La Carga del Capital
 

Gustavo Espinoza M

 AGOSTO2019
 
 

La burguesía ha sustituido las palabras "libertad", "igualdad", "fraternidad" por: infantería, caballería, artillería.

Carlos Marx

 

 

Los gremios empresariales del país, encabezados por Confiep, y el consorcio multinacional Southern Copper Corporation; se dieron la mano en los últimos días para demandar al Presidente Vizcarra, lo que ellos llaman “cumplir con el principio de legalidad”. Fue esa la reacción de ambos segmentos luego de la suspensión de la licencia de construcción del proyecto minero Tía María.

María Isabel León, quien preside la entidad patronal, actuó acompañada por la Sociedad de Industrias, la Sociedad de Minería y Petróleo, la Banca y personalidades del grupo empresarial, soliviantado tanto por la suspensión de la Licencia concedida al consorcio foráneo, como por los “audios” en los que el Presidente parece convenir una estrategia común con los representantes de la ciudadanía arequipeña. La empresa afectada deslizó la idea de recurrir a organismos del exterior, en demanda contra el Estado Peruano. Todo, sin duda, para poner a Martín Vizcarra contra las cuerdas, y hacerlo capitular. .

Ni el motivo, ni la modalidad, debiera sorprendernos. Después de todo, la clase dominante –y los empresarios- son “el alma viva” que a ella representa ha demostrado a lo largo de muchos años, que no tiene amigos ni lealtades. Solo intereses. Y reacciona de un modo intemperante, cuando los ve amenazados.

La CONFIEP y las otras entidades, así como sus patrocinadores, tienen sobradas razones para estar contentas con el gobierno de Martín Vizcarra. Después de todo, proclama su identificación con el “modelo” Neo Liberal que tan caro es a los anhelos de los empresarios peruanos; su acatamiento a la Constitución de la Dictadura –“La Carta del 93"- y su tirria a la Venezuela Bolivariana y al proceso emancipador que vive nuestro continente. Tres “columnas” no desdeñables del sistema de dominación vigente. Pero está claro que eso no les basta.

Ellos quieren todo. Quieren devorar no solo la mejor parte de la torta, sino la torta entera. Por eso, ahora aúllan sin freno alguno. Y es que, en el fondo, se sienten con la fuerza suficiente para imponer su voluntad a cualquier precio. Después de todo cuentan también con estructuras políticas a su servicio, y ellas les garantizan una “mayoría parlamentaria” que no está dispuestas a perder.

El APRA y el fujimorismo, no dan puntada sin nudo. Pueden, incluso, darse el lujo de “vacar” al Presidente de la República y luego negarse a adelantar elecciones parlamentarias arguyendo que se trata de una operación “costosa”, que es mejor evitar. Por ahora se empeñan en debilitar al Mandatario al máximo, aislarlo, denigrarlo y hasta ridiculizarlo presentándolo apenas como “un provinciano advenedizo”, como alguien que llegó “de casualidad” al cargo.

El hecho que el APRA mantenga la presidencia de la Comisión de Defensa del Congreso -el vínculo directo con las Fuerzas Armadas y Policiales- y que el Fujimorismo haya ratificado en su cargo a Rosa Bartra en la Comisión de Constitución; designado a Tamar Arimborgo para que lidere la Comisión de Educación del Congreso y nombrado a Milagros Salazar cono su “vocero” parlamentario; constituyen demostraciones más que suficientes de la insolencia y la soberbia con la que pretende conducirse en los próximos meses. Si alguien se hizo la ilusión de un “giro” en la política de la Mafia en pro de un clima de “gobernabilidad”, se dio, sin duda con un palmo de narices. Nada de eso habrá de ocurrir. “Techito” Bruce y Mercedes Araóz, por su parte, han puesto “la suya” en este juego siniestro. Algún beneficio tendrán.

La maniobra está cantada: Declarar la vacancia de la Presidencia de la República por “incapacidad manifiesta” del Jefe del Estado; elevar a esa función –en “línea Constitucional”- a la Vice Presidenta Mercedes Aráoz; y luego decir que “no es necesario” adelantar elecciones porque “ya falta poco tiempo”. En ese lapso, “restituir la legalidad” –es decir, devolver la Licencia a Southern, asegurar la libertad de Keiko y el Indulto a su padre, y otras lindezas- como una manera de “pavimentar el camino” para “garantizar la paz social y la inversión extranjera”. Las marionetas de la “Tele”, luego se darán cuenta.

¿Ese es un signo fatal en la sociedad de nuestro tiempo? Sin duda que no. Pero para torcer ese rumbo nefasto y funesto, se requieren tres cosas: que el pueblo tome conciencia del peligro: que la Izquierda se dé cuenta de cuál es el peligro principal que se cierne sobre la sociedad peruana; y que el propio Vizcarra, sea consecuente y firme

Es claro que no se puede imponer un proyecto perverso a sangre y fuego. Y que tampoco se puede abrir las puertas de par en par a la impunidad y a la corrupción. Dar paso a un nuevo escenario, más limpio y más justo, está al alcance de la mano. Sólo requiere consecuencia y valor.

 

 

 

Jornal de Arequipa no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

 

www.jornaldearequipa.com