Sorpresas de una encuesta

©

 CÉSAR LÉVANO

 

 

 

 

La encuesta de GfK, La República y Latina, realizada entre el 22 y 26 de agosto, y publicada el domingo y el lunes aporta dos sorpresas centrales: que la intención de voto para Alan García solo llega a seis por ciento; y que Verónika Mendoza, quien por primera vez aparece en un sondeo, obtiene un siete por ciento como la mejor candidatura de la izquierda y un 11 por ciento entre quienes se consideran de izquierda.

Aspecto curioso es que para un 19 por ciento, el mayor aspirante es en la izquierda Yehude Simon (ciudadanos que sin duda no conocen su complicidad con la matanza de Bagua y el transformismo que lo llevó a ser, sucesivamente, predicador de la violencia armada, compañero de fórmula de PPK, primer ministro de Alan García y exponente de Ciudadanos por el Cambio, el frente que comanda Salomón Lerner).

En la consulta solo para izquierdistas, Simon capta un 23 por ciento, Sergio Tejada 14, Gregorio Santos 12, Verónika Mendoza 11 y Marco Arana 8.

Como es conocido, el sector de Lerner, Simon y Rolando Breña (Patria Roja), ha descartado toda unidad con el bloque de Marco Arana y Verónika Mendoza, que suman un 19 por ciento de simpatía en la izquierda. Si a eso se añade que estos dos parecen cercanos a una alianza con el movimiento de Tejada, el total, sin contar otros aliados, sería 33 por ciento.

Gregorio Santos, el dirigente cajamarquino arbitrariamente encarcelado, es una buena carta de reserva en el frente que Lerner encabeza. En la encuesta, el 8 por ciento lo considera el mejor candidato izquierdista, y en la franja izquierdista su cuota llega a 12 por ciento.

Los encuestadores indican, por otra parte, que en el ámbito rural Santos tiene un 16 por ciento de preferencia como candidato presidencial. En ese sector Simon apenas alcanza un seis por ciento.

Sergio Tejada aparece como el izquierdista predilecto entre los jóvenes de 18 a 24 años de edad: allí alcanza un 17 por ciento.

En resumidas cuentas, si el Frente de Lerner va solo, no tiene buenas posibilidades.

No se puede omitir que, según la encuesta, hay un 30 por ciento de izquierdistas que no se identifican con ninguno de los precandidatos.

Sin considerar al sector de izquierda, el panorama no presenta cambios. La pareja presidencial se mantiene en su índice de impopularidad: Ollanta Humala 79 por ciento de desaprobación, Nadine Heredia, 78.

Los candidatos de la derecha tampoco pueden sentirse satisfechos. Keiko Fujimori se estabiliza en su 32 por ciento de intención de voto. PPK registra un 13 por ciento. Alan García está frito con un 6 por ciento, con apenas 2 por ciento de ventaja sobre Alejandro Toledo. Ninguno entusiasma multitudes.
 

 

No hay unión con Únete

 

Nuestro diario fue sorprendido por un dato de Sigifredo Velásquez, presidente de Fuerza Social, el partido de Susana Villarán. Velásquez declaró que Sergio Tejada, del Bloque Nacional Popular, y César Villanueva, el expremier que encabeza el movimiento regional Nueva Amazonía, se habían aliado a Únete con miras a las elecciones del 2016.

La versión de la Agencia oficial Andina lo consignó así: “Velásquez contó que las tres agrupaciones firmaron un compromiso, en el que acordaron ir juntos a los comicios”.

Ayer llovieron los desmentidos. Sergio Tejada y César Villanueva negaron haber llegado a un acuerdo con Únete, el Frente que dirigen Salomón Lerner, Yehude Simon y Rolando Breña.

Pedro Francke, vocero del Frente Amplio en que militan Verónika Mendoza y Marco Arana, explicó que también ellos están en conversaciones con Tejada y Villanueva, pero no habló de alianza.

En realidad, la alianza tripartita anunciada por Velásquez resultaba poco creíble. ¿Se iban a unir al expremier de Alan García (Yehude Simon) con el denunciador de Alan García (Sergio Tejada?).

Se conoce, por lo demás, que Únete rehúsa juntarse con el Frente Amplio de Arana por considerar que tiene posiciones muy radicales respecto a la minería y por su reproche a Yehude Simon respecto a la masacre de Bagua, masacre que éste justificó, siendo presidente del Consejo de Ministros, en conferencia de prensa.

Se sabe, y se ha visto en asambleas y mítines, que en las bases de Únete, sobre todo en el sector juvenil, hay un creciente rechazo a Simon. Así, este resulta un factor de desunión no solo a escala de la izquierda en general, sino también en el interior de Únete.

La izquierda, aun desintegrada e invertebrada como está, expresa a un amplio sector de descontentos y excluidos de la sociedad. Por eso es necesario que se una, y promueva alianzas con sectores de centro, con empresarios nacionales y nacionalistas, con artistas, científicos y estudiantes.

Hay quienes quieren una izquierda “afeitada”, capaz de comulgar con el neoliberalismo y abandonar doctrina, programas y ética, proclive a unirse con PPK; es decir una izquierda que se parezca a la derecha más tradicional y antinacional.

En los días de crisis que se vienen, al Perú conviene una izquierda capaz de plantear salidas serias, sin aventureros ni tránsfugas, con autoridad moral e intelectual, con arraigo en el movimiento obrero, campesino y popular.

Hay quienes creen que la única alianza progresista es la que ellos auspician. Es una forma de sectarismo y soberbia condenada al fracaso.

 

 

 

www.jornaldearequipa.com