Gustavo Espinoza Montesinos

http://nuestrabandera.lamula.pe

 

 

CERRAR EL PASO A LA MAFIA VENDE PATRIA!

©

CENTRO DE ESTUDIOS DEMOCRACIA, INDEPENDENCIA Y SOBERANIA

Conforme pasan las semanas, va creciendo en el país la ciudadanía comprende la extraordinaria importancia de cerrarle el paso a la Mafia e impedirle recuperar las posiciones de Poder que perdiera en los comicios nacionales del 2011, y que intenta recuperar a cualquier precios en la próxima consulta nacional.

Nosotros, que hemos seguido atentamente el proceso peruano y que nos hemos venido pronunciando regularmente en el empeño de entregar a nuestro pueblo una línea de clase que lo ayude en esta tarea, debemos ahora advertir cuáles son las vallas principales a vencer en el periodo que se inicia.

VIVIMOS BAJO EL SIGNO DE UNA CONSTITUCION ESPUREA

El Perú es uno de los pocos países de la región, que se rige por una Carta Constitucional emanada de una Dictadura. Bien puede decirse que casi todos los países de América Latina han vivido duras etapas regidas por gobiernos autoritarios, corruptos y asesinos que dictaron normas y leyes a su antojo. Pero virtualmente en todos los casos, cuando los países recuperaron su institucionalidad democrática, elaboraron nuevas normas, leyes, y aún textos constitucionales orientados a consolidar su paso a una nueva realidad. Eso, no ocurre en el Perú.

Chile fue otro país en el que una dictadura brutal impuso una norma constitucional a espaldas de la ciudadanía. Pero ya el gobierno de Michelle Bachellet anunció que esa Constitución Pinochetista, no va más. Que la patria de Pablo Neruda y Salvador Allende, se dictará una nueva norma Constitucional, la misma que emergerá de una democrática, y muy amplia, consulta ciudadana. De ese modo, abandonará el recinto antidemocrático del pasado, para mirar al mundo con un rostro nuevo. Lo mismo debiera suceder en el Perú.

Nuestro país está regido por la Constitución de 1993, elaborada, aprobada y dictada luego del Golpe de Estado del 5 de abril de 1992, carta de presentación del Fujimorato en la sociedad peruana.

Si esta norma constitucional se ha perpetuado, ha sido porque la clase dominante se ha sentido identificada con la esencia de esa Constitución ya que ella ató a nuestro país al Modelo Neo Liberal, impuesto por el Fondo monetario y el Banco Mundial en detrimento de los peruanos.

A la sombra de ese tinglado seudo legal, los ricos han acumulado inmensas fortunas y han producido mecanismos autoritarios a partir de los cuales han segado la economía nacional y avasallado al pueblo, recortando los derechos laborales de los trabajadores e imponiendo pérfidos procedimientos de expoliación y explotación. Así, se han ahondado las diferencias de clase. Los pobres se han hecho más pobres que nunca, y los ricos han multiplicado sus ingresos mediante procedimientos ordinarios, pero también a partir de acciones mafiosas que han quedado impunes.

La Constitución del 93, írrita en toda su extensión, prohíbe al Estado ejercer funciones económicas. En la práctica, elimina las empresas públicas y la iniciativa estatal en la economía. Deja todo ese campo a la inversión extranjera -es decir, imperialista- y permite que los grandes empresarios hagan negocios fabulosos a espaldas de país y de sus intereses.

Gracias a ella, ha proliferado la educación privada, la salud se ha convertido en una mercancía, los servicios básicos le cuestan al pueblo onerosamente, ha crecido la desigualdad, y hasta la justicia ha pasado a ser una simple mercancía. Vivimos en una circunstancia en la que todo se compra y todo se vende, incluso la adhesión política de algunas personas –congresistas, magistrados, jueces, periodistas y otros- tiene un precio establecido y a él debe acogerse todos en nombre de la “libertad de comercio”.

Hasta los medios de comunicación se han convertido en sucia empresas orientadas a confundir a la ciudadanía y engañar a todos. El monopolio de la prensa, en tal sentido, asoma como una verdadera vergüenza nacional, cimentada en una norma constitucional que permite el libre juego de los monopolios.

