.

.
La Cuna Móvil del PC

©

 

césar Lévano

 

Así escribió Cesar Lévano para Caretas el 2006. Sin embargo de haber sido en Moscú por los años 60-70 corresponsal de “Unidad” el entonces semanario del partido que invalida. Don Edmundo debió tener en cuenta esos reparos antes de afiliarse al PC por los 40. En el articulo se olvidó de la ultima “fundación” del PC  al que llamaron “Mayoría”  (большой = grande, mayor) que efectuara él con Julio Álvarez Velarde, Plinio Esquinarila Bellido y Fernando Herrera (los tres actuales operadores del fujimorismo) y del cual llegó a ser Secretario General, nada menos.

 

 

La poco conocida historia de un partido político que tiene tres fundaciones... ¡y hasta cuatro!

Mariátegui con el gran amigo de César Vallejo, el compositor Alfonso de Silva (izquierda). Al lado, Alberto Secada. Der.: 1911: Vitarte en huelga. En círculos los niños textiles Fernando Borjas, el moreno, y Julio Portocarrero. En la mesa, sombrero negro, Delfín Lévano.

EL 7 de octubre último se realizaron en Lima por lo menos dos actos recordatorios de la fundación del Partido Comunista: uno del Partido Comunista Peruano y otro del Partido Comunista del Perú.

Cabe aportar dudas sobre la decisión de ambas organizaciones de festejar ese día. Lo cierto es que el 7 de octubre de 1928 se creó, en la casa del carpintero Avelino Navarro (más tarde ferroviario), el Partido Socialista del Perú. Fue, sin embargo, una reunión abierta a la que fueron invitados Luciano Castillo y Francisco Chávez León, quienes, el 16 de marzo de 1930, un mes antes de la muerte de José Carlos Mariátegui, renunciarían al partido por considerar que estaba a punto de convertirse en ³un partido comunista, de línea ortodoxa, adherido a la Tercera Internacional².
 


Luciano Castillo y quienes lo acompañaron en la salida no sabían que ya el 16 de setiembre de 1928 se había acordado la organización de un núcleo comunista secreto. Ellos eran, desde el 7 de octubre, meros compañeros de viaje.

La primera reunión fundacional auténtica, la de setiembre, tuvo como escenario la playa de La Herradura. A esta cita no acudió Mariátegui, pero se aprobaron sus puntos de vista. Dos fueron los acuerdos centrales de esa reunión:

³Constituir la célula inicial del Partido, afiliado a la III Internacional, y cuyo nombre sería el de Partido Socialista del Perú, bajo dirección de elementos conscientemente marxistas.

³El Comité Ejecutivo estará formado por la célula secreta de los siete².

Los ortodoxos deberían celebrar esta cita, más que la del 7 de octubre.

Los iniciadores eran, aparte de Mariátegui, Ricardo Martínez de la Torre, empleado de seguros; Julio Portocarrero y Fernando Borjas, obreros textiles de Vitarte; Cesar Hinojosa, obrero gráfico; Avelino Navarro, carpintero, y Bernardo Regmann, judio rumano que vendía telas a domicilio.

Los documentos respectivos constan en el segundo tomo de Apuntes para una interpretación marxista de historia social del Perú, libro publicado por Martínez de la Torre en 1948. Este, que fue el colaborador más cercano de Mariátegui en los años veinte, resultó expulsado del partido en 1932.

Otro aspecto movedizo de la segunda fundación, la de Barranco, es la dirección precisa en que ocurrió. Los historiadores del Partido Comunista Peruano creían haber ubicado el lugar, pero Gonzalo Bulnes, el director de la revista Barranco, da cuenta de un verdadero descubrimiento: el lugar de la reunión del 7 de octubre de 1928 no fue la avenida Surco, sino el jirón Lima.

³Como la nomenclatura de esa quinta cuadra de la Avenida Lima ha cambiado casi totalmente, es difícil determinar el sitio preciso donde quedaba el corralón donde se ubicaba la modesta vivienda de Avelino Navarro², escribe Bulnes.

