El Partido Socialista Popular. Se abre paso la verdad.

.

Los viejos comunistas de Cuba y el 26 de Julio

©

 

RECOPILACIÓN DE FRANCISCO DEL CARPIO

       

JULIO2018

 

 

 

 

El Partido Socialista Popular (PSP) fue el primer partido marxista-leninista de Cuba. Fundado el 16 de agosto de 1925  por Carlos Baliño, José Miguel Pérez, Alfonso Bernal del Riesgo y Julio Antonio Mella con el nombre de Partido Comunista Cubano. Como tal, en 1934, participa en el VII Congreso de la Internacional Comunista en Moscú, siendo Blas Roca, su secretario general, el delegado "natural" de Cuba.


El PC cubano permaneció en la clandestinidad hasta finales de 1938. En 1939, al ser legalizado, toma el nombre de Unión Revolucionaria Comunista y comienza a extenderse entre los miembros de la Confederación Nacional Obrera de Cuba (CNOC). La URCC comisiona a Lázaro Peña la reorganización del movimiento sindical, siendo él quien haría crecer las filas del proletariado cubano. Todos estos esfuerzos tuvieron sus frutos con la celebración del Congreso Constituyente en 1939 donde quedó fundada la Confederación de Trabajadores de Cuba (CTC), de la cual Lázaro sería su secretario general.

 

Pionero de sindicalismo clasista de Cuba: Lázaro Peña

 

Por otra parte, en 1938, Jesús Menéndez Larrondo, otro destacado dirigente sindical del partido,  comenzó a desempeñar el cargo de Secretario General de la Federación Provincial de Trabajadores de las Villas. En 1941 el PSP lo destaca a la Federación Nacional de Trabajadores Azucareros (FNTA) de Cuba donde la lucha estuvo relacionada con la defensa sindical de los trabajadores azucareros, contra la explotación de los humildes y contra los patrones abusivos que venían desalojando a los campesinos. El PSP puso énfasis en la lucha contra el racismo.

Jesús Menéndez fue el encargado de conducir estas luchas obreras y otras como la conquista del «diferencial azucarero», considerada como la mayor conquista de la clase trabajadora campesina cubana anterior a 1959. Luego de la Segunda Guerra Mundial Menéndez se opuso a la decisión del gobierno de Ramón Grau San Martín de congelar por dos años el precio del azúcar para Estados Unidos en un nivel mucho más bajo que el que establecía el mercado internacional.

 

Jesús Menéndez Larrondo

 

El PC, con Menéndez a la cabeza, movilizó a los trabajadores contra esta medida prepotente del imperialismo; exigió el justo pago del precio del azúcar y obtuvo que el sindicato participara de las negociaciones que se realizaron en Washington logrando imponer una «cláusula de garantía» que estableció que el precio de azúcar exportada aumentaría en la misma proporción que el precio de los productos de primera necesidad que Cuba importaba de Estados Unidos. Debido a esta cláusula los trabajadores del azúcar obtuvieron a fin de año un salario extra que se conoció como «diferencial azucarero».

 

Desde 1936 participa de lucha legal, a favor de una Asamblea Constituyente buscando crear un frente democrático con varias corrientes nacionalistas formando la Unión Revolucionaria Comunista (URC) en 1939. En su propósito por incluir en el texto constitucional de 1940 la mayor cantidad de demandas populares posibles se establece una coalición política con Fulgencio Batista. En enero de 1944 se efectuó la III Asamblea Nacional del URC, en la cual se decidió un cambio de nombre, este pasaría a llamarse Partido Socialista Popular PSP en ese mundo corrupto que imponía la legalidad burguesa; pero del que logró arrancarle leyes importantes para el pueblo.

 

Pionero de sindicalismo clasista de Cuba y secretario general del PSP: Blas Roca

 

Su Secretario General sería, desde entonces, Blas Roca quien militaba en el PC desde 1929. Roca trabajó por un tiempo de maestro, cargo del que fue retirado por no tener la infaltable recomendación, se empleó en una fábrica de zapatos en Manzanillo integrándose luego a la Liga Juvenil Comunista donde va forjando su conciencia y su carácter. Por su dinamismo y carisma la Federación Obrera de Manzanillo lo nombra su secretario general, tomando parte activa en las huelgas de zapateros de 1929 y en la de estibadores de 1930. Fue detenido en julio de 1932 y encarcelado un año en Guantánamo.


