El paro concertado:

La vieja práctica del sindicalismo amarillo

©

 

Elías Rojas Paredes

 

 

 

 

1.   La traición

El plan político del Gobierno de PPK en relación a su promesa de incrementar a los maestros a 2000 soles al año 2018, se cumple con premeditación y con pacto bajo la mesa.

Hoy aparece, visto los hechos, que el paro del día 13 de julio es en realidad un paro concertado. Donde ya se sabe el resultado pactado para ser presentado como una victoria.

El plan lo esbozo el Ministro Saavedra, veamos:

“Estos cambios en la ley nos permitirán cumplir paulatinamente con la oferta del presidente (Pedro Pablo) Kuczynski de elevar el piso mínimo salarial de los docentes en la educación básica. Esta propuesta apuntará incrementar el piso a S/1,750 durante el 2017 y llegar a S/2 mil en el 2018 como mínimo para todos los profesores”, Fuente: peru21 jueves 27 de octubre del 2016. La Mula. publicado: 2016-09-06 y otros.

Posteriormente el propio PPK declara el 6 de julio de 2017:

Los aumentos que prometimos en la campaña los estamos cumpliendo a pesar de estas dificultades económicas. En lo que va del año ya se hizo de primer aumento de 1.500 a 1.780 soles y el aumento al sueldo básico vendrá en agosto y el otro año llegaremos a los 2.000 mil soles”

Si leemos simultáneamente estas declaraciones del plan político con el “RESUMEN DE LOS AVANCES LOGRADOS PRODUCTO DE LA LUCHA CONSTANTE DEL SUTEP” presentado por el inefable Hammer Villena (que circula en las redes como arma de ataque que demuestra la victoria del paro), podremos sacar algunas conclusiones, pero antes que lograron:

4. Logramos el compromiso de un incremento remunerativo de dos mil soles al piso salarial producto del acta firmada con Pedro Pablo Kuczinsky el día 30 de mayo del 2016.

5. Producto de ello en el mes de marzo ya se cumplió con el primer incremento de 225 soles”.

Y para mayor detalle, lo presentan de esta forma:

“2. Se logró que el aumento de 275 soles que falta para llegar al piso salarial de dos mil soles no esté sujeto a ningún incremento de horas”.

Que dice el plan político de PPK: para el año 2017 primer tramo del incremento hasta 1750 soles, en la versión de Hammer Villena, año 2017 el incremento llega a 1725 soles.

Para el año 2018 el plan del gobierno precisa que llegan a 2000 soles. Hammer Villena el año 2018 se llega a 2000 soles.

Oiga, ¡que coincidencia! ¡que lucha! ¡que victoria!

Pero que han logrado. Para ponerlo en palabras del mas encarnizado de los defensores:

“para que se pueda gastar primero tiene que presupuestarse y para ello debe programarse y eso se hace en determinadas épocas del año anterior al del gasto”.

Entonces, el paro del 13 de julio ha logrado que se presupueste, lo que significa que en el presupuesto del año 2018 debe de estar. Además, se ha logrado que se programe, es decir ya se cuenta con el compromiso de gasto y con el dinero.

Pero ya todo ello se encuentra en el Plan Operativo Institucional 2017.  Es decir, el Gobierno de PPK, ¡gracias a la lucha consecuente de la pandilla de Hammer Villena! Ya lo tiene establecido.

Vista las evidencias el paro del 13 de julio no tuvo ningún objetivo de reivindicar al maestro.  El paro tuvo como objetivo garantizar la reforma neoliberal en Educación, para que se profundice su mercantilización y tener una dirigencia aliada que sirva de contención al reclamo de los maestros.

2.      redomados

No es de extrañar esa práctica de colaboración por parte de estos esquiroles. Aquí en Arequipa pasaron de dirigentes sindicales a Gerentes y directores de UGEL, en cogobierno con el procesado ex presidente regional Guillen Benavides, para ser los mejores implementadores de la reforma neoliberal, propiciando la privatización, la persecución a los maestros y negarles el pago de la deuda social.

