IE San Antonio María Claret de Hunter

El colegio que se enfrentó al arzobispo Javier del Río

©

 

EL BUHO

 

 

 

 

 colegio circa

Con alrededor de mil cien alumnos, el colegio Claret, de Circa, se ha visto forzado a plantar cara judicialmente a la diócesis encabezada por Javier Del Río Alba. El Arzobispado se niega a retirar la capilla Virgen de Fátima del terreno de propiedad de la institución educativa, llegando incluso a poner trabas a la construcción del local de la escuela con diversas maneras, nada santas.

 

Tuvieron que pasar quince años después del terremoto del 2001, para que el colegio San Antonio María Claret (Circa) pueda iniciar la reconstrucción de su local. La obra, gestionada por la Municipalidad de Hunter y financiada por el Banco de Crédito del Perú, encontró resistencia en la institución menos pensada: el Arzobispado de Arequipa.

 

Construida dentro del predio adjudicado por Cofopri a la Asociación de Círculos Sociales Católicos – Circa, la parroquia Virgen de Fátima se yergue en el centro mismo del colegio Claret. Pese a disponer de un terreno aledaño, desde al Arzobispado se niegan a reubicar el templo. Incluso llegando a pedir que se paralice la construcción del nuevo local para la institución educativa. ¿Cómo es que iglesia y educación llegaron a este nuevo enfrentamiento?

Un pacto de caballeros

A finales del gobierno de Alberto Fujimori, se gestó en el mismo terreno del colegio Claret un trato entre monseñor Luis Sánchez Moreno Lira y el Padre Pozzo. El arzobispo se comprometía a entregar el terreno que ocupaba en el interior del colegio Claret en un lapso de cinco años. Esto, debido a que el Arzobispado contaba con un terreno aledaño en el que se podía levantar una capilla.

Pese a que ni el Arzobispado ni Circa tienen registro alguno del pacto de caballeros entre Sánchez Moreno y Pozzo, la titularidad de los terrenos fue regularizada sin problema alguno. El año 2000, que levantaron el colegio Claret, se formalizó en COFOPRI y en Registros Públicos la afectación en uso del predio. Un total de 4 mil 646.91 metros cuadrados adjudicados a Circa el cual, desde el año 1968, ya ocupaba el colegio.

 

Sin embargo, con la llegada de monseñor Javier del Río Alba, se desconoció el acuerdo. El problema del colegio Claret se dejó de lado por unos años, ya que desde Circa prefirieron esperar un acuerdo amistoso. No ocurrió.

Hostilidades Santas

Hacia el año 2015, el crecimiento del alumnado y el deterioro progresivo de su infraestructura hicieron impostergable la construcción de un nuevo local para el centro educativo. Gestión que la Municipalidad de Hunter llevó a buen puerto gracias a un convenio de más 7 millones de soles firmado con el Banco de Crédito.

No obstante, el inicio de las obras dio nuevas dimensiones a la situación de la capilla Virgen de Fátima. El inicio de obras y la modificación del anterior trazado, alrededor de metro y medio de altura menor respecto al original, requería la reubicación urgente del templo. Según refiere el director del colegio Claret, Percy Cornejo, de parte de la institución educativa hubo ánimo conciliador para resolver el problema.

 

Iniciadas las obras de demolición del antiguo local, las relaciones con el Arzobispado empezaron a enfriarse hasta llegar al entrampamiento de la obra. El 21 de enero del 2016, a pedido de dicha diócesis, la fiscal de Prevención del Delito Esther de Amat y la Municipalidad de Hunter realizaron una intervención fiscal preventiva al predio del colegio. La visita tenía como fin inspeccionar la obra y el templo, ver en qué condiciones se encontraban, y los trabajos que aún faltaban ejecutar.

 

Una vez realizada la inspección, las observaciones hechas por los inspectores de la comuna de Hunter fueron hacia el Arzobispado y no hacia la constructora. Los funcionarios sugirieron que se paralizaran las misas hasta que terminaran las evaluaciones realizadas al templo, recomendación que no les gustó a los representantes del clero. Ante el revés y, como consta en acta fiscal, los representantes de la diócesis demandaron a la magistrada determine la detención de las obras. Pedido al que Esther de Amat tampoco accedió.