El gobierno de Ramón Grau San Martín, acusó al PSP de ser una agrupación exclusiva de clase, lo cual era cierto, contra lo establecido en el Código Electoral. Blas Roca, desde el V Congreso de la CTC, clamó por la conservación de la unidad del movimiento sindical para luchar por las demandas de la clase obrera como el pago completo del "diferencial azucarero" a los trabajadores del azúcar. El líder azucarero Jesús Menéndez Larrondo presentó un amplio programa a favor de los campesinos contra los desalojos y por la promulgación de una efectiva reforma agraria. El gobierno de Grau dispuso la ilegalización de esa cita obrera y el PSP abandona el gobierno.

 

La Dirección Nacional (Comité Central del PSP) antes de 1962: Severo Aguirre, Blas Roca, Lázaro Peña, Juan Marinello, y Salvah García


En la IV Asamblea Nacional del partido, enero de 1948, se acordó promover a Juan Marinello y a Lázaro Peña, como candidatos del PSP, a los cargos de presidente y vicepresidente de la república. El 6 de abril el gobierno de Grau confiscó los bienes del partido. En febrero de 1950 se realiza la VI Asamblea Nacional que prioriza la preservación de la paz, el restablecimiento de la unidad obrera y el rescate de la democracia.

 

Conquistada su legalidad, el PSP participa en la elecciones para la Asamblea Constituyente de 1940 y Roca es elegido diputado nacional. En esa legalidad del Partido, Roca mantuvo un permanente apoyo a la unidad de la clase obrera y de todos los sectores nacionales en lucha por la verdadera independencia económica y política del país. Junto a Lázaro Peña y Jesús Menéndez, construyó una central sindical que unió a todas las corrientes obreras y las proyectó con un sentido revolucionario de clase.

 

El local central del PSP antes de su proscripción


En 1947 el gobierno de Grau San Martín cedió a las presiones norteamericanas y aceptó una reducción drástica del porcentaje establecido para el «diferencial azucarero». En esas condiciones el PSP se le presentaba al gobierno como un obstáculo demasiado incómodo para su trato con los gringos. Se agudizó la lucha del movimiento sindical hasta que el gobierno, finalmente, ordenó la detención de los dirigentes sindicales comunistas, entre ellos Blas Roca, Lázaro Peña y Jesús Menéndez, pese a que gozaban de inmunidad en su condición de representantes de la nación en la Cámara de Diputados.

 

En evidente provocación el gobierno de Grau San Martín ordena la detención de los líderes del PSP, principalmente de Jesús Menéndez. El capitán Joaquín Casillas pretende hacerlo en la vía pública, el dirigente comunista rechazó la orden y Casillas le dispara dándole muerte. El capitán Casillas fue enjuiciado y encontrado culpable del asesinato. El acusador fue Carlos Rafael Rodríguez.​ Sin embargo, pronto quedó en libertad. En 1958 fue capturado por la guerrita en la Batalla de Santa Clara y ajusticiado por ello.
 

Entierro de Jesús Menéndez líder sindical del PSP

 

En 1953 el PSP fue ilegalizado nuevamente, esta vez por la dictadura de Fulgencio Batista, aunque su prensa continuaría circulando en forma profusa, pero clandestinamente. Su vocero central fue el periódico Hoy.

 

Las acciones armadas ocurridas el 26 de julio de 1953 desconcertaron a la dirección del PSP; pues, a pesar que eran ajenos a los sucesos, los comunistas fueron los primeros acusados por el gobierno de ser autores intelectuales de los hechos. Por ese motivo fueron arrestados Lázaro Peña y Joaquín Ordoqui de inmediato. Sin embargo, también fueron detenidos en Santa Clara José A. Cabrera, Antonio Pérez Mujica y Bernardo Hernández, quienes fueron llevados al cuartel y remitidos a Santiago de Cuba. En en el camino fueron ametrallados y luego presentados a juicio como heridos en el Moncada. A ese grupo se unieron otros militantes que fueron involucrados en el mismo proceso: Rolando Hevia, Armando Díaz y Juan M. Llosa Perera.

