www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com

 

 

¿A partir de Verónika Mendoza?

¿Como entiende Fredy León la "unidad"?

©

VICTOR F. VILLANUEVA & RAFAEL RODRÍGUEZ

 

 

capture_2016-11-19-22-40-12

Fredy León y Veronika Mendoza en París

El Documento de Lima

 

 

 

Fredy León y los exiliados políticos del PC en Europa (http://www.pcperuano.com/) se quieren veronikerizar o ya se veronikarizaron. Olvidan que fue Verónika Mendoza quien nos metió en el embrollo de apoyar a Kuczynski, pese a los agravios del gringo. Sin embargo eso no es lo peor, pese al aprieto, pues el dilema era entre el tifus o el cólera. Lo peor -y que ha levantado más sospechas de las que había- es la unánime condena de sus voceros y de ella misma a la Revolución Bolivariana y su apoyo a la oposición fascista en Venezuela. ¿Importan algo los principios? En el caso de León pareciera que no, pues mientras, a través de sus escritos, critica al PC, su expartido, por no ser tan revolucionario como él quisiera, por otra parte apoya un proyecto socialdemócrata de derecha con ¿vagas? conexiones con USAID, que, lo primero que hacen sus voceros al ser proclamados como congresistas es atacar a Venezuela.Verónika Mendoza, tiene varias oscuridades que debe aclarar.

 

Afirma León que lo de Santos es un movimiento electoral y por el contrario el frente que viene impulsando Verónika y su Estado Mayor va a construir un movimiento orgánico de izquierda lejos de la coyuntura electoral, porque el espacio social ganado por Mendoza tiene mayor potencialidad política que puede convertir a la izquierda en la principal fuerza orgánica gravitante de la izquierda, sobre la que se construya la nueva mayoría política y social que necesitamos para transformar la patria ¿Cree León -real y honestamente- que la señora Mendoza de Millones va a cumplir ese papel?

 

 

UNIDAD PARA VENCER

©

Fredy León

 

 

 

Dice León

WIRATACA

 

 

 

(No) tiene sentido luchar por ser gobierno si no construimos la fuerza social que permita garantizar la gobernabilidad del nuevo gobierno y avanzar en el proceso de transformaciones. ? A nivel de las izquierdas no existe una fuerza política que por si sola esté en capacidad de garantizar esos objetivos. De ahí que la unidad del movimiento popular y político tiene un profundo sentido estratégico. Es una unidad integral que busca construir una nueva correlación de fuerzas a nivel de la sociedad, vertebrar la fuerza política que nos permita derrotar electoralmente a la derecha y avanzar hacia la conquista de nuestros objetivos estratégicos. / Ese es el nudo gordiano que tenemos que desatar. La política de alianzas tiene que plantear con toda claridad cómo terminar con esta etapa infértil de dispersión que viven las izquierdas y entrar en un nuevo período de construcción de la unidad del pueblo peruano, si es que realmente queremos ser gobierno el 2021. / Lo ideal sería juntar todo ese espacio social y político de las izquierdas en un solo frente. / Existen condiciones objetivas para avanzar en esa dirección. / Son mas los temas que nos unen que los que nos dividen. Compartimos el rechazo al modelo neoliberal; queremos una nueva Constitución; planteamos modificar el patrón primario-exportador de la economía; defendemos el medio ambiente; propugnamos el desarrollo de una minería responsable; buscamos redistribuir de manera justa la renta nacional; luchamos por ampliar los espacios democráticos y reconocer los derechos ciudadanos: y somos fervientes partidarios de construir la unidad regional fuera de la tutela del imperialismo yanqui. / La debilidad se encuentra a nivel de la subjetividad política. No existe voluntad ni conciencia política para atreverse a dar ese paso. Para justificar la división existen miles de argumentos. Para oponerse a la unidad, solo una: nuestro sectarismo. Y el sectarismo sigue siendo fuerte en las izquierdas.

 

El proyecto que encabeza Santos es un movimiento netamente electoral, con un fuerte componente caudillista, que tiene un discurso excesivamente defensivo, dirigido principalmente a los sectores marginales de la izquierda. El mayor capital político de este movimiento es la figura de Santos, pero también es su límite. Santos es un combativo dirigente popular que puede aportar mucho al desarrollo de la izquierda, pero como cabeza de un movimiento político muestra muchas limitaciones y creo que difícilmente podrá proyectarse como una alternativa real de gobierno. Optimistamente, su máxima aspiración sería sobrevivir luego del 2021. Pero si Santos tiene un espíritu de grandeza, puede jugar un rol importante contribuyendo a articular la mas amplia unidad de las izquierdas para tener una sola candidatura presidencial en el 2021.

Si lo de Santos es un movimiento marcadamente electoral, el frente que viene impulsando Verónika aparece más interesado en construir un movimiento orgánico de izquierda y que pueda trascender la coyuntura electoral. El espacio social ganado por Verónika tiene mayor potencialidad política, suma distintos sectores sociales, refleja una renovación de la política, permite darle una proyección estratégica a la acción de la izquierda, y sumado al liderazgo ganado por Verónika, puede convertirse en la principal fuerza orgánica gravitante de la izquierda, sobre la que se construya esa nueva mayoría política y social que necesitamos para transformar la patria.

Una política de alianzas que tome en cuenta los verdaderos intereses del movimiento popular y que desde ahora asuma con responsabilidad la lucha por ser gobierno el 2021, pasa necesariamente por fortalecer ese espacio político que Verónika viene impulsando y trabajar de manera coherente para ampliar los horizontes revolucionarios y crear una correlación de fuerzas favorables al movimiento popular.

Mantenerse al margen de ese proceso de construcción del Frente Amplio o seguir promoviendo la dispersión de fuerzas, es hacerle un flaco favor al fujimontesinismo

 

 

.

 

www.jornaldearequipa.com