.

Botín a la vista

.

Alfonso Ramos | Hildebrandt en sus Trece.

ABRIL2019

 

 

Todo apunta a que, con el apoyo del cameleónico Juan Sheput, Fuerza Popular podrá adueñarse del Congreso otra vez.

Fuerza Popular tendría todas las de ganar en la próxima elección de la Mesa Directiva. Los fujimoristas aseguran en la interna tener los cinco votos del Apra y los siete votos del Grupo Concertación Parlamentaria. En total sumarían 67 votos, la mayoría simple que necesitarían para imponerse. “Vamos a presentar un candidato y vamos a pelear”, dice el Congresista fujimorista Juan Carlos Gonzáles.

Gonzáles apunta que entre Cecilia Chacón y Rosa Bartra saldría la candidata fujimorista para presidir el Congreso. “Las dos son excelentes candidatas y muy capaces. No veo otra persona”, dice este vocero oficial.

Miguel Torres, otro de los voceados para ser cabeza de lista, comentó a la agrupación que no tiene interés en postular, que ya no le interesa mucho la política y que sólo se queda en la bancada por lealtad a Keiko Fujimori, a quien conoce desde que eran niños”.

Chacón considera que merece ser reivindicada en el partido, después de ser relegada por Daniel Salaverry como cabeza de lista en la anterior elección de la Mesa Directiva (del Congreso). De acuerdo a fuentes de este semanario, Chacón quedó muy dolida con Keiko Fujimori porque ésta prefirió a Salaverry. “Cecilia quedó muy golpeada e hizo una cura de silencio en los medios. Incluso no salió a defender a Keiko Fujimori públicamente de las acusaciones por el caso Odebrecht en los primeros meses de la detención”, dice una fuente cercana a la legisladora.

La congresista cree que esta vez se le dará la oportunidad por ser una de las pocas que reivindicó en la bancada la figura de Alberto Fujimori. Chacón ya mueve sus fichas e, incluso, le ha ofrecido a Marisol Espinoza, ex vicepresidenta y legisladora de Alianza para el Progreso, ser parte de su lista. Espinoza no ha respondido todavía la oferta.

Cecilia Chacón tendrá que competir internamente con Rosita Bartra. Las dos no tienen una buena relación de acuerdo a fuentes del fujimorismo. El estilo de confrontar de Bartra le ha generado anticuerpos dentro del partido. La ex presidenta de la Comisión Lavajato cuenta solamente con el apoyo incondicional de Karina Beteta. Sin embargo Keiko Fujimori valora en Bartra su lealtad y ciega disciplina, a diferencia de Chacón. Pero estando presa, su influencia se ha relativizado.

En el fujimorismo ya vienen cocinando la lista una lista. Por lo pronto, el secretario general y matón verbal Luis Galarreta se ha reunido con Juan Sheput, vocero de Concertación Parlamentaria, para ver el tema de la repartija. En la negociación Galarreta le habría dicho a Sheput que no tendría problemas si él encabeza la fórmula Fujimorista. Fuese cual fuere el resultado de la negociación, los fujimoristas ya dan por seguro los siete votos de Concertación Parlamentaria, el invento de laboratorio de Sheput con miras a recuperar protagonismo.

En este escenario, el retorno de Kenji Fujimori, Guillermo Bocángel y Bienvenido Ramírez para conquistar la mesa directiva pasa a segundo plano. “El tema de Kenji no lo hemos tocado en las reuniones de bancada. Hay que tener respeto por los congresistas nuestros que los vienen reemplazando (Ángel Neyra, María Remos y César Campos), quienes han sido bien leales, dice Carlos Gonzáles.

Si bien es cierto que Galarreta y Luz Salgado se han mostrado a favor de discutir el regreso de de Kenji Fujimori, en el partido no han acelerado el paso para definir la situación del benjamín de la familia. Y es que el retorno del suspendido parlamentario no garantiza los votos de Cambio 21 para los fujimoristas. “No habrá pacto y alianza con Fuerza Popular”, dice a Hildebrandt en sus trece el legislador Clayton Galván, de Cambio 21. En esa misma línea está Maritza García.

Además Kenji Fujimori no tiene comunicación con su hermana Keiko y solo fue a verla a la cárcel, “Kenji no olvida que ella promovió su salida del Congreso, aunque todo puede pasar”, dice una fuente cercana al legislador. El ex socio de Pedro Pablo Kuczynski fue invitado al encuentro que tuvo Fuerza Popular con Alberto Fujimori, el pasado 23 de marzo, pero rechazó la invitación.

A estas alturas al único que podría beneficiar el regreso de Kenji al Congreso es a Daniel Salaverry, quien aspiraba ir a la reelección. La bancada de Cambio 21 tiene actualmente ocho legisladores. Si retornaran los otros tres, serían once, Salaverry ha buscado acercarse a Fujimori, pero este no ha aceptado un diálogo con él. El menor de los Fujimori considera al presidente del parlamento uno de los cerebros del operativo de los “Mamanivideos” que le costó la expulsión del Congreso.

La realidad pinta por ahora un sombrío panorama para el presidente del Parlamento. Y es que en la actualidad solo tendría 24 votos asegurados: los veinte de la izquierda (Nuevo Perú y Frente Amplio) y los cuatro de los no agrupados (Israel Lazo, Yesenia Ponce Patricia Donayre y Rolando Reátegui).

Fuentes del Congreso dicen que tildar de “traidor” a Vizcarra lo ha alejado de las bancadas próximas al presidente al presidente. Se refieren a peruanos por el Cambio y la bancada Liberal, que juntas suman once votos.

“Salaverry sólo puede ganar si rompe a la bancada fujimorista”, dice un hombre cercano al presidente del Congreso. El congresista liberteño ya entró en campaña y sondeó en primer lugar a Úrsula Letona, de acuerdo a fuentes de su entorno, para unirse a su lista.

Letona es considerada clave por Salaverry porque podría influir en otros congresistas de Fuerza Popular, especialmente en los descontentos de provincias.

Faltan tres meses para la elección de la Mesa Directiva y en un ambiente lleno de potenciales tránsfugas, cualquier cosa puede pasar. Sin embargo, todo parece indicar que Fuerza Popular se adueñará otra vez del Congreso. ¿Veremos a Galarreta con los pies subidos a una carpeta y a Rosita Bartra más henchida que nunca? Veremos.

 
 

 

Jornal de Arequipa no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

 

www.jornaldearequipa.com