El PSP no tuvo noticias de los preparativos de las acciones del 26 de julio. Tampoco estaba enterado de su composición. En esa coyuntura, realizó un análisis posiblemente incorrecto de lo ocurrido, al considerar que había sido un proceder equivocado, que solo serviría para que el régimen eliminara las pocas libertades democráticas que existían. Aunque se reconoció que eran jóvenes que actuaban al margen de la politiquería y que por una vía independiente trataban de llegar a objetivos justos desarrollando un gran heroísmo en sus propósitos.

En el juicio por los sucesos del Moncada, la defensa de los comunistas involucrados estuvo dirigida a demostrar que el Partido estaba ajeno totalmente a los hechos. Los acusados -entre ellos Ordoqui y Peña- fueron liberados de manera provisional. En el juicio oral, Fidel Castro exoneró de toda responsabilidad a los acusados de otros partidos, incluyendo al PSP, asumiendo toda la responsabilidad diciendo: "la historia me absolverá". Sobre ello hubo criterios divergentes en el PSP destacándose la controversia con César Vilar quien criticó a los dirigentes del partido no aprovechar el juicio para denunciar la tiranía. A Vilar se le explicó que el partido solo quería demostrar la total desvinculación de los comunistas con los sucesos, pero el insistió. No conforme con esta aclaración, Vilar se enfrentó a toda la dirección partidaria. Esta crítica fue considerada infraterna  siendo separado de sus cargos y expulsado.

 


 

Por tratar de poner al partido en el centro de las luchas por las transformaciones que necesitaba el país se cometieron errores tácticos importantes como la subestimación del trabajo de otras organizaciones opositoras, la crítica indiscriminada a lo que consideraban métodos terroristas y el mantenimiento de la vía electoral. No obstante, dirigidos por el partido, unos 400 mil trabajadores azucareros se lanzaron a la huelga en diciembre de 1955 bajo la cobertura de un Comité de Defensa de las Demandas Obreras. Su objetivo fundamental era protestar por la negativa de las empresas a pagar el diferencial que correspondía de acuerdo con los precios del azúcar. Ese movimiento contó con la solidaridad de numerosos sectores y ello decidió al gobierno a decretar el pago del diferencial. Aunque no se logró lo que se esperaba, la huelga resultó un gran triunfo, del cual los comunistas fueron sus artífices.
 

En junio del 56, el PSP dio a conocer oficialmente la denominada “Línea de Agosto”, cuyos objetivos eran derrocar el régimen por vía violenta mediante un movimiento de masas poderoso y escalonado, similar al que derribó a Machado y que podía desembocar en un movimiento armado. Con la aprobación de la Línea de Agosto, se abrieron nuevas posibilidades para gestiones unitarias entre el PSP y el M-26-7. Frank País y Léster Rodríguez se habían reunido con Francisco Rosales y Luis Mariano Ávalos, dirigentes comunistas de Oriente. Nico López se fue a Sierra Maestra a coordinar con Fidel y Flavio Bravo viajó a México con el mismo fin.

 

Sin embargo, no todos estaban de acuerdo con la "Línea de Agosto", sobre todo Aníbal Escalante, al parecer el hombre fuerte del PSP, más fuerte que Blas Roca, el Secretario General. Escalante esgrimió aquello de la "situación revolucionaria" diciendo que la lucha guerrillera era importante, pero constituía un fenómeno aislado que le daba mucho realce a las tácticas de sabotaje y la acción individual.


El asesinato de Frank País y Raúl Pujol provocó una huelga espontánea en Santiago de Cuba y otras ciudades. El PSP participó en la misma y se solidarizó con las críticas de Fidel al Pacto de Miami entre el Partido Revolucionario Cubano, Partido del Pueblo Cubano (ortodoxo), Organización Auténtica, Federación Estudiantil Universitaria, Directorio Revolucionario, y Directorio Obrero Revolucionario.