El país ha reparado poco en esa ignominia, y muchos han consentido pasivamente que el Perú se mantenga bajo esa férula supuestamente “legal”, pero realmente concebida para destruir el alma nacional y poner a nuestra patria al servicio de los poderosos.

Hoy bien puede decirse que hay en el Perú y en el mundo, dos clases de ricos. Unos, los que cuentan el dinero que ganan. Y otros, que lo pesan. Entre los primeros, están los sirvientes del capital. Y entre los segundos, los personeros de los “poderes fácticos” como se les llama a quienes realmente el Poder en sus manos y que, en nuestro caso, son los grandes monopolios, peligrosamente ligados a las mafias del narcotráfico y otras.

En este contexto, resulta indispensable retomar la lucha por una nueva Constitución. El primer paso para ella, debiera ser declarar nula e írrita la de 1993 y el segundo, restaurar la vigencia de la Constitución de 1979, introduciéndole luego los cambios necesarios para su actualización y vigencia.

Sólo así será posible restaurar el más elemental imperio de la ley y restituir los derechos básicos de todos los peruanos.

EL MUNDO VIVE UNA AGUDA CRISIS

Es conocido el hecho que el mundo vive una aguda crisis. La descomposición del sistema de dominación capitalista, se procesa en medios de profundas convulsiones que colocan a la humanidad siempre al borde de una crisis global.

Ucrania, Siria y Venezuela, aparecen hoy en el escenario internacional como los puntos en los que arrecia la ofensiva del Imperio, que busca desesperadamente recursos en petróleo, gas y agua, para perpetuar un sistema expoliador e inhumano.

En Ucrania, han logrado establecer un régimen neo nazi que hoy se convierte en un verdadero peligro para Europa entera. Fue concebido originalmente como una amenaza contra Rusia, pero hoy se ha tornado en una cara agresiva contra incluso la Unión Europea, que le dio partida de nacimiento. La represión fascista contra las poblaciones ucranianas asusta incluso al gobierno de Francia y a los altos funcionarios de la UE, que no esperaban un giro tan descomunalmente agresivo como el que se registra desde Kiev.

Siria es, por su parte, un campo de batalla en el que, efectivos preparados por los Estados Unidos e Israel, actúan bajo el membrete del “Estado Islámico” para derribar al gobierno legítimo de ese país. Por su ubicación geográfica, su riqueza gasífera y petrolera y por el sentido de su política patriótica, el régimen de Damasco se ha convertido en una fruta codiciada por el Imperio, que busca destruir y someter a su pueblo.

La solidaridad práctica de Rusia y el apoyo de China, así como la adhesión de Cuba y los países que luchan por un nuevo orden social, han neutralizado hasta hoy las expectativas norteamericanas en la materia.

Esas expectativas incluyen también a Venezuela, donde tendrán lugar la elección parlamentaria del próximo 6 de diciembre. En esos comicios, la derecha será derrotada y por eso habla desde ahora de un supuesto “fraude” electoral, discurso que le servirá para “justificar” su derrota. En la lógica de la contrarrevolución interna, si ellos pierden en los comicios anunciados, será por efecto del “fraude”. Tendrían que ganar, entonces, para que no se hable de fraude. Pero ese chantaje político, el pueblo bolivariano no habrá de aceptarlo.

En contrapartida, Estados Unidos acaba de sufrir s más estruendosa derrota en el seno de la Asamblea General de Naciones Unidas. La votación del martes 26 de octubre de condena al Bloqueo contra Cuba ha sido sencillamente histórica: 191 votos a favor de la Resolución, y sólo 2 en contra –Estados Unidos e Israel-.

Esta vez, ni siquiera las pequeñas islas de antaño –como Micronesia o Palao- se “abstuvieron” como antes. Ahora, ellas tienen relaciones con Cuba, y se alejaron de Washington.

No obstante, la ofensiva del Imperio no da tregua a los pueblos. Recientemente obtuvo un tercio de votos en los comicios nacionales argentinos, y eso la llevó a cantar una prematura victoria. Aun es pronto para saber quién vencerá en la segunda ronda electoral argentina del próximo 22 de noviembre, pero está claro, sí, que Mauricio Macri representa a las fuerzas ligadas al neo liberalismo, pero también a la camarilla asesina de Videla y sus cómplices.

