Fue dirigente estudiantil y como dirigente sindical está presente en todas o casi todas las protestas que se organizan en la ciudad.

 

 

Arequipa
Jorge del Carpio: el médico rebelde con causa
 

Roxana Ortiz A. | DIARIO "EL PUEBLO"

 22SET2019

Es difícil no verlo presidiendo una manifestación pública, pero no de ahora, sino de siempre. Lo han llamado rojo, izquierdista y hasta terrorista. Pero no ceja en su afán de lucha por restituir lo que denomina el “derecho del pueblo”. Por eso instituyó los “jueves pensionario”, saliendo a las calles con decenas de viejitos a tratar de llamar la atención de las autoridades para buscar les mejoren las pensiones de miseria. En el 2011 fue “nacionalizado tambeño”, en una asamblea popular, porque fue uno de los pocos dirigentes que no sacó partido de la defensa por el valle. Jorge del Carpio Lazo, asegura que solo cumple con su deber, el de proteger la vida y el Medio Ambiente.

En su consultorio no es raro ver por las noches a decenas de viejitos haciendo cola para esperar una consulta o en horas de la madrugada esperando por una endoscopía. Algunos dicen que “está loco”; pero él asegura que es su vocación, buscando darse tiempo, no solo para sus estudiantes y sus pacientes, sino también para salir a marchar por las calles.

¿Por qué el afán de estar constantemente en las calles manifestando?

Porque entendí que como médico tengo mayor responsabilidad social, porque entiendo que la solución de los problemas de la población, incluso médicos, tienen razones de orden económico y social. Por ejemplo, la tuberculosis es una enfermedad que ataca a personas que están desnutridas, que tienen hambre y se necesita de la participación multisectorial para solucionarlo.

¿Y qué tiene que ver el valle de Tambo?

Si se permite la instalación de la minera, no habrá desarrollo, sino destrucción, porque a 700 metros está La Tapada y todos los días habrá explosiones para extraer 800 toneladas de materiales y eso generará polvo que irá a las plantas y a los pulmones de las personas, que terminarán causando neumoconiosis y luego fibrosis pulmonar, para vivir conectados a un balón de oxígeno, unos discapacitados.

Pero aseguran que con la tecnología, no habrá mayores consecuencias

No hay tecnología que detenga al viento, ni decreto, ni resolución. Esas partículas de polvo se elevarán a 300 a 400 metros, algunas vuelven a tierra y otras quedan suspendidas por horas y por días, y los vientos las llevarán a diversos lugares, como San Camilo, La Joya y el propio valle.

¿Y porque no ha ocurrido eso con los pobladores de la ciudad de Arequipa si están al lado de Cerro Verde?

Hace unos meses, en el diario El Pueblo, salió en primera plana que los casos de asma se han sextuplicado y eso tiene relación directa con la contaminación que genera la minera, claro que contribuyen otros factores como el transporte público, pero básicamente es por la minera. Al ampliar la explotación de Cerro Verde, también se van a multiplicar las enfermedades pulmonares y eso lo sienten los pobladores que están por los alrededores, pero como hay una política de silenciar, de dar prebendas con puestos de trabajo y otros, nadie dice nada.

¿Cuándo debe terminar las protestas por el valle de Tambo?

Cuando se cancele el proyecto. Tía María no tiene licencia social, el 27 de setiembre del 2009, se hizo una consulta popular y el 90% de la población dijo que no quería la mina y hasta la fecha no se cambia de opinión y todos están en la misma línea.

Los dueños de terrenos agrícolas dicen que ellos no han dado representatividad a nadie para que los defiendan

Ellos han elegido a las Juntas de Usuarios y sus representantes están en contra de la mina. A eso se le llama democracia representativa. Los alcaldes han firmado un pronunciamiento que han enviado al Presidente Vizcarra y ellos han sido elegidos por la población.

¿Pero hay políticos que quieren sacar provecho de la situación y se dice que financian las protestas?

En el valle hay un solo frente único, allí no hay partidos políticos, no hay credos religiosos ni opciones sexuales. Es la población contra Southern.

¿Pero hay muchos dirigentes que tienen intenciones políticas y no lo han negado?

Sí es cierto, todos tienen derecho a elegir y ser elegidos, pero a mi nadie me va a acusar que yo utilizo las luchas populares con fines personales. Yo no salgo a las movilizaciones pensando en hacerme conocido para después postular a un cargo político. Si esa fuera mi intención, ya lo hubiera hecho hace tiempo.

¿Por qué lo hace entonces?

La Ley general del Medio AMbiente dice que es deber fundamental de toda persona, defender el Medio Ambiente. El propio Papa Francisco (pon eso para que no digan que soy un renegado, recomienda) ha sacado una encíclica que se llama Laudato Si, donde llama a la feligresía Católica a defender el medio ambiente, a no ponerse de costado y sólo reaccionar cuando la situación es Irreversible. Hay muchos creyentes que no siguen las indicaciones; el bien común y el medio ambiente está por encima del derecho al lucro.

¿Desde cuándo es dirigente gremial?

He sido dirigente de la Federación Universitaria de Arequipa en los años 70, dirigente de la Federación Médica del Perú, estuve en la lucha por los jubilados en los “jueves pensionarios”, en la lucha contra Fujimori, a quien lo hicimos correr de la Plaza, fui presidente del Comando de Huelga en el arequipazo en el 2012. Lo mío no es de ahora y con eso demuestro que no utilizo el movimiento popular para mis intereses.

¿Pertenece a alguna agrupación política?

Pueden ingresar al Registro de Organizaciones Políticas y comprobarán que no estoy afiliado a ningún partido político, no he firmado adherencia a ningún movimiento, no tengo antecedentes penales, nunca tuve una sentencia judicial ni sanción administrativa. Mi foja de servicios está limpia.

A propósito ¿Usted estuvo implicado con algún accionar terrorista?

No. En una oportunidad, en el año 1988 llegó un paciente al hospital Honorio Delgado con una herida de bala en el tórax, así que había que atenderlo y eso hice, porque es nuestro deber. Como médicos no nos debe importar quién está en la camilla, sino salvarle la vida.

¿Pero lo investigaron por ese caso?

Si y estuve en el penal de Socabaya por mes y medio aproximadamente, pero me absolvieron en una primera instancia y luego la Suprema lo confirmó. Ahí recibí el apoyo de diversas dirigencias, de la Universidad, de los médicos, de sindicatos, porque sabían de mi inocencia y así lo demostré.

¿Pero ha sido una estigma o no?

Siempre, cada vez que salía en movilizaciones, marchas me han investigado;pero no tengo nada que temer. Mi trabajo y mis convicciones son transparentes.

DATO

Se ha cuestionado ¿de qué viven los dirigentes que presiden manifestaciones “si no trabajan”? Jorge del Carpio es el tercero de seis hermanos varones, el único médico de la familia. Estudió en la Universidad Nacional de San Agustín, donde ahora es docente principal, se especializó en Gastroenterología en México y Endoscopía, Diagnóstico y Terapéutica en Brasil. Hasta el 2007 fue médico del hospital Honorio Delgado donde se jubiló luego de 34 años de servicio.

 

 

 

Jornal de Arequipa no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

 

www.jornaldearequipa.com