En noviembre del 57, el Movimiento 26 de Julio (M-26.7) hizo un llamamiento a crear un frente unitario, para una huelga general revolucionaria. El PSP expresó su satisfacción ante este hecho y colaboró en la creación del Frente Obrero Nacional. El nuevo Programa del PSP abría a posibilidad de la vía armada pero no se tomaron medidas concretas para preparar a sus cuadros en ese sentido. Pero, tampoco le faltó razón cuando sostuvo de que su participación en un movimiento público de esta dimensión provocaría la intervención de los Estados Unidos en el marco de la guerra fría, pretextando que el PSP era un destacamento de la Unión Soviética. Esto haría fracasar el Frente Unido y apartaría a la burguesía nacional y otras capas anticomunistas de la lucha.

 

CARLOS RAFAEL RODRÍGUEZ, dirigente histórico del PSP (comunista) dirigió la lucha clandestina del PSP contra la tiranía de Fulgencio Batista. En junio de 1958 fue designado representante del PSP ante Fidel Castro, en la Sierra Maestra.

 

El 14 de diciembre, Fidel Castro llamó a la oposición a discutir una plataforma de unidad en los campos de batalla. A fines del 57, el PSP envía a Carlos Rafael Rodríguez y Jorge Risquet Valdés hacia América Latina informando a los partidos comunistas del continente su decisión de incorporarse a la lucha armada, determinación que no se hizo pública hasta el 12 de marzo de 1958; pero, a partir de febrero, el PSP comenzó a concretar las variaciones tácticas con respecto a la lucha guerrillera y encomendó a Ramón Nicolau la creación de una comisión para lograr un acercamiento con los líderes de la Sierra Maestra y reclutar hombres que se incorporaran a los distintos frentes. Los primeros contactos se realizaron a través de Osvaldo Sánchez y Ursinio Rojas.


Sin mucho ruido, por esos días, el partido fue formando una columna guerrillera en el norte de Las Villas, en la región de Yaguajay. La dirección provincial del PSP en Las Villas convocó a Alberto Torres y le planteó la organización de la guerrilla con los militantes comunistas: Miguel Galán, Tomás Cortés, José González Castro y otros que estaban siendo hostigados por el ejército. Pero, en Las Villas existía otro destacamento armado del M-26.7 en la zona dirigido por Víctor Paneque que no compartían criterios de unidad llegando a la conclusión que mejor era continuar independientes. A mediados de año, el partido le ordenó a Félix Torres (del Buró provincial) que se alzara definitivamente y tomara el mando de aquel grupo guerrillero, cuyo nombre sería Columna Máximo Gómez.


En marzo, el partido explicó las razones de su apoyo a los alzados en Sierra Maestra señalando que, si bien era partidarios de una solución pacífica, comprendían que la lucha armada, la insurrección y la guerrilla, era la única vía para derrotar la dictadura. Raúl Castro se trasladó al norte de Oriente para crear el II Frente y allí buscó el respaldo de los dirigentes campesinos de la zona y -de quién sino- de la columna del PSP. Al fin y al cabo el había sido militante de la Liga Juvenil Comunista.

 

Fidel se entrevista en la Comandancia General de Sierra Maestra con Ursinio Rojas y Carlos Rafael Rodríguez

 

Después del fracaso de la Huelga General Revolucionaria del nueve de abril de 1958. El ambiente se volvió tenso, con críticas y debates fuertes en plena Sierra Maestra, exactamente en el lugar conocido como Altos de Mompié, allí se hizo un balance del fracaso. El PSP decidió enviar a Carlos Rafael Rodríguez a la Comandancia de la Plata  donde se encontraba Fidel y el Estado Mayor del M-26.7, en el mes julio, en medio de la ofensiva del ejército de Batista. El dirigente comunista de regreso se reunió con el Buró Ejecutivo del partido y se tomaron decisiones acordes con las circunstancias. En tres semanas, Rodríguez estuvo de vuelta en las montañas acudiendo al llamado hecho por Fidel a todos los sectores opositores a congregarse en la Sierra para iniciar la contraofensiva.


El partido orientó a todos sus Comité Provinciales a intensificar las denuncias contra el terror, el estado de emergencia, la represión, las campañas de exterminio a los rebeldes, la farsa electoral y la injerencia externa, sin subestimar las demandas inmediatas evitando las tácticas terroristas. Una vez firmado el Pacto de Caracas entre los partidos de la oposición burguesa y socialdemócrata, a pesar de no haber sido invitado y considerarlo insuficiente, el PSP elaboró una declaración de apoyo al mismo, enviando, además, a la zona guerrillera un destacamento de militantes comunistas para ponerse al mando del M-26.7.