Si nos atenemos a los hechos podremos concluir que el paro del 13 de julio, es un paro traidor. Es el derechista gobierno de PPK el que establece las reglas, el que fija los límites y el escenario donde actuaran sus amaestrados canes.  De tiempo en tiempo les suelta un hueso para que hagan el espectáculo de mostrar reivindicaciones.  Que en los hechos no modifican el proceso de reforma neoliberal.

El pacto muestra que se usa al sindicato para implementar la hegemonía neoliberal, se lucha por implementar la reforma, pero haciéndola pasar como la reivindicación del maestro. Por ello le es útil el sindicato. De allí que no sea casual que la principal defensora del SUTEP sea la ministra, sea la patronal.

No cabe la menor duda: “con la Derrama baila el perro”

3.      la estrategia de la derecha y el rol del senderismo

En la aplicación de la estrategia de la derecha el objetivo central es desaparecer al maestro como sujeto social.  Es una profesión peligrosa.  Por tanto, hay que fraccionarlo, que compitan entre ellos por puestos y aumentos, que vivan la meritocracia como si fueran emprendedores, que no asuma liderazgo social en la comunidad y que no trabaje en colectivo. Lo que significa que solo una vivencia consciente del individualismo podrá formar a los alumnos en esa práctica hasta convertirla en parte de su ser.

En esa estrategia el senderismo asesino también tiene un rol importante: Contribuir a la destrucción de la unidad y organización de la herramienta de defensa de los derechos de los maestros. Ello tampoco es casual. Es parte de la negociación para liberar al que denominan “Dr. Guzmán”.  Están exultantes, a los cuatro vientos propalan: “ya falta poco”. 

La radicalización es también un acto de traición. No pretenden lograr ninguna reivindicación, tampoco oponerse al neoliberalismo. De lo que se trata es que “las masas luchen hasta las últimas consecuencias”, para mostrar que son capaces de llevar a la derrota a los movimientos sociales y garantizar que la lucha, el sindicato y lo colectivo no sirven para nada. Garantizar que la frustración y la desesperanza sea el único estado de ánimo del maestro.

4.      La renovación

Finalmente, a diferencia del pasado hoy insurge un movimiento magisterial que impone la unidad y la organización. Que sienta las bases de la renovación. Que sabe que el camino de la unidad es el camino a la victoria, que sabe que la renovación impone que la legalidad, legitimidad y representación solo puede tener su origen en elecciones universales. También sabe que la organización es la fuerza que permite actuar a todos, de forma colectiva.  Que revalora la democracia sindical en la participación para decidir la plataforma de lucha, que no se entrega al camino de la competencia electoral de la promesa fácil, donde los elegidos cumplen obedeciendo a las bases.    

En esa perspectiva hay que fortalecer la renovación. En ese terreno se asiste a una victoria, así como se ha identificado con claridad los tumores a extirpar, también se es consciente que el escenario futuro de defensa de los derechos de los maestros requiere otro tipo de sindicalismo, lo que en la práctica significa refundar el SUTEP. Si hoy la renovación ha logrado una victoria sentando las bases para construir, refundar la organización sindical, necesita lograr una segunda victoria: limpiar al magisterio de todo grupo corrosivo, de tendencias que buscan usufructuar los bienes de los profesores y de fortalecer al maestro como el sujeto social en comunidad. Un tercer factor debe ser el desarrollo del pensamiento crítico, que no se reduce al tema de gestión sindical sino de debatir con la política educativa desde la experiencia en el aula, en la dirección de los colegios y del fortalecimiento del colegio público como espacio desmercantilizado.

La renovación requiere de cuadros que sean capaces de proponer un programa, una visión. Solo así se será capaz de enfrentar la reforma neoliberal.

28julio2017

 

www.jornaldearequipa.com