¿Cómo la Biblia se volvió un arma contra Evo Morales?
   
SPUTNIK  

24noviembre2019

 
  Fue Luis Fernando Camacho, presidente del Comité Cívico de la próspera región de Santa Cruz, bastión de la oposición, quien anunció que llevaría las Sagradas Escrituras a la casa de gobierno para forzar la salida de Morales, quien se había declarado ganador de los comicios.

"No estoy yendo con armas, voy con mi fe y mi esperanza; con una Biblia en la mano derecha y su carta de renuncia en mi mano izquierda", señaló Camacho, en un mitin el lunes 4 de noviembre a los pies del monumento del Cristo Redentor en Santa Cruz de la Sierra.

Con sus rogativas para enfrentar a Morales, Camacho analizó el apoyo de católicos y evangélicos, un sector que sacó cabeza en Bolivia durante los últimos acontecimientos

 

 

La reforma constitucional de 2009, impulsada por el entonces presidente Evo Morales, eliminó el reconocimiento del catolicismo como la religión oficial del Estado boliviano y estableció que "el Estado es independiente de la religión".

Sin embargo, todo cambió en la primera semana del Gobierno de facto. El mismo día de su autoproclamación, Áñez se mostró en público sosteniendo una biblia católica y exclamando que "Él [Dios] ha permitido que la Biblia vuelva a entrar al Palacio, que él nos bendiga".

El opositor boliviano Luis Fernando Camacho llevó la biblia y una bandera hasta el Palacio Quemado en La Paz y puso al libro sagrado de los cristianos en el centro del conflicto que culminó con la renuncia de Evo Morales a la Presidencia de Bolivia.

Minutos antes de que Morales anunciara su renuncia desde Cochabamba, el líder de la oposición Luis Fernando Camacho había ingresado a la vieja Casa de Gobierno de la Plaza Murillo en La Paz con una Biblia en la mano, una bandera y una carta de dimisión para el entonces presidente este 10 noviembre.

Camacho tenía el objetivo de cumplir una promesa que había hecho días antes cuando anunció que iría desde su ciudad en Santa Cruz hasta la capital boliviana para lograr la dimisión de Morales y regresar la Biblia a la Casa de Gobierno para que "Dios vuelva al palacio".

Insinuando que las Sagradas Escrituras fueron sacadas de la Casa de Gobierno por Morales, Camacho había enarbolado la Biblia durante semanas en su intento de forzar la renuncia del mandatario.

El opositor cruceño redactó personalmente la carta de renuncia que pretendía entregar a Morales pero no pudo llegar hasta la sede del Gobierno porque los manifestantes le impedían salir del aeropuerto.

Tiempo después logró ingresar a la vieja casa de Gobierno de la Plaza Murillo donde dejó en el suelo la bandera de Bolivia, una Biblia y la supuesta carta, relató el noticiero boliviano RedUno.


En medio a la tensión política desde el 20 de octubre, cuando Morales resultó reelecto presidente para gobernar hasta 2025, el líder aymará reforzó, el viernes 8 de noviembre, la polémica religiosa: denunció el uso de la religión por parte de sus adversarios para justificar agresiones a los indígenas.

"Usan la Biblia, usan a Jesucristo para hacer patear a las hermanas en Santa Cruz, hacen arrodillar a hombres y mujeres. Causa bronca cómo usan la biblia, la oración, los rezos, para discriminar a los más humildes", expresó el entonces presidente de Bolivia.
 
 

 

Jornal de Arequipa no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

 

www.jornaldearequipa.com