Hildebrandt:
La lección de Chile
 
CÉSAR HILDEBRANDT  

24OCTUBRE2019

 
  La derecha se excita casi sexualmente cuando un Congreso de comadrejas conservadoras y mañosas se tumba, con un banal pretexto estadístico, a Dilma Rousseff y encumbra a un sinvergüenza como Michel Temer.

 

A la derecha le encantó el 5 de febrero de 1975, cuando los descontentos, con los apristas a la cabeza, quemaron el diario “Correo”, saquearon tiendas y se expusieron a las balas salvajes de la policía.

-El pueblo se ha expresado- decían.


-El pueblo está harto, carajo -gritaban en los cafés.
Gobernaba Velasco y había que decirle velaverde al régimen que había acholado al Perú.

A la derecha le fascina el pueblo que sale a las calles y derribe gobiernos, siempre y cuando eso pase en Túnez o en Libia o en Egipto.

-La gente ha demostrado su poder -dicen entonces.

La derecha se excita casi sexualmente cuando un Congreso de comadrejas conservadoras y mañosas se tumba, con un banal pretexto estadístico, a Dilma Rousseff y encumbra a un sinvergüenza como Michel Temer.


-Bien sacada estaba la Rousseff, que era la mandada de Lula -comentaban sus escribas.


-La democracia ha vuelto a Brasil -reflexionaban. La derecha ama al pueblo que dio vivas a Manuel Prado, que reconoció el orden sanguinario impuesto por Odría y que, antes, guardó silencio por la caída de Billinghurst y fue comparsa de Benavides y Sánchez Cerro y nuevamente Benavides. Eso sí que era pueblo: los Olaechea de todas las generaciones sabían domarlo. Y cuando había indomables, allí estaban los jueces, los catastros, los otrosíes, las minúsculas para hacer su trabajo. Y si los indomables insistían, los muy estúpidos, pues allí estaba la muerte con cara de capitán y las balas con cara de cabo y el entierro clandestino con cara de soldado raso. Era un mundo feliz.


Cuando Chile intentó dejar de ser el país secuestrado por la vieja oligarquía heredera de los pelucones -el proyecto ancestral de Diego Portales-, un día llegó el ejército que se había meado entre los escombros humeantes de Chorrillos y empezó a matar gente como si fueran los cholos de San Juan, los cholos de Miraflores, los cholos de Huamachuco y hasta los cholos burlados de aquella Arica jamás devuelta.


Fueron años de caravanas de la muerte, de picana en los huevos, de palos en la vagina, de interrogadores que no querían respuestas sino agonías, de chacales que el mismo chacal habría rechazado (Neruda dixit). Miles de muertos, miles de desaparecidos, miles de exiliados: una generación sumergida en sangre.

-Qué macho Pinochet, carajo -decían en Lima en los clubes donde las cholas seguían prohibidas de bañarse en la playa.

-Cómo no tenemos uno así igual -suspiraban limeñamente.

-Chile siempre nos llevará la delan­tera -reconocían placenteramente.

La plutocracia chilena, la que le hizo la guerra a Balmaceda y obtuvo su suicidio en el siglo XIX, la que le hizo la guerra a Allende y obtuvo su suicidio en el siglo XX, no quería esta vez que se cometieran los errores del pasado. Esta vez sí que sería para siempre. Chile sería un país

Piñera y su guerra inmóvil, atado eternamente a la dictadura de la élite. La profecía de Fukuyama se cumpliría en el Chile de Pinochet: la historia habría terminado. Para eso estaban las Fuerzas Armadas, aquel ejército invencible que había matado civiles tomados como “pri­sioneros de guerra” tras el golpe, aquella Fuerza Aérea que había misileado La Moneda, aquella Armada que había prestado algunos de sus buques glo­riosos como centros de reclusión y de tortura. La vieja oligarquía chilena creyó mineralizar el país con la Constitución pinochetista, el ancla que dejaría al país en el único embarcadero de la felicidad: el liberalismo impuesto por las bayonetas.


De modo que los ricos, que habían olido el peligro de las chusmas de Allende, financiaron el paisaje que pintó Milton Friedman, que bendijo el puerco de Escrivá de Balaguer y que suscribió, penosamente, Jorge Luis Borges.

