El fujimorista que grabó los videos que tumbaron a PPK

©

 Mundo | 22 Mar 2018 - -Redacción Internacional

 

Moisés Mamani, un legislador fujimorista dueño de una empresa de vigilancia, sabía de espionaje. Con un esfero con cámara grabó varias reuniones con el hoy expresidente Pedro Pablo Kuczynski, quien dimitió para no se hiciera pública un video, dicen, más comprometedor.

 

Las viejas prácticas que durante años utiliizó el fujimorismo en Perú nunca desaparecieron. Pero hay una en particular que causó repulsión entre los peruanos y que terminó costándole el puesto al presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK): los videos. El hoy exmandatario debió renunciar porque un legislador fujimorista grabó a congresistas del movimiento Fuerza Perú (FP) hablando de las dádivas que PPK había prometido si se abstenían de votar su destitución en diciembre 22 de 2017, cuando el fujimorismo quería sacarlo del poder por un conflicto de intereses con Odebrecht.

 

En las grabaciones se ve a Kenji Fujimori, hijo del expresidente Alberto Fujimori, y otros congresistas allegados ofreciendo al legislador del Fuerza Popular Moisés Mamani la realización de obras públicas en su circunscripción electoral a cambio de que votara en contra de la destitución del presidente. En las grabaciones también aparecen el abogado de Kuczynski, Alberto Borea, y un funcionario llamado Fredy Aragón, aparentemente hablando en nombre o bajo pedido del mandatario. La votación final favoreció a PPK que se quedó en el poder, gracias a esos votos de los fujimoristas que aceptaron la compra de votos. 

 

Pues Mamani grabó de forma secreta esos ofrecimientos y otras reuniones con congresistas y el propio presidente PPK y esta semana publicó los videos, que finalmente obligaron a PPK a renunciar. Según el diario La República, Moisés Mamani Colquehuanca conoce todos los artificios del espionaje: "Es propietario de la Empresa de Seguridad y Vigilancia Privada (Eservip), un negocio en el que es frecuente el tipo de celadas que ha protagonizado el parlamentario de Fuerza Popular", dice el diario.

 

Especialistas consultados por La República, luego de observar y escuchar cuidadosamente los videos y las grabaciones que hizo el congresista fujimoristas a sus colegas Kenji Fujimori, Bienvenido Ramírez y Guillermo Bocángel; al ministro de Transportes y Comunicaciones, Bruno Giuffra; y al abogado Alberto Borea; coincidieron en señalar que el artilugio que probablemente usó Mamani con más frecuencia fue un lapicero con cámara incorporada. Un diminuto aparato que registra la voz e imagen nítidamente de personas a un metro de distancia.

 

Al mejor estilo del exasesor de Alberto Fujimori (1990-2000), Vladimiro Montesinos, quien acosado por las denuncias publicó en la recta final de su oscura época, grabaciones que recogían la compra de diputados.

 

Durante una década el señor Montesinos sobornó a medio país desde una sala con sofás de cuero que tenía especialmente diseñada en su oficina en las instalaciones del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN). Una salita mítica para los peruanos porque por allí pasaron ministros, congresistas, militares, actrices, dueños de medios, periodistas, fiscales, etc... Todos fueron filmados sin saberlo recibiendo fajos de billetes y otros favores. El primer video que se publicó le costó el puesto al presidente Fujimori que se dio a fuga y terminó renunciado por fax. Otros más terminaron en la cárcel.

 

¿Estrategia fujimorista?

 

Pero, ¿por qué Mamani esperó  tres meses para revelar los videos? Analistas en la prensa peruana han explicado que todo puede ser una estrategia del fujimorismo, que esperó el momento propicio para ir por lo que siempre quiso: la cabeza de PPK. Dicen analistas que Keiko nunca aceptó el triunfo de Kuczynski por un puñado de votos.

 

Muchos dicen que Moisés Mamani no ideó la emboscada a los congresistas, que algún dirigente de mayor experiencia como Daniel Salaverry estarían detrás de todo.

 

“A Mamani  le sobra la plata, pero es escaso de maquiavelismo. Nosotros que lo conocemos, creemos que ha sido plantado al grupo que lidera Kenji Fujimori. ¿Quiénes comenzaron a hablar de la ‘compra de votos’ contra la vacancia presidencial? ¿No fueron los de Fuerza Popular? Nos metieron un ‘topo’, así de simple”, explicó al periódico La República una fuente vinculada con los congresistas Bocángel, Ramírez y el asesor de los kenjistas, Alexei Toledo.

 

Este mismo diario dice que versiones "recogidas en el sector “kenjita”, la grabaciones de Giuffra fueron una forma de presionar a Kuczynski para forzar su dimisión, porque aparentemente con esas grabaciones que divulgó Salaverry se confirmaba que Mamani recibía prebendas en contraprestación por su voto. O estaba en proceso de conseguir los beneficios". Salaverry fue quien lanzó los audios y quien amenazó con otra grabación aún más grave para el mandatario. 

 

“Se trataba de una grabación que hizo Mamani de una reunión con el presidente Kuczynski, la ministra de la Mujer, Ana María Choquehuanca, y el ministro de Transportes, Bruno Giuffra. Si el presidente no presentaba su carta de denuncia, estaba previsto difundir el video. Es la prueba contundente de la compra de votos”, afirmó una fuente allegada a Fuerza Popular a La República.

 

Ver más: Martín Vizcarra, presidente...¿hasta cuándo?

 

Mamani grabó otro encuentro más con el presidente, una entrevista en su domicilio y dicen expertos que seguro la lista de videos es mucho más larga. Nada raro si se tiene en cuenta que el fujimorismo estaba empeñado en acabar con el gobierno de PPK: sacó a 14 ministros pero su objetivo final siempre fue Kuczynski. 

 

Dice el diario El Comercio que Mamani tiene fama de mentir. En su hoja de vida para postular al Congreso declaró estudios secundarios en Moho y Arequipa, pero esto todo resultó falso. Incluso señalan que para entrar a estudiar a la Universidad pressentó también documentación falsa.

 

A los 35 años, en 2005, estudió Ciencias Políticas y Jurídicas de la Universidad Andina Néstor Cáceres Velásquez, de nuevo presentando unos certificados falsos. Las pesquisas de la Fiscalía arrojaron que este también mintió a la Universidad Andina para continuar estudios superiores. 

 

 

 

www.jornaldearequipa.com