Trascrito y enviado por Teófilo Bellido

Expediente Yoshiyama(*)

©

 Eloy Marchan

 

 

La Fiscalía encuentra coincidencias extraordinarias entre lo dicho por Jorge Barata y la suma de extraños aportes en las cuentas de Fuerza Popular. Un abismo judicial se asoma ante la ex primera dama de la dictadura.

Keiko Fujimori tiene 2’875,247 razones para estar seriamente preocupada. Ese es el monto exacto de soles que el círculo cercano a Jaime Yoshiyama aportó a sus dos campañas presidenciales. El Ministerio Público viene siguiéndole la pista a este dinero, una cifra que se acerca mucho a la que Jorge Barata asegura haber entregado al ex secretario de Fuerza Popular.

Al fiscal José Domingo Pérez no le sorprendió que Jorge Barata mencionara el nombre de Jaime Yoshiyama como uno de los receptores de la plata que llegaba de Brasil. Esa fue una información que reafirmó la hipótesis en la que trabajaban en el Ministerio Público. Desde diciembre pasado el ex ministro fujimorista está en el radar del fiscal de lavado de activos, un objetivo que se fue reafirmando con el testimonio de algunos congresistas que fueron citados en calidad de testigos del despacho de Pérez y que dieron pormenorizados detalles del importante rol que el ex secretario general de Fuerza Popular tuvo en la campaña del 2001.

Tras tres meses de pesquisas en la oficina de Lavado de activos la información recogida sobre Yoshiyama es considerada “de vital importancia” para armar el rompecabezas las finanzas fujimoristas. De hecho una parte de lo recabado ha sido decisiva como argumento como argumento legal para que el Poder Judicial autorizara el allanamiento de la vivienda de Yoshiyama el martes último.

Uno de los principales hallazgos que ya tiene el Ministerio Público sobre el ex ministro de Transporte es que la mayoría de los aportes por encima de 25 mil soles que en Fuerza Popular han registrado ante ONPE tienen alguna vinculación con él. Además, se han encontrado que son 22 las personas de su círculo más cercano que figuran como financistas fujimoristas. En la lista hay hijos, sobrinos, cuñados, consuegros, socios, empleados y hasta algunos de los amigos con los que Yoshiyama juega golf en el Club La Planicie.

Las investigaciones fiscales sobre el rastro del dinero que el círculo de Yoshiyama aportó a Keiko Fujimori están divididos en tres momentos: La campaña 2011, el periodo 2014 – 2015 y las últimas elecciones presidenciales. Las cuentas hechas por el despacho de Pérez han arrojado que en el primer periodo de análisis entraron a Fuerza Popular 1´507,586 soles de personas vinculadas al ex ministro de Transportes. En los años 2014 y 2015 la suma fue de S/.371,977, y en la campaña del 2016 la presencia fue de 995,687 soles. 

Juan Carlos Luna Frisancho, un ex empleado y ahora socio de Yoshiyama, es la persona que más dinero ha aportado al fujimorismo en los últimos siete años. Luna, un peruano residente en Estados Unidos desde hace 15 años, ha aportado a título personal y a través de su ONG LVF Liberty la suma de S/.672,074 soles. Su padre, el abogado Carlos Luna Venero, quien es amigo personal de Yoshiyama también registra aportes por S/. 64,802. El Ministerio Público ya ha pedido información a Estados Unidos sobre Luna, quien es investigado desde hace unos meses también por lavado de activos. 

Otro importante aportante al cual la fiscalía ha echado el ojo es Carlos Blanco Oropeza, un ex congresista fujimorista que desde hace 15 años trabaja para Yoshiyama como gerente de su empresa Kuresa, una firma que se dedica a la fabricación de cintas adhesivas. A nombre de Carlos Blanco figuran aportes a Fuerza Popular por 355,541 soles. Los familiares de Blanco también son entusiastas mecenas de Keiko Fujimori. Por ejemplo, sus hijos Miguel y Carol registran aporte de S/.138,450 y S/,135,500, respectivamente.

El propio Jaime Yoshiyama también figura como aportante de las campañas de Fuerza Popular. El figura como donante de 205,020 soles, los que desembolsó el 6 de enero del 2016, según las cuentas del partido de Keiko. En la tabla que la Fiscalía ha elaborado, los siguen su sobrina política Joon Lim (S/.282,095), su consuegra Sil Lee (S/.138,850) y su ahijado Oscar Moritami (S/.138,500). En esta lista de aportantes también aparece un generoso sobrino, Jorge Yoshiyama, quien entre el 2014 y el 2015 donó S/.143,466. 

Este aporte llama poderosamente la atención si tenemos en cuenta que el 2011 el sobrino de Yoshiyama tuvo que pedir un crédito para pagar un departamento de medio millón de dólares en Miami. Y dos años más tarde, en el 2013 tuvo que solicitar el refinanciamiento de la deuda por trecientos dos mil dólares. ¿Quién pide un préstamo y luego dona desinteresadamente más de cien mil soles?

Los investigadores del Ministerio Público también han dado con una lista de amigos con los que Yoshiyama suele jugar golf en el Club La Planicie. Se trata de seis brasileños de origen japonés que visitan asiduamente Perú. Algunos de ellos son Eduardo Miqui, Stela Toyama, Higaya Miyagi y Junko Omura, quienes entre todos suman aportes a Keiko por 184,446 soles. 


(*) Tomado del artículo Expediente Yoshiyama, escrito por Eloy Marchan. Publicado en Hildebrandt en sus trece, viernes 9 de marzo del 2018. (Teófilo Bellido)

 
 

www.jornaldearequipa.com