 

El partido dio la orientación a su Buró de Camagüey, para que esperaran dos columnas invasoras que pasarían por ese territorio y una tercera que se quedaría allí para operar. Sin saber exactamente cómo se producirían esos desplazamientos, el partido organizó una unidad guerrillera en la zona de Cubitas. Cuando los hombres dirigidos por Ernesto Guevara llegaron a Ciego de Ávila, inmediatamente localizaron a Saturnino Aneiro, secretario general del PSP en la región, quien les proporcionó alimento, ropa, calzado y medicinas.


Cuando la Columna Antonio Maceo arribó al norte de Las Villas, se puso en contacto con los guerrilleros del PSP. El secretario general del partido de la provincia, Arnaldo Milián, le proporcionó comunicacion, construyendo lanzallamas y trasladó la tropa hasta Pinar del Río. Camilo Cienfuegos le dio al camarada Gerardo Nogueras la responsabilidad de organizar a los obreros azucareros y agrícolas en Las Villas.


En represalia por el apoyo del partido a la guerrilla el gobierno mandó asesinar al dirigente del PSP y organizador del Frente Obrero Nacional Unido Carlos Rodríguez Careaga y el secretario General del PSP en Ciego de Avila, Saturnino Aneiro, cuando se encontraban coordinando acciones para la huelga general.

 

Con el triunfo de la revolución en enero de 1959, el PSP se integra en las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI) en1961, y en 1962 se fusionó con el Movimiento 26 de Julio y el Directorio Revolucionario 13 de Marzo para formar el posteriormente denominado Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba (PURS), declarado como partido único.

 

Luego de pasar por momentos difíciles, dentro de las filas del PSP se produjo cierto descontento pues no todos estaban de acuerdo con la fusión, es así que algunos exdirigentes del PSP asumen actitudes sectarias hacia la nueva estrategia y dirección del nuevo partido, y que -según la dirigencia oficial de las ORI- no correspondían ni con la conducta ni la férrea disciplina que marcaba a sus miembros ni a la fidelidad y entrega a las decisiones de su dirección y sus miembros. 

 

Este fenómeno surgido dentro de las filas del nuevo partido oficial es denunciado por el propio Fidel en un discurso específico llamado "Contra el sectarismo" culpando a Aníbal Escalante, ex hombre fuerte del PSP y secretario de organización de las ORI de este fenómeno "contrarrevolucionario". El 26 de marzo de 1962 se realiza el llamado "Proceso Escalante", diligencia judicial en donde el ex hombre fuerte del PSP es acusado de ser el causante. El proceso culmina con la disolución de las ORI dando paso al denominado Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba (PURS), declarado como partido único.

El 3 de octubre de 1965 surge el nuevo Partido Comunista de Cuba (PCC), muchos de los militantes del Partido Socialista Popular (PSP) integran el nuevo Comité Central (de 114 miembros), el Buró Político y el Secretariado, ocupando importantes cargos y/o puestos dentro de la dirección política, administrativa, sindical y masiva del pueblo cubano, convirtiéndose muchos de ellos en figuras claves de la nueva dirección del país y del nuevo PCC, como Blas Roca Calderío, Carlos Rafael Rodríguez, Lázaro Peña, Juan Marinello, Zoilo Marinello, Flavio Bravo, Ursinio Rojas, Juan Taquechel, Severo Aguirre, Agapito Figueroa, Nicolás Guillén que era el poeta más querido en Cuba,  y muchos otros.

 

Raúl Castro militaba en la Liga Juvenil Comunista, la juventud del PSP


Raúl Castro militaba en la Liga Juvenil Comunista, la juventud del PSP, mucho antes del asalto al Cuartel Moncada y de la lucha guerrillera de la Sierra Maestra. Las estrategias de la dirección del Movimiento 26 de Julio y la dirección del PSP (comunista), se han mantenido en discreción durante mucho tiempo, por lo cual, no han sido ni fueron del conocimiento absoluto de todos sus miembros o militantes.

 

 
 

www.jornaldearequipa.com