 

El veintisiete de mayo del 2016 Percy Cornejo es notificado por la presunta comisión del delito de usurpación y daños en agravio del Arzobispado de Arequipa, por daños al cerco de la capilla. En esta oportunidad el denunciante es el padre Antonio Morales Ramos, párroco del templo Virgen de Fátima. Luego de las pericias policiales y fiscales, la denuncia es desestimada por la Fiscalía Provincial Penal.

Padre Antonio Morales, párroco de Virgen de Fátima. Despreocupado ocupante precario de la capilla.

Actualmente las relaciones entre el Arzobispado y la dirección del colegio están rotas. Cornejo refiere que, en los pocos diálogos que ha podido mantener con representantes del clero, estos desconocen la documentación y se atribuyen el terreno en disputa por su carácter de “posesionarios”.

Papelito manda

Más allá de las disputas entre el colegio y la diócesis, la documentación de Registros Públicos es contundente. Según indica la partida registral P06139024, de agosto del 2000, Cofopri afectó en uso el predio en favor de Circa – MAS; con el fin exclusivo de centro educativo. Sin embargo, el Arzobispado continúa en posesión de 1 mil 250.63 metros cuadrados.

Curiosamente, en la misma manzana, la diócesis cuenta con dos predios aledaños al terreno en disputa. Uno de los cuáles, de partida registral P06139033 y de 3 mil 351.93 metros cuadrados, se encuentra baldío y con las características requeridas para edificarse como un templo y local parroquial. En tanto, el predio de partida registral P06051131 y 2 mil 549.73 metros cuadrados fue cedido por el Arzobispado a la Congregación de Religiosas Mercedarias Misioneras para la construcción de una residencia y talleres de uso comunal. Pese a esta denominación, en el lugar actualmente funciona una institución educativa particular.

 

El colegio Claret y Circa no son los únicos que consideran irregular la ocupación de parte del predio por el Arzobispado. La Superintendencia Nacional de Bienes Estatales, mediante Oficio N° 796-2016/SBN-DGPE-SDS pidió a la Asociación de Círculos Sociales Católicos – Movimiento de Acción Social (CIRCA-MAS) que realice la construcción del nuevo local del colegio en todo el terreno que Cofopri afectó en uso a su favor. Y, en consecuencia, retirar la capilla del lugar.

Según indica la partida registral P06139024, de agosto del 2000, Cofopri afectó en uso el predio en favor de Circa – MAS; con el fin exclusivo de centro educativo. Sin embargo, el Arzobispado continúa en posesión de 1 mil 250.63 metros cuadrados.

Además del litigio, la seguridad estructural del templo tampoco tiene aval. La inspección de riesgo solicitada por el colegio Claret al Gobierno Regional fue desfavorable a la capilla. El informe N° 240-2015-GRA/ORDNDC concluyó que la edificación tiene “problemas de estabilidad (…) cimientos expuestos, fisuras y grietas longitudinales y transversales en la mampostería”. Y pone en riesgo a los niños.

La justicia del hombre

Pese a la insistencia de El Búho por dialogar con monseñor Javier Del Río o sus representantes legales, desde la diócesis han optado por una cura absoluta de silencio. Solo el director de la Oficina de Comunicaciones del Arzobispado de Arequipa, Sarko Medina, aclaró la posición del clero.

El representante explicó que una eventual reubicación de la capilla Virgen de Fátima resulta impensable debido a su condición de “sitio sagrado”. Además sostuvo que la parroquia, más que una propiedad del Arzobispado, brinda un servicio a la comunidad en beneficio de los fieles del distrito, recalcando que harán todo lo posible para defender el templo dentro y fuera de los tribunales.

 

En tanto, del lado del colegio Claret ya han tomado acciones legales. Asistidos por la contundencia de la documentación que los respalda y la negativa tajante del Arzobispado a conciliar, han presentado una demanda de desalojo en contra de este último. La misma que obra en el Juzgado Especializado Civil del módulo de Hunter. Gracias a dios, a la luz de la justicia del hombre.

 

Así luce la vetusta capilla que defiende el arzobispado. En medio del área recreativo destinada al esparcimiento de los niños.

 
 

www.jornaldearequipa.com