la tecnología, el resto del mundo no era tomado en cuenta, porque se sentían poseedores de los cerebros más lúcidos, y las inteligencias más prominentes y nos hicieron consentir que ellos pensaban por nosotros, y nos ahorraban esa tarea y que no podríamos concebir algo superior a lo digitado por ellos, pero, el tiempo nos fue demostrando todo lo contrario, y que silenciosamente recién se viene develando, especialmente en los referente a nuestros orígenes, en ese laberinto de divagaciones que especulan desde hace siglos para explicar este referente y conocer quién fue el autor de esta maravilla llamada naturaleza que disfrutamos en nuestro entorno, y el universo todo, que ya me referí con anterioridad, para ello han concebido más de 30,000 dioses y 42,000 religiones cada uno a la medida y capricho de los que muy hábilmente las esbozaron, accediendo a sus intereses y que están en permanente pugna, y como han advertido que es un negocio muy lucrativo, cada día aparecen pastores y fundan nuevas iglesias, haciendo pelear a sus dioses, donde ellos no toman partido de estos despropósitos, y no tienen la culpa de los errores de sus súbditos, amen que ellos los desconocen, esto justifica la Torre de Babel, para enfrentarse y neutralizar al Panteísmo Andino, o la concepción de la Pacha Mama.


El Panteísmo Andino y su sabia filosofía, es tan simple y fácil de comprender, debido a que la permanente observación de siglos, le ha dotado de singular sincretismo, ellos no admiten designios que son producto de la especulación humana a los cuales les insuflan poderes divinos o excesos paranoicos, que derivan en actitudes reprochables que la historia los tienen codificados.
Gracias a nuestra agreste orografía que le ha dotado a nuestra tierras de más de 83 pisos ecológicos de los l20 codificados, y en desafiante iniciativa los nuestros han experimentado con la Pacha Mama (Madre Tierra) habiendo aportado al mundo casi toda la variedad de especímenes de los cuales se nutre, tan sólo mencionaré una: la papa que han logrado más de 3,200 variedades, aporte que ha evitado que el mundo se muera de hambre, eso ha sido posible por su mística agraria y el especial ensamblaje de nuestra escultura humana, bien dotada y funcional para todas las tareas, en todas las latitudes, ellos minuciosamente han observado la simiente y han seleccionado un tipo de tierra para cada semilla, y el supremo arquitecto se encarga de dotarle la proporción en su composición química a cada fruto, y el medio ambiente complementa su perfil, forma, proporción y volumen con un diseño aún no superado, pero, sí alterado por la más soberbia tecnología del siglo en que vivimos, que se ha dedicado a preservar alterando con insumos no recomendables, los nuestros concibieron técnicas de preservar recurriendo a la deshidratación para superar la sobreproducción y mantener intactos sus poderes vitamínicos. Estos referentes están siendo recién develados por la otra arqueología, debido a que la primigenia sirvió de penetración y espionaje para sustraer su sapiencia de la cual hoy disfrutan, este mensaje nos devela, que todas las especulaciones han sido un burdo homenaje a la improvisación. Esto es tan sólo un rubro que lo pasamos imperceptible y poco significativo, donde el Panteísmo adquiere cobertura que jamás se imaginaron, y recobra su real trascendencia y ratifica que los fundadores s de Tawantinsuyo para ocupar el área y delimitarla estuvieron dotados de especial prospección y proyección geopolítica, para que los que la ocupen puedan disfrutar de sus bondades y realizarse plenamente no solo en siglos sino también en milenios, consecuentemente es ungido como el territorio más seguro, está es la razón para designarla como el área del futuro, preferido como refugio ecológico, por ello empiezan a llegar migrantes a invadirnos, no debemos permitir otro de esos despropósitos, para ello debemos ahondar nuestra mística e identidad, amor y respeto la Pacha Mama.


El otro argumento es el referente a la astronomía, mientras que Occidente especulaba sobre la vigencia del geocentrismo, los nuestros se adelantaron más de mil años, debido a que nos sugerían sobre la trascendencia del heliocentrismo; intercalado con argumentos risibles para hacernos consentir que la tierra era plana, y recomendar que no debían alejarse las embarcaciones de las costas de Europa, porque habían grandes abismos donde irán a parar las naves que lo intentaran conocida como el último ule, mientras que los nuestros ya digitaban los movimientos de los astros, conocían de sus movimientos y frecuencias, para ello esculpieron intihuatanas (lo tenían al sol amarrado, controlado no sometido esto significa en lengua nativa) para sincronizar la proyección de las sombras codificando sus ángulos y proyecciones, sabían exactamente el día y la hora que retornaba el sol al punto de su aparente partida, de no ocurrir este evento vendría el fin del mundo, así de simple y contundente es su sabiduría de gran cobertura, hoy suplantada por observatorios astronómicos dotados de telescopios de gran precisión y gran resolución, ubicados en sitios magnéticos para una mejor visión, como los nuestros lo hacían para ubicar nuestros inthuatanas.


En próximas entregas trataremos otros aspectos, especialmente el referido al Derecho como Abogado, para demostrar su sincretismo, y su proyección trastocada que nos impusieron los invasores, sin querer admitir que la filosofía de las Ciencias Jurídicas, es el sentido común bien aplicado y manejado con equidad.


Es posible que toda esa atmosfera de violencia que respiramos, es la consecuencia de los flujos cósmicos, tales como el geomagnetismo que revierte los polos de la tierra en millones de años, o el movimiento de precesión que está desacelerando la rotación del planeta que acelera su duración, u otros aspectos, recordemos que las dos guerras mundiales habidas el siglo pasado, fue porque Marte se acercó a la tierra, no en vano a éste astro se le sindica como el Dios de la guerra, que excitó las mentes imprimiéndoles gestos de violencia que precipitaron los enfrentamientos ya conocidos con un costo material y espiritual aún no precisado, o talvez la incidencia de algún asteroide u ola cósmica cargada de energía que pasa muy cerca de la tierra, y descarga sus flujos que incide en la actitud que asumen y se proyecta en la mente de la gente que recurre al feminicidio y otras actitudes xenófobas que nos desconciertan.


Y ante la duda o indecisión en que vivimos inmersos, felizmente la muerte pone punto final a todos los gestos y muecas, que enfrentan a las personas inexplicablemente, y para seguir prescindiendo de este mundo de apariencias algunos han dispuesto que cuando mueran, les hagan un entierro de primera, aunque el cadáver sea de segunda, y los invitados sean de tercera categoría, para colmar en algo su vanidad y orgullo. Amen, Hinan.


Con este aporte estoy complaciendo a mis seguidores, a los cuales les profeso profundo reconocimiento y agradecimiento, también pido disculpas a las personas que a lo mejor estoy hiriendo suceptibilidadesy con sus concepciones del mundo en que viven y por recurrir a un lenguaje accesible a todos los públicos.


Pero, tenemos que estar preparados para acceder la última Revolución que ya asoma con fuerza en algunas latitudes representada la Revolución del Subconsciente, tema la siguiente entrega.


Complementar estas opiniones ingresando a ARQUEOLOGIA VIVIENTE. Gracias.

 

 

 

Jornal de Arequipa no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

 

www.jornaldearequipa.com