La lección de Ayacucho: juntos es posible
 
Alexander Torres Iriarte (*)  

15DICiembre2019

 

La conquista de la libertad sudamericana fue un sueño bolivariano, que puso en marcha los más difíciles e interesantes empeños. En el caso específico de la batalla de Ayacucho, dice bastante. La preparación de la contienda final para repeler las autoridades hispanas arrancó el 6 de diciembre de 1824, momento en el cual el Ejército Unido ocupó la pampa de Ayacucho, en las zonas próximas del pueblo de Quinua, Perú.

En la mañana del 9 de diciembre, los realistas iniciaron el ataque con el propósito de desbordar el ala izquierda republicana, al tiempo que las divisiones de los generales Antonio Monet y Alejandro González Villalobos, hacían maniobras contra el centro y derecha del ejército comandado por Antonio José Sucre, para afectar a los revolucionarios de manera simultánea. Pese al intento, los planes de los realistas fracasaron, debido al contraataque de la reserva republicana en la izquierda. Seguidamente, Sucre dio instrucciones a José María Córdoba de contraatacar a los cuerpos de Monet y Villalobos, quienes se encontraban fuera del combate. A esto se le sumaría la reserva del patriota cumanés, enfilando sus baterías, y obligando finalmente a los invasores a solicitar una capitulación que abrió la senda para la liberación del Perú y de América toda.

Muy importante es estar al tanto de los términos de la capitulación que tuvieron que firmar los colonialistas. Reza uno de su considerando que “el ejército español…ha tenido que ceder el campo a las tropas independientes… debiendo conciliar a un tiempo el honor a los restos de estas fuerzas, con la disminución de los males del país…”. El acuerdo estructurado en 18 convenios, estableció entre otras cosas, el resguardo de los oficiales del ejército derrotado de modo que pudiesen permanecer en el país, o en su defecto, partir rumbo al extranjero con la seguridad de que no serían perseguidos políticos. Obedeciendo el honor patriota, se aseguró la vida y la propiedad de los partidarios del bando contrario, siempre y cuando, se mantuvieran sujetos a las leyes del país. Con este tratado, el ejército realista firmó su rendición y el Perú libre e independiente, se unió a las nacientes repúblicas emancipadas.

Fue el Congreso del Perú quien otorgó el título de Mariscal de Ayacucho y Benemérito del Perú en Grado Eminente al general Sucre.

En la batalla de Ayacucho derramaron su sangre peruanos, venezolanos, ecuatorianos, neogranadinos, bolivianos, argentinos, chilenos, mexicanos y españoles amantes de la libertad. Los sembradores de la guerra entre nuestros americanos hoy no podrán borrar de la historia que hace casi dos siglos luchamos juntos contra un imperio decadente. Actualmente la disputa es contra el injerencismo gringo.

 

(*) ULTIMASNOTICIAS.VE
 
 

 

Jornal de Arequipa no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

 

www.jornaldearequipa.com