En el Día de las Madres

©

 

Carlos ortiz Cornejo
 
 

Este domingo es un día muy especial para las madres, aunque todos los días del año deberían serlo. Desde cualquier distancia en que nos encontremos no podemos dejar de saludar a todas las mujeres que conocemos y que tienen la dicha de ser Madres, expresarles con afecto y sinceridad nuestros mejores deseos en el DIA DE LA MADRE y debemos pedir a Dios que las bendiga y las recompense por ser lo más sagrado para nuestra familia, esta es una fecha en la que todo hijo debe rendir un merecido homenaje al ser que le dio la vida y que muchas de ellas han actuado como Padre y Madre de sus hijos y jamás se quejaron, no obstante los maltratos y la indiferencia de muchos hombres.


El DIA DE LA MADRE es celebrado por millones de personas en el mundo, pero ¿Qué pasara con aquellos hijos que ya no tienen a su mamá a su lado para abrazarla y decirle cuanto la aman?. Por lo general, muchas personas preferirán alejarse de los festejos y esconderse en sus casas para no sentirse tristes por la ausencia de su ser querido, pero alejarse me parece que no es la mejor decisión. Nuestras madres siempre estarán presentes en nuestras vidas: ya sea física o espiritualmente. Por eso, ese día el mejor homenaje que se puede hacer a una mamá fallecida es siempre recordando los mejores momentos que vivieron junto a ella y recordarla aunque sea una vez al año en este día, pues ellas donde estén, se sentirán felices de vernos bien. Si vamos al cementerio, que no sea para llorar todo el día. Que sea para rezarles y decirles cuanto aun la aman y la recuerdan. A ellas no les gustará vernos sufrir.


La Madre, sin importarles las cosas que hayamos hecho, las veces que nos hayamos equivocado, o lo malcriados que pudiéramos haber sido en nuestro trajinar en este complicado mundo, siempre logran comprendernos, ellas hacen una de las labores más nobles y no remuneradas, pues el ser Madre es algo que solo podremos comprender cuando lleguemos a estar en sus zapatos, la vida no nos alcanzaría para agradecerle todo lo que hicieron por sus hijos, porque la Madre es la persona que sin darle explicaciones sabe cómo uno se siente con solo vernos, sus palabras dan el consuelo necesario para desahogar la frustración y darnos animo nuevamente para seguir adelante y sobreponernos a todas las dificultades que se nos presentan a diario, sin importar que tan mal podamos estar o que las soluciones se acaben, siempre saben qué hacer o decir para hacer del problema algo sin importancia con amor y esa perseverancia necesaria en la vida actual porque las oportunidades solo se presentan en la vida una vez o máximo dos, pero en esta ocasión hay 365 oportunidades para decirte lo mucho que las queremos y lo feliz que nos encontraríamos algunos si aun la tuviéramos a nuestro lado. Los hijos afortunados que gozan todavía de su compañía debieran aprovechar este domingo por lo menos para pasar un bonito día junto a ellas y brindarles todo su cariño y prometerles ser una persona honesta, con valores en una sociedad que los va perdiendo siendo tan importantes para una convivencia social armoniosa, tenemos que comprender que sin esos valores como referencia frente a nuestra forma de actuar individual y hacia los demás, las relaciones humanas se debilitan al no albergar criterios comunes para la vida en sociedad.

No debemos olvidar que la Madre es una mujer con energías que nunca se agotan, porque siempre que la vemos regresar del trabajo porque la mayoría lo hacen, siguen de pie en casa hasta altas horas de la noche organizando y preparando todo para que a nadie le haga falta nada, sobre todo, a sus hijos.


Tampoco debemos olvidar en este día la labor de la activista, que quiso conmemorar el fallecimiento de su progenitora Ann Reeves y estableció una fecha para recordar no solo a la suya sino a todas las madres del país. Ana Jarvis, quería que el DIA DE LA MADRE fuera un día de apreciación y conmemoración, pero cuando lo vio convertido en un evento comercial -como lo es ahora- no estuvo de acuerdo en el que comprándole un regalo era un reconocimiento a la mujer que nos dio la vida, por eso, olvidemos de comprar costosos regalos que algún día se volverán inservibles y démosles a nuestra madre algo que realmente las haga felices como un abrazo y un beso con todo el amor que sentimos por ella y respetémosla siempre cuando este junto a nosotros o cuando nos deje para siempre.
 


También, podemos recordar que Ana María Jarvis, logro que se festejara el primer día de la Madre en una Iglesia Metódica de Grafton y de a poco la celebración se fue extendiendo por todo el territorio estadounidense y por el mundo siendo el presidente estadounidense Woodrow Wilson quien declaro en 1914 que el día de la madre se celebre cada segundo domingo de mayo.

Un abrazo enorme y sincero a todas esas madres que comparten alegrías y tristezas de sus hijos, a todas ellas debemos felicitar de corazón por demostrar un amor a prueba de todo Que pasen un bonito día en compañía de sus hijos, familiares y amigos que las estiman.
 
 

 

 

www.jornaldearequipa.com