A las dos fechas recordatorias enunciadas se puede añadir una tercera: el 1 de febrero de 1929. En efecto, en esa fecha se fundó, antes que en Lima, el primer Partido Comunista, con ese nombre: Sergio Caller, participante de ese acto, me obsequió hace algunos años el manuscrito de un amplio testimonio. Allí se lee:

³Ningún comunista cusqueño desconoce que el Partido Comunista nació en el Cusco y que el Acta de Constitución se firmó con la sangre de sus fundadores².

El hecho ocurrió en el cuarto de Caller, en la calle Huaynapata del Cusco.

Los camaradas cusqueños fundaron incluso una filial en Arequipa (*), antes de que acordaran sumarse a las filas del Partido Socialista del Perú de Mariátegui, el cual, cuarta fundación, cambiaría definitivamente de nombre después de muerto el Amauta.
 


La vida de los fundadores tuvo aristas dramáticas. Martínez de la Torre fue expulsado del PC en 1932, por indisciplina. Más notable es el caso de Julio Portocarrero. A los 12 años de edad había participado en el primer paro obrero del país (ver foto) acordado en solidaridad con los textiles de Vitarte. Antes de la fundación (o de las fundaciones) del Partido Socialista fue dirigente del paro por la jornada de ocho horas en 1919. Más tarde fue delegado del Partido Socialista a la primera conferencia de Partidos Comunistas de América Latina, Buenos Aires, 1929. Primer Secretario General de la CGTP, fundada por Mariátegui, padeció largos años de prisión. Arguedas lo retrata en El Sexto. A pesar de eso, y siendo secretario general del PCP, fue expulsado de la organización. Dicen que por desviación de la línea.

 

(*) Augusto Chávez Bedoya, uno de los fundadores del partido comunista en Arequipa siempre lo negó. La versión de Sergio Caller de que el partido comunista fue organizado en Arequipa como una sección del partido fundado por él, en el Cusco entre el 28 de enero y el 1º de febrero de 1929 es solo una conjetura. Ferdinand Cuadros decía que el "Partido Comunista" formado en el Cusco tenía como aspiración extender la doctrina y acción del "Grupo Ande Comunista" hacia nuestra región. Esta versión no ha sido corroborada ni por documento alguno ni por la tradición oral que se ha heredado de los viejos dirigentes comunistas arequipeños que sobrevivieron hasta los años 80 del siglo pasado, como los hermanos Chávez Bedoya, Ricardo del Carpio, Isaías Valdivia o el propio Jorge Del Prado. Guillermo Mercado, que desde 1940 ya no mantenía relaciones orgánicas con el PC, nunca mencionó tal hecho; por el contrario, él se ufanaba no solo de ser uno de los fundadores del partido en Arequipa, sino de haber propuesto que el partido a fundarse en nuestra ciudad debiera llamarse "Partido Comunista de Arequipa". Con amargura contaba que su pedido no prosperó en vista que se estaba esperando el resultado de las conversaciones de Jorge Del Prado con Mariátegui. Mercado (lo mismo que los Chávez Bedoya y los Montesinos) siempre fue muy respetado por todos los sectores políticos de la localidad, de izquierda a derecha. Los comunistas arequipeños siempre lo consideraron como uno de los fundadores de su partido. Fue poeta y como prosista de fina pluma escribió para muchos medios, no habiendo jamás mencionado tal episodio aunque se diga lo contrario. Lo real y concreto es que el Comité Departamental de Arequipa del Partido Comunista, no fue sección de ninguna otra organización, sino parte consustancial del partido fundado por Mariátegui y así comenzó a trabajar vehementemente, en sus años aurorales, en coordinación con esa organización. Se propuso, como meta, una política de crecimiento orgánico para atraer a su causa nuevos sectores y nuevos militantes, lo mismo se preocupó, no solo por conquistar el grueso del proletariado fabril de las pocas industrias que por esos años se iban estableciendo en nuestro departamento como curtiembres y otras.

 

www.jornaldearequipa.com