Los ricos se hacían cada vez más ri­cos. Y los pobres aguantaban mientras las clases medias trataban de entrar al porche de la fiesta. Todo estaba bien atado en el Chile de Pinochet y todo estuvo atadísimo cuando Pinochet mejoró el mundo con su muerte. Franco creyó que dejaba todo bajo arreglo y se equivocó. Pinochet no cometió ese error. Chile no sería la España anarquizada por la democracia pueblerina que llegó después de la muerte del Caudillo.

Y así fueron llegando los gobiernos de la Concertación y ni Lagos ni Bachelet se atrevieron a meterse con la Constitución de Pinochet y con el orden de cosas impuesto por la dictadura y respaldado por los uniformados. Un Baquedano espectral, tan invisible como poderoso, lo controlaba todo.

Chile era el ejemplo de las derechas reunidas de América Latina. Todos los Bolsonaro de este subcontinente lo tenían como ejemplo de sensatez, orden y éxito.

La derecha peruana adoraba a Pinochet. Le habría regalado Tacna si la hubiese pedido y si de ella habría dependido entregarla.

-El liberalismo ha demostrado que es el modelo insuperable -decían.
Pero algo se cocinaba en Chile. La desigualdad era de las más inicuas del mundo, la sociedad de consumo ofrecía sus manjares, sus viajes y sus máquinas en la tele pero los sueldos estaban por debajo de los sueños, la educación privada era muchas veces inaccesible y la pública fe sacaba la vuelta a la oficial gratuidad, las AFP ganaban como nunca y los medicamentos costaban como siempre, las pensiones eran de hambre. Y mientras los barrios altos se convertían en guetos de la abundancia y exhibición de la demasía, el rencor acumulado zumbaba como abeja por las calles comunes.

Hasta que el segundo Piñera, más bruto que nunca, más oligarca y ajeno que jamás, dijo otra vez “que se jodan” y mandó subir el precio del metro de Santiago.

Abrió el corcho este hombrecito indigno, siete leguas por debajo de Jorge Alessandri, y lo que olió no fue un carmenere de la región central sino el antiguo olor de la explosión social, el mismo y arduo aroma a descontento que todos percibieron en Iquique, el año 1907, cuando el general Silva Renard masacró a 300 salitreros que protestaban por las duras condiciones de trabajo y los salarios de hambre.

A este hombre, entonces, a Piñera, ante las manifestaciones y saqueos -la violencia anecdótica y fatal que responde al despojo brutal de la esperanza-, no se le ocurrió mejor idea que volver a llamar a los generales a ver si algún Silva Renard lo sacaba del apuro.

No funcionó. Porque el miedo ha huido de Chile.

LA LUCHA CONTINÚA

Rugen los chilenos reclamando lo que les pertenece. Lo que les quitaron a la fuerza desde 1973. Lo que les siguieron quitando todos estos años.

Y a este pueblo digno que ha despertado, la podre derechista del Perú le llama “peón del castro-chavismo”.

Cuando Pinochet se rodeaba de masas acarreadas en buses públicos y salía a leer lo que los Chicago Boys le preparaban, entonces “el pueblo sabía quién era su líder”.

Ahora que Chile ha dicho basta, entonces es que los comunistas internacionalistas deben estar metiendo su cuchara.

En esta columna dijimos desde hace mucho tiempo y hasta el cansancio que el modelo liberal, en modo bestia, fue impuesto en Chile y en Perú por sendas dictaduras. El trolismo nos respondió con sus desmanes y los comentaristas oficiales prefirieron no tocar el tema.

Ahora sí que se abre el debate. La ira de los pueblos es la que hace la historia. Es la ira que liberó a Norteamérica del imperio británico, la que independizó América, la que descolonizó Asia y parte de África. La que nos habrá de librar de la dictadura liberal que nos castiga con su monotonía y su infalibilidad plagada de mentiras.

 

Tomado de Hildebrandt en sus trece n° 465, 25oct19 por LECTURAS INTERESANTES Nº 926

 

 

 

Jornal de Arequipa no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

 

www.jornaldearequipa.com