Bajo la administración militar, en efecto, las empresas de Macri florecieron y se beneficiaron como nunca antes había ocurrido. Hoy, buscan reeditar sus créditos y destruir, al mismo tiempo, las conquistas sociales logradas por el pueblo argentino.

En Brasil, anuda la campaña por imponer una “acusación constitucional” contra la Presidenta Dilma Rouseff, a la que busca comprometer en casos de corrupción con los que nos se le ha comprobado ligazón alguna. La reacción alienta movilizaciones como las tristemente célebres “passeatas” de 1964, previas al golpe militar que derivó en la caída del gobierno de Joao Goulart y la imposición del nefasto régimen militar fascista que encadenó al gigante por casi dos décadas.

En Chile, el solo anuncio del cambio constitucional ha reavivado la campaña derechista contra el gobierno de Bachellet. Los partidos reaccionarios, seriamente comprometidos en actos de corrupción, temen realmente que la nueva Carta Constitucional que se aprueba mediante una masiva presencia ciudadana, implique la pérdida de sus fuentes de enriquecimiento. El fortalecimiento de la educación pública, la gratuidad en los servicios de salud y otros elementales beneficios que habrá de recuperar la sociedad chilena, mermarán las posibilidades de los “Momios”, acostumbrados al enriquecimiento fácil

En su estrategia de dominación continental, el Imperio logró “consolidar” –transitoriamente- su poder en Guatemala, con los comicios del pasado 25 de octubre, Y en Colombia pudo derrotar a la Izquierda en la disputa por la alcaldía de Bogotá; pero no puede ufanarse de nada. La lucha de los pueblos crece y se desarrolla.

EN EL PERU ASOMA UNA VERDADERA EMERGENCIA SOCIAL

Es claro que en el Perú se vive un escenario convulso. La lucha resuelta del pueblo de Loreto logró arrancar al Congreso de la República una disposición que faculta a Petro Perú a explotar el lote 192. Y otra activa movilización ciudadana en el Cusco obtuvo la derogatoria de un Decreto Legislativo que amenazaba a los Monumentos Históricos del país. En el Trapecio Andino, la población sigue luchando contra el actual diseño del Proyecto Minero Las Bambas; en tanto que en el sur, prosigue la resistencia del Valle de Tambo a las acciones de la Southern en “Tía María”.

No es que el pueblo no entienda la importancia de la explotación minera. Simplemente que la ciudadanía es consciente que esa explotación no se puede hacer poniendo en riesgo la seguridad ambiental, ni la vida de las personas. Los hechos confirman tercamente una realidad lacerante; el 97% de los habitantes de La Oroya tienen los pulmones tomados por el plomo que sale de la fundición metalúrgica..

La ciudad de Pasco –capital de Cerro de Pasco- es hoy apenas un emporio de huecos inhóspitos e insalubles, en una radio de acción simplemente inhabitable. En la cuenca lechera de Cajamarca, no ha disminuido la contaminación de la leche y el ganado, generada por efecto de las tareas de la minera Yanacocha. La población sabe a ciencia cierta que los beneficios de la minería no pueden generar la muerte de las poblaciones.

Por eso se suceden los conflictos sociales, las huelgas, marchas y movilizaciones ciudadanas. En diversos casos, estas son respondidas mediante arteros métodos de violencia, que generan muerte y destrucción. Más allá de las palabras, este gobierno no ha sabido diferenciarse de los anteriores en el plano de sus relaciones con las poblaciones. Ejerce la misma política autoritaria del pasado y eso abre perspectivas para nuevos desbordes sociales.

De no encararse ni resolverse las urgentes demandas de la población, se agravará la crisis en el país, y bien puede generarse un clima de ingobernabilidad que afecte severamente la estabilidad del país.

En ese marco, es que se renuevan propuestas aventureras de la Mafia, que pretende “Vacar” al Presidente de la República. En verdad, lo que ellos persiguen con esto, es castigar a quien, en su momento, les asestó un duro golpe, al vencerlos en los comicios nacionales del 2011; y precipitar un desenlace electoral, el 2016 con los actuales integrantes del escenario político, sin dar siquiera tiempo a las fuerzas progresistas para unir voluntades.

