www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com

 

 

 

.

La Izquierda ausente de Domenico Losurdo

©

Emilia Lanzas

 

 

 
 

 

«Hay que distinguir entre la Izquierda que ya ha asumido las opiniones neoliberales y la Izquierda que está comprometida con la defensa de los derechos sociales y económicos»

Emilia Lanzas
3
 

Según Domenico Losurdo, en su libro La Izquierda ausente. Crisis, sociedad del espectáculo, guerra, es necesaria una nueva Izquierda, ya que la tradicional no ha sabido evitar el vaciamiento de la democracia, la polarización social y los conflictos armados que la Derecha y el capital imponen

 

 La izquierda ausente

 

 

El desmantelamiento de la democracia, la brecha cada vez mayor entre ricos y pobres, el aumento de los conflictos y las guerras… Ante este estado de cosas, Domenico Losurdo en La Izquierda ausente se pregunta por qué los partidos tradicionalmente ubicados en la Izquierda (partidos socialistas, sobre todo) han sido totalmente incapaces de oponerse a esta espantosa deriva. Esta es la cuestión que se plantea en este interesante y documentado ensayo en donde realiza una exhaustiva reflexión sobre el panorama político y social actual. Domenico Losurdo es uno de los filósofos actuales más influyentes.

Losurdo parte en este ensayo de la nueva configuración que se ha creado a partir de la crisis de 2007. Si por un lado, en el Occidente del bienestar se ha implantado la austeridad, la polarización de las clases sociales, etc.; en el resto del mundo se ha establecido un panorama de conflictos  y guerras: Irak, Libia, Siria…, que el autor tacha de neocoloniales.

 

 

 

El filósofo italiano Domenico Losurdo.

El filósofo italiano Domenico Losurdo.

 

 

La “recuperación” de los ricos

En Occidente se está llevando a cabo una lucha de clases en la que la incisión entre la clase poderosa y la clase trabajadora es cada vez mayor. La brecha entre ricos y pobres es hoy desmesurada. De hecho, la recuperación económica solamente está beneficiando, de nuevo, a los más ricos: los economistas Emmanuel Saez y Thomas Piketty calculan que el 93% de las ganancias de la recuperación han ido a parar al 1% de los ricos.

Existe una declaración muy esclarecedora ante la actual situación. Proviene de Francia, pero es aplicable a toda Europa y Estados Unidos. Jean-François Gayraud experto en estafas financieras de la policía francesa (no es ningún “loco marxista”) habla del sistema fraudulento de expolios de gran magnitud ejecutados con absoluta tranquilidad:

Los autores de este fraude no se saltaron las leyes, no se salieron del sistema: ellos mismos fueron las leyes y el sistema. Lograron llevar a cabo legalmente (o casi) una gran transferencia de riqueza de las clases pobres y medias a los bolsillos de los financieros…

Esta desigualdad se proyecta, asimismo, en el sistema político: las democracias occidentales se están convirtiendo —si no lo son ya— en auténticas plutocracias  [plutocracia (del griego πλουτοκρατία, ploutos ‘riqueza’ y kratos ‘poder’) es una forma de oligarquía en la que una sociedad está gobernada o controlada por la minoría formada por los miembros más ricos de la misma]. Y además, y Marx ya lo predijo, el monopolio de la producción conlleva también el monopolio intelectual, sobre todo en lo concerniente al control de los medios de comunicación de masas.

Solo existen los individuos

En 1974, Friedrich Hayek se convirtió en el primer economista librecambista austríaco del mundo en recibir el Premio Nobel de Economía. Hayek abogaba por suprimir los derechos sociales y políticos. Su tesis, utilizada por Reagan y Thatcher, está hoy más vigente que nunca. Este neoliberalismo a ultranza pretende desmantelar la sociedad, porque si no existe sociedad no hay fuerza, no hay lucha. Para ello, se está atacando con saña a las organizaciones sindicales y destacando sus debilidades y corruptelas, según T. Noah. El activismo antisindical de los empresarios cuenta con el favor del poder político. Los individuos aislados no suponen ningún peligro, porque la máxima: No existe la sociedad, solo existen los individuos.

Ante este estado de cosas, parece imprescindible que una nueva Izquierda o, mejor aún, los ciudadanos oprimidos, se unan para luchar sobre lo que se nos viene encima:

… No por ello hemos de considerar insignificantes las distinciones en el ámbito de la Izquierda. En lo referente a la política internacional, es preciso distinguir entre la Izquierda imperial, la Izquierda subordinada a ella y la Izquierda que se enfrenta realmente a la Izquierda imperial. Del mismo modo, hay que distinguir entre la Izquierda que ya ha asumido las opiniones neoliberales y la Izquierda que, de un modo más o menos consecuente y lúcido (en el plano político y cultural) está comprometida con la defensa de los derechos sociales y económicos…

Ante los mass media cada vez más manipuladores y tergiversadores, ensayos como La Izquierda ausente. Crisis, sociedad del espectáculo, guerra, de Domenico Losurdo, se hacen cada ver más imprescindibles para tener una base sólida sobre la que debatir y decidir.

 
 

www.jornaldearequipa.com