.

El Caso Yonhy Lescano

.

Mesías Guevara | Ideeleradio

MARZO2019

 
 

La investigación más parece una venganza política


¡Se cae caso Lescano por esta

 

defensa!

 

GUILLERMO OLIVERA DÍAZ
 

 

La conducta desplegada por el congresista Yonhy Lescano, desde su cama, y solo por WhatsApp, tiene que ser igual a cada uno de los verbos típicos que describen el acoso sexual, como son: VIGILAR, PERSEGUIR, BUSCAR, HOSTIGAR, ASEDIAR (todos estos términos implican una acción insistente, repetida), a la periodista que llamaba de noche a su presunto acosador y mantenía con él chats prolongados y regodeantes. ¿Todo esto solo por un WhatsApp mágico para un fin futuro de connotación sexual?

Si tal adecuación típica (de los hechos reales con la figura abstracta prevista en la ley como acoso sexual) no se produce, no estamos ante el delito de acoso sexual. Es una conducta atípica, mutuamente buscada, aceptada y mantenida en el tiempo, en años, una coprolalia que se busca y mantiene por placer recíproco.

El 2017 él ya proponía que ella sea su masajista, lo cual convinieron era una broma para no envejecer. Ambos fueron conscientes que se trataba de una broma y no obstante años después ella buscaba otras.

Solo es acoso sexual lo que la ley penal dice que lo es (Art. 176-B, Código Penal), en la forma por ella descrita. Vigilar, perseguir, hostigar, asediar o buscar con dolo a la víctima que no presta consentimiento para llevar a cabo (en el futuro) un acto o varios de connotación sexual.

¡No existe acoso sexual sin dolo, que es la intención de querer y aceptar el resultado típico que previamente se conoce! El modo culposo del acoso sexual no existe en el Código Penal.

Además, aquellos verbos típicos tienen que tener la finalidad que el delito prevé expresamente por ser conductas finalistas exigidas por el tipo penal: “llevar a cabo actos de connotación sexual”, según Art. 176-B, C. Penal.

No hay acoso para fines no sexuales ni las bromas subidas de tono (como te voy a robar la ropita o muéstrame la delantera) tienen el dolo del acoso, pues después de ellas prosiguió ella llamándolo, la última vez a las 12.28 de la noche, diciéndole: “hola amigo”. Seguía, pues, esta periodista noctámbula considerándolo amigo a quien le pretendía robar su ropita.

Y además todo ello debe ser realizado con dolo contra el consentimiento de la que hoy se cree víctima, pero no se consideraba tal en el momento del chat que ella buscaba en varias ocasiones y durante años.

El 2017 Lescano la requirió como masajista y ella no dijo ni chus ni mus. Convinieron que se trataba de una broma para no envejecer, ambos, lo cual invita a que sigan tales chanzas. Y vaya que siguieron.

¿Le eran placenteros los repetidos chats de cierta tosquedad con su hoy imputado acosador? Parece que sí, pues los buscaba con asiduidad, cuando ya estaba en “camita” a las 12.28 de la noche.

A esa hora ella lo llamó diciéndole, repito, “hola amigo”, faltó que agregue: “amigo acosador o bromista”, buscable, a esa hora.

Alguien que no sabe derecho penal dice que el Defensor del Pueblo determinó que sí hubo acoso sexual cuando tal funcionario no determina nada. Opina el citado Defensor como cualquier otro común analista. De paso, don Walter es totalmente ajeno al derecho penal.

Por ejemplo, jamás ha contestado, ni él ni otros analistas, lo que sostengo respecto de los verbos típicos del acoso sexual: vigilar, perseguir, hostigar, asediar o buscar.

Todos estos verbos ni siquiera los han mencionado, tampoco otros penalistas que están en liza. Todos ellos implican insistencia y con dolo.

Además, reitero, tales verbos deben realizarse con un fin expreso que la ley exige: “para llevar a cabo actos de connotación sexual”. Es decir, se insiste para un fin expreso y futuro, a quien (la presunta víctima) no presta consentimiento, lo cual explica la persistencia (vigilar, perseguir, hostigar, asediar, buscar) del acosador. ¡Él no la perseguía, la tenía a la mano!

 

 

 


Esperamos que salga bien librado


La investigación No descartamos que haya algún acto de venganza política y uso de esta denuncia vinculada al congresista Yonhy Lescano como cortina de humo por parte del aprofujimorismo, aseveró el gobernador de Cajamarca y presidente de Acción Popular, Mesías Guevara.

“No descartamos que podría haber algún acto de venganza política y uso de este hecho como una cortina de humo, toda vez que estamos inmersos en escándalos políticos a nivel nacional, que ya han rebalsado a tal punto que han llevado a que el Congreso haya caído en los niveles más bajos de la historia, con un 3.5% de aprobación por parte de la población y estamos en los límites inferiores”, refirió en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Esperemos las investigaciones y abrigo la esperanza que el congresista Lescano salga bien librado. […] Hoy en la Comisión de Ética se va a conocer la identidad de la denunciante y, por lo tanto, vamos a ver los argumentos de ida y venida y, por eso, es importantísimo que ese hecho se lleve con absoluta imparcialidad”, agregó.

Hay cosas raras


Guevara Amasifuén dijo que, a su juicio, hay cosas “raras” tras la denuncia de acoso sexual. Manifestó que no se descarta que la alianza aprofujimorista esté detrás de este caso, tal y como lo señaló el parlamentario Yonhy Lescano.

“No se descarta [la versión de Lescano], toda vez que el congresista ha sido un opositor férreo de la alianza aprofujimorista y, en ese sentido, podría haber algún sustento. Sin embargo, creo yo que lo primero que debe investigar la Comisión de Ética y el propio Ministerio Público es el sustento de esta denuncia, toda vez que hay cosas muy raras”, expresó.

No defiendo a Lescano


El excongresista dijo, además, que se necesita un peritaje exhaustivo respecto a las conversaciones sostenidas entre el congresista y la denunciante. Además, señaló que este caso debe ser investigado de manera seria y profunda.

“Por ejemplo, el tema de esos chats, que han sido dados por puchos y partes, tanto por el posible acosador y acosada. Ahí debe haber un peritaje exhaustivo. Por lo menos, la señora supuesta acusada le dice ‘cabezoncito’ y en el otro le dice amigo. Es decir son mensajes elevados de tono. Por eso, acá tenemos que invocar a la Comisión de Ética y al propio Ministerio Público que haya una seria y profunda”, expresó.

“No quiero adelantar más en ese sentido, ni que se diga que estoy defendiendo a Yonhy Lescano cuando no es así. Lo que yo estoy defendiendo en el propio partido es la verdad y que se actúe con una profunda investigación seria y sobre todo con apego a la justicia y si hay responsabilidad que cada quien asuma. Hay cosas muy extrañas en esa investigación”, precisó.

 

 

 

Jornal de Arequipa no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

 

www.jornaldearequipa.com