www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com

 

 

 

.

Hildebrandt en sus trece: Desgarros

© RICARDO VELASCO

 

 

 

 

   


VIVEZA CRIOLLA. Verónika Mendoza está en su derecho de recolectar firmas e inscribir a su partido: Nuevo Perú, cuando le plazca o pueda, eso no está mal. Lo que si es una reverenda pendejada es que recolecte las firmas diciendo que son para el Frente Amplio cuando en realidad son para inscribir a "Nuevo Perú. Aquí está la madre del cordero. Desde la renuncia en bloque de algunos militantes de Tierra y Libertad, sonsacados por topos de Mendoza en TyL como Glave, Huilca y Francke, además del "apoyo incondicional" de Manuel Dammert el "comunista revolucionario" medio neoliberal, este grupo convocó un Congreso donde acordaron formar el nuevo partido que ya estaba formado: Nuevo Perú, no contando que Frente Amplio es el nombre comercial o razón social de Tierra y Libertad, agrupación política que tiene inscripción oficial (legal) ante los organismos electorales del país, y cuyo "dueño" no es otro que Marco Arana, aunque ellos controlen la "personería". Y ellos (y ellas) allí no caben.

 

 

 

 

La última vez que Verónika Mendoza y Marco Arana se vieron las caras fue el 24 de diciembre del año pasado. Habían pactado una reunión privada a la que cada uno asistió acompañado de una persona de confianza. Consultado sobre el encuentro, Arana se limitó a decir. “Estamos buscando acuerdos”. Un testigo de la reunión asegura que, en realidad, lo único que quedó claro es que el divorcio entre Mendoza y Arana no tiene marcha atrás. De hecho, esa misma tarde, a la cita con el presidente Kuczinsky sólo asistió Arana.


“Ella recibió la invitación de parte de Fernando Zavala dos días antes, pero no quiso ir porque le fastidió que Arana nombrara unilateralmente un nuevo comité permanente del Frente. Ese nombramiento se hizo justo un día antes de la cita entre Arana y Mendoza”, revela una fuente cercana a la ex congresista. Ciertamente el preámbulo del encuentro entre Arana y Mendoza”, revela una fuente cercana a la ex congresista. Ciertamente el preámbulo del encuentro entre los dos líderes no fue precisamente cordial. El día anterior a la reunión Arana nombró unilateralmente un nuevo comité permanente para el Frente Amplio, escogiendo como integrantes a gente de absoluta confianza. “Había una comisión permanente pero esta no funcionaba. Entonces una serie de los miembros del Comité hizo una convocatoria, como lo permiten los Estatutos, y los que han respondido conforman el nuevo grupo”, explica el congresista frenteamplista Wilbert Rozas, del bloque aranista. El gesto era todo un mensaje a su ex socia política.


Una semana después Arana acudió acompañado de su colega Wilbert Rosas a la reunión del Acuerdo Nacional sin invitar a ningún miembro del ala mendocista, quienes interpretaron el gesto como un nuevo desaire. “El sector de la bancada que lidera Tierra y Libertad se ha tomado las cosas apresuradamente y ha atropellado los derechos del otro sector. Esto ha ocurrido desde un comienzo pero se ha agudizado en los últimos tiempos”, dice el parlamentario Alberto Quintanilla.


Para tratar estas situaciones, hace semanas Mariza Glave, vocera alterna del Frente y mano derecha de Verónika Mendoza en el Congreso, presentó a Arana un reglamento en el que establece, entre otras normas, que las decisiones sean tomadas de mutuo acuerdo entre ambos bloques. Sin embargo, hasta ahora, Arana no responde. “La aprobación de este reglamento no ha sido resuelta hasta ahora”, asegura el legislador Quintanilla. Según Humberto Prado, coordinador general del FA, el ex sacerdote “no quiere firmar el reglamento y todos están a merced de sus arbitrariedades”.


Desde las filas de Arana responden. “Verónika Mendoza quiere tener su partido propio. Ellos han hecho una estrategia para arrebatarnos el partido. Mendoza siempre ha jugado el papel de no matar una mosca, pero ella es quien dirige esa estrategia”, afirma el congresista.


Las crispaciones llegaron a su climax con el nombramiento de Jorge Castro Bravo como miembro de la comisión Lava Jato. Otra vez; desde el otro bando, apuntan a Arana como el responsable de esta designación inconsulta. “En la última sesión de la bancada le avisamos a Marco que tanto Richard Arce como yo queríamos integrar el grupo, pero fuimos ignorados”, dice Quintanilla.

 

 

 

 

 

La designación del congresista Jorge Castro Bravo, integrante del movimiento Tierra y Libertad, como misión multipartidaria encargada de investigar el caso Lava Jato, ha sido el último encontronazo entre las dos facciones. Y lo cierto es que, tras la entrevista, Jorge Castro apunta a que el trámite de divorcio no será amistoso.


- Marisa Glave le envió una carta notarial porque usted la acusó de haber pactado con Gino Costa para elegir a Víctor García Belaunde presidente de la comisión, en lugar de apoyarlo a usted.