LA UNIDAD DEL PUEBLO NO AVANZA CON LA URGENCIA DEL CASO

Hemos sostenido en diversas ocasiones que la Unidad -la urgente Unidad del Pueblo- no puede buscarse solamente en el plano electoral.

Esa es una de las debilidades más notables de la “Izquierda oficial”. Sus líderes buscan “ponerse de acuerdo” en fórmulas presidenciales y listas parlamentarias, pero no viven las luchas populares ni se preocupan por la acción de las poblaciones. No participan, ni se solidarizan activamente con las demandas ciudadanas porque calculan, en cada caso, si eso les resulta -o no- electoramente rentable. Es, por cierto ésa, una práctica deplorable.

“Tierra y Libertad” hizo “comicios internos” con 7 candidatos. En verdad, fue una pugna entre dos personas que se disputaban la representatividad de ese segmento. Los otros 5 “candidatos” no tenían nada qué hacer en la contienda. Su presencia en ella se explica apenas por un inmaduro afán de figuración en pos de otras ubicaciones electorales.

“Unidad Democrática” ha ampliado su escenario. A los tres colectivos originales –los fonavistas de Alcántara, el Boque Popular de Tejada, y el Movimiento de Gonzalo García- se ha sumado UNETE, que quedó sin juego al perder su ligazón con el Partido Humanista de Yehude Simon.

“Unete” no ha tomado una decisión colectiva respecto a su expectativa electoral. Algunos de sus integrantes se han adherido a la candidatura de Gonzalo García, Otros,. Busca tentar una “nueva opción”, por lo que le tocan la puerta a Héctor Béjar; pero la definición de ese conglomerado, deberá esperar hasta fines de noviembre, si el tiempo les da.

“Perú Libre”, juega su propia carta con su candidato propio, quien fuera Presidente de la Región Junín. El Partido Humanista insiste en su propio candidato; y la UPP alienta la candidatura de César Villanueva, quien fuera Presidente del Gobierno Regional de San Martín.

Todas estas fuerzas debieran concluir en un solo espectro electoral. Sería esa la única garantía cierta de un avance sustantivo en la materia. Pero eso, no se concreta y daría la impresión que los actores que protagonizan el hecho, actúan con una frivolidad peligrosa.

Esta es la hora se una gran unidad ciudadana, de una suma de todas las fuerzas progresistas, nacionalistas, democráticas, patrióticas y revolucionarias de la vida nacional, en un solo torrente que sume voluntades y quiebre la resistencia de la Mafia hasta doblegarla, y someterla.

Independiente incluso de ese escenario electoral, la unidad que se debe alentar es la Unidad Política, aquella que lleve a dos o más fuerzas a entenderse en tareas concretas y a luchar por ellas. Esa debería ser una Unidad en la Acción, y no solamente en las palabras. Y deberá recoger elementos vinculados a la realidad nacional, pero también a la lucha de los pueblos del mundo por la liberación social y el desarrollo.

La identificación de los peruanos con la lucha de los pueblos de América Latina, empezando por Cuba y Venezuela; el apoyo a la causa de los pueblos de Siria y Palestina y la condena clara y definida a la política genocida del Imperio; constituyen un demanda esencial e impostergable.

La tarea de los pueblos está planteada y en ella, los peruanos estamos empeñados en ocupar un lugar efectivo,

 

 

www.jornaldearequipa.com

 

 

¿Unidad ad portas?

 

La crisis mayor

 

El partido de (Martiátegui) los comunistas

 

Homenaje a Fernando Gonzáles Llort

 

Entre minas y balas

 

Simón Bolívar: ética y periodismo

 

Los ricos también mandan

 

El Papa Francisco en Cuba por dentro

 

La vieja y la nueva guardia

 

Dos hombres en la historia

 

La esperanza unitaria

 

En memoria de Julio Montenegro Medina

 

Perú: la batalla está planteada

 

Perú: ¿un callejón sin salida?

 

Nicaragua. La figura de Sandino, resplandece

 

Nicaragua, la victoria de la esperanza

 

El paro nacional del 9 de julio

 

Correa en la mira del imperio

 

A 29 años de un genocidio

 

Perú: unidad o división

 

El lenguaje de las balas

 

El proceso emancipador latinoamericano

 

El proceso emancipador latinoamericano II

 

La Escena Contemporánea

 

Una experiencia inigualable

 

La mafia en guerra