.

La voz de las masas

.

Gustavo Espinoza M.

MAyo2019

 

El mensaje del Presidente Vizcarra le ha dado una vuelta más a la tuerca. Cuando se creía cerrado el círculo de la impunidad, luego de la votación congresal del martes pasado, se abrió un nuevo escenario en esta inacabable Cajita de Pandora, en la que se ha convertido la política peruana en la última década. Por lo demás, el casi “ultimátum” presidencial, sembró la confusión, tanto en los predios del fujimorismo más agresivo, cuanto en las intemperantes voces de los radicales que, en las redes sociales, algunas veces no dan pie con bola.

Veamos: el Presidente ha cuestionado cinco decisiones recientemente adoptadas por el Parlamento: La protección a la inmunidad Parlamentaria usada para blindar a delincuentes y corruptos; La habilitación para que puedan ser candidatas personas sentenciadas por delitos similares; la imposibilidad de hacer elecciones internas en los partidos para promover candidaturas que no sean impuestas por las cúpulas; la poca voluntad mostrada para la eliminación del voto preferencial; la resistencia a asegurar la participación igualitaria de las mujeres en los comicios públicos y finalmente, la incapacidad de proscribir el uso del dinero sucio en las campañas electorales.

En sentido contrario, el Mandatario afirma que la inmunidad debe desaparecer, o regularse de otro modo, para que no sirva como escudo protector para delincuentes; los sentenciados por estos delitos no puedan aspirar al desempeño de funciones sometidas al reconocimiento electoral; los candidatos sean promovidos en los partidos en comicios internos democráticos y justos; el voto preferencial sea eliminado; las mujeres tengan “cuota de género” que asegure su participación igualitaria en las listas parlamentarias; y el financiamiento abierto de los colectivos partidarios sea proscrito por ser fuente de corrupción y otros.

Hasta ahí, los elementos formales del debate y en los que se basa lo que se ha dado en llamar el “pedido de confianza” del Presidente de la República al Congreso Nacional, y cuyo desenlace se producirá en pocos días.

Como han dicho los expertos, si se produce la “confianza” de la Cámara, todo seguirá al mismo ritmo: habrá un diálogo desigual, se estabilizará el oído de sordos en el que unos hablarán lo que esperan les sea escuchado; y otros, oirán lo que les plazca Nadie desatará el Nudo Gordiano de la política criolla, y todos sentirán que “ganaron”. El país, seguirá en la misma. Si gana el SI, todo queda ahí. Si, por el contrario, se rechaza la confianza –también lo dicen los juristas- el Presidente Vizcarra se pondrá las botas, disolverá el Congreso y convocará elecciones en el lapso de cuatro meses. Como no hay límite ni objeción legal alguna, todos podrán ser candidatos, y podremos ver a varios de los mismos, diciendo las misma cosas.

Porque eso es así, el ánimo de los congresistas podrá trastocarse. Por un prurito de dignidad, los parlamentarios fujimoristas y apristas debieran decir NO a la confianza, pero eso no “les conviene”. Y los de la oposición a esas tiendas debieran votar SI porque, en lo fundamental, comparten las ideas que el Ejecutivo pone en consulta.

Ocurre, sin embargo, que a la Mafia, le conviene que las cosas sigan igual, Por eso, están dispuestos a todo, con tal que no se disuelva la Cámara, ni se convoque a nuevas elecciones en las que sus posibilidades electorales serían francamente remotas. En otras palabras, y más allá de principios y valores propios, el SI se acomoda más a sus intereses. A la Oposición, en cambio, le luce mejor el NO, es decir, el rechazo a la petición presidencial, para que se dé el salto: se disuelva el Congreso y haya nuevas elecciones. Pareciera que ese es el razonamiento de Marco Arana y de Verónica Mendoza, dos de los que tienen tela que cortar en la materia. Y es que, más allá de una, u otra opción; está el sentimiento popular, la voz de las masas, que se hizo sentir ya en días pasados. Núcleos de Colectivos –divididos por razones insondables- salieron, a expresar la voz de la calle, la opinión ciudadana.

Vizcarra lo ha anotado. Hablando a los peruanos, ha reconocido: “son ustedes los que realmente pueden cambiar esta situación”. Y claro. Hay que tomarle la palabra. En esa línea, debe prohibir que la policía reprima al pueblo -ocurrió en Puente Piedra- y no facilite el desplazamiento de la Mafia hacia la Plaza Bolívar. ¿Está claro?

La voz de las masas es diversa. No siempre homogénea. Es más, incluso, luce contradictoria. Cada quien tiene su propia bandera. Para unos, basta derrotar a la Mafia. Para otros, hay que asegurar “que se vayan todos”. Hay quienes piden ”elecciones ahora”. Y otros que afirman que lo fundamental es que Chávarry sea destituido y que –mejor- vaya preso; que se combata a la delincuencia, y que se acabe con los favoritismo a las pandillas de “venecos” llegados a nuestro suelo a delinquir, bajo la protección de Popolizio y comparsa.

Casi todos coinciden, sin embargo, en respaldar a los Fiscales que ya pusieron tras las rejas a varios de los “cogotudos” -una palabra favorita de Isidoro Gamarra, para aludir a los poderosos- En el fondo, el sentimiento es el mismo: la gente no soporta ya lo que ocurre en el país, pero no siempre percibe lo que avizorara, con singular perspicacia Antonio Gramsci: “El viejo mundo se muere. El nuevo, tarda en aparecer. Y en ese claroscuro, surgen los monstruos”. El italiano que muriera en abril del 37 , aludía a Mussolini; pero nosotros podríamos hablar de un fascista cualquiera, de un criollo dispuesto pescar a río revuelto bajo el impulso de los yanquis. Por ahora, la “vacancia presidencial” será su carta. Los que piensan como Mulder, o García Belaunde se sumarán a ese carro, aunque estén “a la izquierda”.

Descontentos, por las coimas unos; los peajes, otros. Solidarios con las Comunidades Campesinas; y rechazando todos la represión policial y la impunidad de la Mafia, centenares de miles, harán valer la opción de multitudes, la voz del pueblo.

 

 

 

Jornal de Arequipa no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

 

www.jornaldearequipa.com