- Sí, pero esa carta es un chiste. Cuando se estaba instalando la comisión, yo conversé con Gino Costa y él me dijo que había decidido, con Marisa, el apoyo a Víctor García Belaunde para presidencia del grupo. Nunca afirmé que ella había dicho eso.


- También le reclaman que usted haya sido elegido a dedo por Marco Arana sin consultar con el resto de la bancada.


El vocero es el que tiene la representación. Arana nombró de igual manera para otras comisiones. A Manuel Danmert, por ejemplo.


- El bloque mendocista de la bancada reclama que Arana actúe unilateralmente al, por ejemplo, elegir a su acompañante a la reunión del Acuerdo Nacional.


- Eso es una gran mentira. Lo que pasó es que cuando salió la convocatoria de AN, Verónika misma dijo que no iría. Tampoco Marisa Glave quiso ir. Estaban en una etapa de sublevación.


- Pero en el Frente Amplio ahora hay dos direcciones políticas con dos comités permanentes en funciones. (Uno propuesto por Arana y otro, el original, de mayoría mendocista.


- Usted pregunte cuantos votos sacaron esos mendocistas. Yo lamento mucho esa posición de Verónika. Quizás la han asesorado mal. No reconoce que lo alcanzado (en las elecciones pasadas) es por el trabajo de Tierra y Libertad en todo el Perú.


- ¿Considera que los 3 millones de votos obtenidos en las elecciones no serían por el liderazgo de Mendoza?


- Esos votos fueron por el esfuerzo de Tierra y Libertad, el verdadero Frente Amplio. Los mendocistas creen que esos millones de votos fueron por ellos y que van a conseguir lo mismo en firmas. Ojala lleguen aunque sea a la tercera parte.


- ¿Nadie puede parar los enfrentamientos en el Frente Amplio?


- Hay un tema de fondo que mantiene la división permanente. Hay un grupo vinculado a los señores de Lima, a los que llaman “los caviares”, que tienen una visión centralista del Perú. Nosotros, que venimos de provincias, tenemos otra visión. Eso produce un choque.


- ¿Pero dentro de la bancada hay 17 representantes de provincias y sólo 3 son de Lima. ¿Quiénes serían los de la visión centralista?


- Bueno esa visión la tienen primero los de Lima, lógicamente (Marisa Glave, Manuel Dammert e Indira Huilca), y luego un problema de contagio. Gente de provincias viene acá, se caviarizan se sienten los reyes del mundo y más limeños que la propia plaza de armas. Yo les he dicho eso, que se han caviarizado. A algunos les duele y a otros no les interesa.


- ¿Qué es para usted un “caviar”?


- Es una persona que tiene un alto nivel de vida. Supuestamente se adhiere a las posiciones de izquierda pero mantiene los lujos en su estilo de vida. Al final es muy fácil hacerte pasar como izquierdista y nunca trabajar como ellos.


- ¿Ese es el mayor problema en el Frente Amplio?


- Hay un grupo grande que trabaja desde Lima y que está vinculado a un sector medio-alto de la sociedad peruana con poses progresistas que le dan una serie de ventajas. El problema es que si la sociedad se sigue caviarizando vamos a mirar siempre para arriba y nunca hacia abajo.


- ¿Hay racismo dentro del Frente Amplio?


- Hay algunos rasgos discriminatorios, hay que ser sinceros. No todos venimos de abajo. Aquí quieren hacer la revolución desde Miraflores o San Isidro. Es increíble, es algo que no pueden hacer ni en su casa.


- ¿Forma parte del comité permanente anunciado por Arana?


- Voy a ser incluido y tengo la obligación de asumirlo porque soy congresista.


- ¿Cómo queda el Comité Permanente anterior con Humberto Prado, Pedro Franke, Marisa Glave e Irma Flucker?


- Ellos han formado otro comité permanente, no quieren este. No es que haya dos, hay uno solo. El de ellos es uno de facto, de golpistas.


- ¿Este año los partidos comenzarán a recibir financiamiento del Estado. ¿Esto agudizará todavía más la crisis de la bancada?


- Ese tema de dinero lo conozco a profundidad, aunque es cierto que la gente de Nuevo Perú ya está diciendo cómo será la repartición del financiamiento. Otro detalle es que nosotros (Tierra y Libertad) estamos pagando las deudas de la campaña, lo que consumieron todos. Ellos (Nuevo Perú) se han olvidado de las cuentas, tienen un interés por el dinero, son absolutamente mercantilistas.


- ¿La agenda sobre temas de género impulsada por sus compañeras Marisa Glave e Indira Huilca le molesta?


- No soy homofóbico.


- Pero apoyaría una iniciativa de ellas para legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo?


- Podría ser, tendría que ver el proyecto y saber de qué homosexuales se trata. Pero esos son temas que, para mi, se ven en países desarrollados y en sectores altos de la sociedad. Esa agenda aún es secundaria aquí. Hay otros problemas más elementales y básicos por resolver.

 

 

 

 


 

 
 

www.jornaldearequipa.com