.

 

El PC Griego (KKE) y las últimas guerras civiles

 
Actual Partido Comunista Griego
 

La confrontación civil en Grecia marcaría el verdadero punto de inflexión de la posguerra y el inicio de la Guerra Fría. El país heleno había pasado en los años treinta por sus particulares convulsiones políticas, primero entre monárquicos y republicanos, y después entre partidarios y detractores de la dictadura del general Ioannis Metaxas, un régimen fascista similar al de Franco en España.

Con la complicidad del rey Jorge II, el general Metaxas se había hecho con el poder en 1935, declarando el estado de emergencia un año después, lo que significaba un golpe de Estado. En 1941, la Italia de Mussolini invadió el país por su cuenta y riesgo sin consultar con Hitler. El Duce ambicionaba una expansión territorial en su teórica área de influencia del Mediterráneo, pero recibió una humillante derrota por parte del general Metaxas, que moriría, sin embargo, poco después.

Un enfurecido Hitler acabó invadiendo el país al acudir en socorro de sus aliados y se estableció un régimen títere en Atenas, al tiempo que le dividía en zonas de ocupación que entregó a sus aliados, Italia y Bulgaria.
 

El KKE en 1945


Como en Yugoslavia, la principal resistencia se organizó alrededor del ELAS, brazo armado del EAM -Frente de Liberación Nacional-, que había fundado el partido comunista griego, el KKE. El EAM siguiendo la estrategia de los comunistas europeos propuesta por Dimitrov de formar frentes populares había conseguido en esta ocasión trasladar su autoridad. El ELAS -Ejército de Liberación Popular- era la mayor fuerza de Grecia, pero a diferencia de los partisanos de Tito, tuvo que limitar su actividad a acciones de guerrilla y escaramuzas urbanas en Atenas y otras ciudades.

Gran Bretaña, con su ambivalencia tradicional respaldaba la monarquía de Jorge II y aplicó un bloqueo marítimo a las islas que causó auténticas hambrunas. ELAS, por su parte, eliminó toda oposición contraria a la liberación del país -como el EDES de Napoleón Cervas- y se erigió como la única fuerza anti nazi del país. El gobierno monárquico griego con la colaboración inglesa organizó la entrada de tropas no para luchar contra los alemanes sino contra el ELAS.

 

Jorge II disolvió, reprimió y encerró en campos de concentración al ejército griego que se había reagrupado en Egipto y quería combatir al fascismo, negándose a ser dirigido por oficiales fascistas de Metaxas.

Tras la rendición de Alemania. El ELAS, continuó la guerra para expulsar a las tropas germanas que aún ocupaban su territorio. La invasión inglesa no tuvo otro objetivo que frenar el avance de la guerrilla comunista que ocupaba el 80 % del territorio griego. Gran Bretaña ocupó Atenas y Salónica persiguiendo al KKE.

 

La OTAN contra el KKE en 1949

 

En 1944 los alemanes habían sido derrotados por ELAS que contaba con 50.000 guerrilleros armados constituyéndose en un verdadero poder. Bajo las órdenes británicas, el gobierno de Papandreu pretendió desarmar al ELAS mientras conservaba intactos los batallones de los colaboracionistas. El ELAS se negó a entregar las armas y el 3 de diciembre de 1944 la población se rebeló en masa, la policía disparó a matar y se inició la “batalla de Atenas” que duró 33 días. Churchill en persona se desplazó a Grecia para dirigir las operaciones e impedir “una victoria más del comunismo”.

 

En febrero de 1945 EAM y el ELAS firman el Acuerdo de Varkitsa, que reconoce el referéndum que contempla el desarme militar. Una trampa como la de Italia y Francia. Y como la solución austriaca
 

Inglaterra restauró la monarquía resultante y formó un gobierno de centro derecha dejando a los comunistas en minoría pese a que mantenían un inmenso apoyo popular. El KKE se alzó nuevamente contra la monarquía a fines de 1946 para derrocar a Jorge II, declarándose una guerra civil.


El levantamiento se localizó en Macedonia donde habían forjado una alianza con los independentistas y se creó un nuevo ejército, el DSE -Ejército Democrático Griego- bajo el mando del General Markos Vafiadis, un veterano dirigente del ELAS. Por un acuerdo internacional de las nuevas potencias se dio solución al problema griego en 1949 aboliendo la monarquía.

 

 



Desde el comienzo de la Guerra Fría entre Occidente y la Unión Soviética, el ejército griego ha jugado un papel extremadamente privilegiado y totalmente reaccionario en el mantenimiento de la dominación capitalista y en el mantenimiento de Grecia dentro de la alianza militar de la OTAN, dirigida por Estados Unidos.

Con el apoyo total de EEUU, de los imperialistas británicos y de los fascistas griegos, los militares griegos se enfrentaron en una violenta guerra civil (1945-1949) contra los trabajadores organizados por el Partido Comunista de Grecia (KKE).




De hecho, partisanos dirigidos por los comunistas habían expulsado a las fuerzas de ocupación alemanas al final de la Segunda Guerra Mundial.

El presidente estadounidense Harry Truman, en 1947, en lo que se conoció como la Doctrina Truman, prometió apoyo militar ilimitado para derrotar los crecientes movimientos de trabajadores de todo el mundo después de la Segunda Guerra Mundial y de la derrota de la Alemania nazi. Esta política facilitó golpes de estado brutales y décadas de represión militar en Grecia, Turquía e Irán. En Grecia, en 1947, los comunistas fueron derrotados militarmente y fueron ilegalizados.


 




Harry Truman

En 1967, mediante un plan estratégico de la OTAN, un grupo de coroneles griegos tomaron de nuevo el poder y establecieron una junta de gobierno, que controló Grecia hasta 1974.



El ejército se levantó en 1967 para detener al Partido Socialista de George Papandreou, desde que asumiera el cargo con una coalición de centro-izquierda . Esta junta militar brutal, llamado el Régimen de los Coroneles, gobernó el país bajo la ley marcial, provocando detenciones masivas, torturas y desapariciones. El partido de extrema derecha fascista, Amanecer Dorado, aparecido actualmente en Grecia, tiene sus orígenes en las unidades policiales que operaban con impunidad durante el gobierno de la junta militar.

Aunque fueron derrocados por una movilización masiva en 1974, las estructuras de la jerarquía militar y de la policía han permanecido básicamente intactas desde entonces, excepto por la persecución de un puñado de líderes golpistas.

 

 

www.jornaldearequipa.com