www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com

 

 

 

.

Se gesta un conflicto en Castilla por proyecto Zafranal

©

La República

 

 

Viejo conocido: Jorge Sotelo Salas

 

 

 

Previsión. Jorge Sotelo, asesor del Frente de Defensa del distrito de Huancarqui, dice que se generan condiciones para el inicio de un nuevo conflicto social en la región Arequipa. Señala que si no se atiende pedidos de la población de Huancarqui - Castilla iniciará un conflicto.

 


Las mesas de diálogo se plantearon como una alternativa para evitar los conflictos sociales; sin embargo, mal llevados podrían desencadenar problemas entre las partes. Así lo advierte Jorge Sotelo, asesor del Frente de Defensa de Huancarqui, distrito ubicado en la provincia de Castilla, donde se desarrollará el proyecto minero Zafranal, que administra la empresa AQM Copper Inc.

Sotelo, quien además es responsable de la Comisión de Conflictos Sociales de la Coordinadora de Derechos Humanos de Arequipa (CODHA), señaló que se está incubando un posible conflicto social en la zona de influencia del proyecto, por falta de transparencia de la compañía minera en las mesas de diálogo.

Mesas heterogéneas


En mayo de este año a través de una resolución ejecutiva regional se estableció la conformación de mesas de diálogo entre la minera y las comunidades de los distritos directamente afectados por el proyecto: Huancarqui (Castilla), Lluta (Caylloma) y el anexo Uraca Corire (Castilla). En total se instalaron 6 mesas, dos por cada localidad.

Sotelo indica que el hecho que haya tantas mesas dificulta que los distritos trabajen planes integrales en común. No solo eso, desde que los grupos de trabajo se instalaron se avanzó poco en las conversaciones. Sotelo denuncia una dejadez por parte de la empresa en estas mesas.

Hoy, 5 de diciembre, se instalará otra mesa en Uraca - Corire. El 09 será en Huancarqui y el 12 le tocará a Lluta.

La inversión


Pero el problema de las mesas de diálogo no sería el único ingrediente para la cocción de un conflicto social en Huancarqui. Sotelo asegura que la empresa AQM Copper Inc, operaria del proyecto, no tiene transparencia en sus operaciones financieras.

Zafranal se encuentra en etapa de factibilidad. Se estima que para inicios de 2018 la empresa presente su Estudio de Impacto Ambiental (EIA). De ser así, las operaciones iniciarían en 2020.

Sotelo indica que inicialmente se pensó utilizar agua del mar para sus operaciones; sin embargo, luego se señaló que se usaría agua salobre (tiene más sales disueltas que el agua dulce) del subsuelo, originadas por las filtraciones subterráneas provenientes de la irrigación Majes I.

Para el representante de los pobladores de Huancarqui, esto supone un ahorro de costos. “Sin embargo, según los estudios de Factibilidad elaborados por la consultora Ausenco, se incrementarían los costos de inversión inicial, lo que se traduciría en una menor percepción del país por concepto de Impuesto a la Renta y Regalías Mineras”, señaló.

El estimado que percibirían los distritos de Huancarqui y Lluta en los 19 años que duraría la explotación de la mina, es de 105 millones de dólares. Lo que equivalente al 5,6% del valor del cobre y oro extraído en los años de explotación del Zafranal.

La República intentó obtener la versión de la empresa sobre estas recriminaciones, pero en una semana no se consiguió respuesta.

Los accesos


Los terrenos por los cuales la maquinaria de la empresa tendrá acceso al lugar donde se ubicará la mina pertenecen a la Autoridad Autónoma de Majes (Autodema). Anualmente, el organismo percibe ingresos por el uso del acceso a estos terrenos.

Las comunidades afectadas por este proyecto le pidieron a Autodema que reviertan estas tierras a sus municipalidades distritales, ya que cuentan con pocos recursos. Este pedido quedó en el congelador y no recibió respuesta del Gobierno Regional de Arequipa, según Sotelo.

 
 

www.jornaldearequipa.com