Alegría y lucha del pueblo peruano

©

 

Mario Huamán, presidente de la CGTP | Diario UNO el noviembre 17, 2017

 

 

 

 

Para la inmensa mayoría de compatriotas, la clasificación de nuestra selección de fútbol al Mundial de Rusia 2018 es una de las alegrías más esperadas. Efectivamente, han pasado 36 años desde la última participación en una competencia de nivel mundial. Este logro es mérito del conjunto de jóvenes deportistas que pudieron superar diferentes dificultades trabajando de manera concertada, y merecen todas nuestras felicitaciones.

Pero si bien este logro ocupa la atención de la ciudadanía, han sucedido otros acontecimientos que merecen nuestra atención. En primer lugar, las investigaciones del caso Odebrecht continúan involucrando a más políticos y parece alcanzar tanto a Alan García, Keiko Fujimori e incluso al presidente de la República. Esta situación parece demostrar que los niveles de corrupción están institucionalizados en buena parte del sistema político y estatal de nuestro país.

Como una reacción a estas investigaciones puede entenderse las acciones de la bancada mayoritaria fujimorista que inicia una serie de acusaciones e investigaciones al Fiscal de la Nación y a miembros del Tribunal Constitucional. Estas acciones han sido denunciadas por importantes instituciones de la sociedad civil, como parte de un plan para socavar la institucionalidad democrática. La CGTP se ha pronunciado claramente en este mismo sentido.

La separación de poderes es parte sustancial en un régimen democrático republicano. El camino del fujimorismo es eliminar precisamente esta condición y ejercer desde su actual mayoría una suerte de dictadura parlamentaria. De esta manera buscan garantizar el triunfo de Keiko Fujimori en las elecciones del 2021 o incluso antes, si es que procede la vacancia presidencial.

Pero el verdadero objetivo de estas disputas, al interior de las diferentes facciones de la derecha, es mantener la hegemonía del modelo neoliberal en el país. Para esto, el fujimorismo utiliza el discurso de la reacción conservadora y religiosa.

La última Asamblea Nacional de Delegados de la CGTP, reunida el pasado sábado, luego de analizar la situación política, económica y laboral del país, acordó realizar un Paro Unitario Nacional Cívico y Popular (PUNCP) para el 17 de mayo de 2018. El movimiento sindical peruano, de esta manera, canaliza el malestar ciudadano y prepara la unidad popular necesaria para dar una respuesta contundente a las maniobras de la derecha neoliberal y corrupta en el país.

 

www.jornaldearequipa.com