Quinta marcha contra el indulto a Fujimori convocó a multitudes





Por quinta vez, colectivos ciudadanos marchan contra indulto a Fujimori

En calles. Nuevamente les apagaron las luces, pero, igual, los limeños que rechazan excarcelación irregular del ex dictador se hicieron notar masivamente. También hubo protestas en varias regiones. Todos esperan que Corte IDH haga justicia este viernes.

En la Plaza San Martín, familiares de víctimas del grupo Colina dieron testimonio de tragedias que aún viven por culpa del fujimontesinismo.

Por quinta vez y a tres días de la audiencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, miles de peruanos se movilizaron en Lima y provincias para expresar su rechazo al indulto y derecho de gracia concedidos por el presidente Pedro Pablo Kuczynski a Alberto Fujimori, quien purgaba condena por delitos de lesa humanidad.

Portando carteles con los lemas de "Indulto no va", "Fuera PPK", "Indulto es insulto" y fotografías de las víctimas, los manifestantes marcharon desde el parque Campo de Marte hasta la céntrica Plaza San Martín, donde se realizó un mitin.

Representantes de la Defensoría del Pueblo acompañaron a los manifestantes en toda la movilización y constataron el corte del alumbrado público en varias avenidas de la ruta, tal como se produjo en la marcha anterior.

Participaron diversas organizaciones sociales y políticas, así como colectivos de jóvenes que esta vez también representaron la mayoría en esta nueva movilización.

Los militantes de la agrupación Nuevo Perú, con Veronika Mendoza a la cabeza, formaban parte del gentío que expresó su sentir en las calles por casi cuatro horas. Mendoza expresó su apoyo a los familiares de las víctimas del grupo militar Colina y pidió seguir saliendo a las calles en protesta por la dación del "indulto negociado" a Fujimori.

Aquí también brindaron su testimonio varios de los familiares de las víctimas de las masacres de La Cantuta y Barrios Altos. Algunos explicaron los alcances de la importancia de la audiencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que tendrá lugar en San José de Costa Rica, para supervisar el cumplimiento de la condena impuesta a Fujimori en 2009 de 25 años de cárcel.

Como se sabe, Fujimori fue condenado por las matanzas de 25 personas en Barrios Altos y La Cantuta, cometidas por el grupo militar encubierto Colina, y el secuestro de un periodista y un empresario en 1992.

Los parientes de las víctimas buscan que la Corte ordene al Estado peruano anular el indulto y el derecho de gracia, y exigir que el ex presidente cumpla el resto de su sentencia.

"Estamos en las calles para expresarnos en contra del indulto ilegal otorgado a Fujimori y exigir al gobierno que respete el derecho a la justicia que tenemos los familiares de quienes fueron asesinados", indicó Gisela Ortiz, hermana de una de las víctimas de La Cantuta.

En Cusco, los manifestantes pidieron, además, la vacancia de Kuczynski y una nueva Constitución Política. Cerca de dos mil personas se desplazaron por la ciudad en tres piquetes. Los dos primeros estaban integrados por obreros de construcción civil. El tercero agrupó a más de mil ciudadanos de colectivos, universitarios, partidos políticos, entre otros.

Los vecinos del cercado y los comerciantes del lugar no han cerrado las ventanas de sus casas y sus negocios sino que aplaudían el paso de la marcha.

Volvieron a apagar las luces.

Familiares de víctimas de las matanzas marcharon vestidos de negro. Hubo muchas policías mujeres. Marcharon un cuy y una rata abrazados.

Cuando la quinta marcha contra el indulto, que había partido desde el Campo de Marte, llegó a la Plaza Grau, un cordón policial impidió a los manifestantes que llegaran al Palacio de Justicia.

Los policías hicieron que la marcha siguiera por la avenida Grau hasta la avenida Abancay; pero curiosamente, la Municipalidad de Lima apagó las luces de la avenida Grau y la avenida Abancay.

Los miles de manifestantes marcharon a oscuras por Grau y luego por Abancay y recién las autoridades prendieron las luces cuando los manifestantes llegaron al Parque Universitario. En esta ocasión, a diferencia de las marchas anteriores, hubo mucha policía femenina en casi todo el recorrido de la marcha.

Los policías varones se mostraron muy agresivos con los jóvenes universitarios y provocaron riñas felizmente menores cerca del Parque Universitario.

La nutrida marcha llegó a la Plaza San Martín y felizmente al alcalde Castañeda no se le ocurrió pedir que apagaran las luces de este espacio público como sí lo hizo con la Plaza Dos de Mayo durante la cuarta marcha contra el indulto.

Los familiares de las víctimas de las masacres de La Cantuta y Barrios Altos marcharon vestidos de negro representando que siguen en luto y con el dolor de la herida abierta.

Marcharon jóvenes y trabajadores organizados, colectivos culturales y sociales, militantes de partidos políticos.

Hubo camiones lanza aguas en varias cuadras en el recorrido de la marcha y los policías en vez de cuidar la tranquilidad parecían provocar a los manifestantes más jóvenes.

En Arequipa



 

Unas 2000 personas apoyaron la jornada. Marcharon en varios grupos. Uno -dividido en dos- compuesto de militantes político-partidarios que competían por destacar su presencia partió de la Plaza España con no menos de 1000 personas. Otro numeroso, conformado por sindicalistas de la Federación Departamental de Trabajadores de Arequipa, marcharon desde su local de Santa Catalina. El tercero partió desde el Cono Norte y bajó por las avenidas Aviación y Ejército.

En el extranjero volvieron a rechazar el indulto

Como parte de las protestas que se realizaron en todo el país, grupos de peruanos de diversas ciudades del mundo también se manifestaron contra el indulto al dictador Fujimori y en rechazo a la corrupción que afecta a casi toda la clase política. Asimismo exigieron la salida del presidente Kuczynski por incapacidad moral ante las revelaciones de haber recibido dinero de la constructora Odebrecht mediante empresas cuando era funcionario del gobierno de Toledo. En Buenos Aires, Berlín, París y Madrid, entre otras se escuchó el repudio a la impunidad.
 

 

www.jornaldearequipa.com