XV Congreso de la FDTA

Reportaje de un fraude advertido

©

LA REDACCIÓN

 

Gerónimo López

Carlos Rivera

José Chapa

Mariano Nina

 

 

Al parecer, cuestionamientos de última hora cambiaron el esquema trabajado para las elecciones sindicales habidas durante el XV Congreso de la FDTA. Quienes manejaron el evento tuvieron que hacer permutas de apremio en la cúpula del comité ejecutivo trocando en la secretaría general al voceado Mariano Nina, secretario general del sindicato de construcción civil de Arequipa, un conocido obrero, honesto, con años militando en el partido comunista, por José Chapa Díaz, el secretario de la base de Mollendo a quien se conoce por haber sido acusado en abril del 2010 como uno de los responsables de los disturbios habidos en Mollendo en la lucha de Islay contra la Southern por Tía María.

 

Nina es muy disciplinado y no tiene las artes de otros prójimos suyos para agenciarse con algo más de lo que gana como obrero y recibir adendas por ser dirigente de su sindicato. Debido a sus cualidades de sindicalista nato consiguió recuperar para el PC la supremacía de otros tiempos en construcción civil, tiempos cuando el PC tenía hegemonía allí y una militancia de 35 obreros agrupados en la célula 1° de Mayo cuyo responsable era nada menos que Valentín Pacho, vicepresidente actual de la Federación Sindical Mundial (FSM).

 

Ahora, los organizadores tuvieron que calcular si el sindicato estaba bajo control para convocar el congreso de la federación o si este se les escapaba y no había congreso. El propio Nina estuvo en observación pues en diferentes oportunidades se les puso chúcaro y se fue, contra su voluntad y su conducta, por la libre. En esa duda hamletiana estuvieron 12 años los que manejaron la organización del cónclave, todo un record guinesseano.

 

La herencia de Risco

 

 

El sindicato de obreros de la construcción estuvo apartado de la FDTA en dos oportunidades, la primera vez el 2001, por curiosa decisión de López a raíz del cuestionamiento del PC a José Luis Risco que postulaba a la vicepresidencia de la república por Unidad Nacional, un frente de derecha que oficiaba de fachada del Partido Popular Cristiano; Gerónimo López, que era SG del sindicato, lo apartó de la FDTA pues él participaba militantemente en la campaña de Risco. Luego, la segunda vez, por cuestionamientos del sindicato a López, que ya era el nuevo secretario general de la FDTA, al que expulsaron por varios motivos relacionados con la economía del gremio. Bueno es recordar que por medio hubo un confuso hecho criminal donde el secretario de economía del sindicato de construcción civil se suicidó culpando a Gerónimo de su decisión.

 

El "docenio" de López en la FDTA fue un desastre para los trabajadores. Nunca estuvo la central arequipeña tan cuestionada como en estos 12 años. Se apartaron nuevamente los sindicatos de la producción como Cerro Verde, Michell, La Ibérica, Backus, Coca Cola, Kola Real, Leche Gloria, Aceros Arequipa y las curtiembres, alejados durante la anarquía de Valentín Zegarra por la sinuosa política de la dirigencia de entonces, cuya felona y amarillenta cereza culminó con la carta de Zegarra a Fujimori publicada en la prensa local (otra igual envió la AUPA de Andrés Mamani) agradeciéndole al dictador su preocupación por Arequipa e invitándolo a visitar nuestra ciudad.

 

Luis Saraya López, obrero de ALICORP, reemplazó a Valentín Zegarra en la secretaría general de la FDTA. Con él se hizo un intento de reconstrucción del movimiento obrero local, con los obreros despedidos tanto por la dictadura de Morales Bermúdez a raíz del paro nacional del 19 de julio de 1977 como por la razia neoliberal de Fujimori. Con estos compañeros se logró fraguar un fuerte y agresivo movimiento por su reposición que venía, mal que bien, desde la gestión de Maximiliano Villalobos.

 

Luis Saraya López junto a otros dirigentes políticos, el Partido Comunista y el Sutep de entonces impulsó la formación del Frente Amplio Cívico Arequipa (FACA), que fue iniciativa de Gustavo Mohme Llona. Saraya -a nombre de la FDTA- obligó a Alejandro Toledo en 2001 a firmar el acta contra la privatización de EGASA y EGESUR, hecho que dio origen a las jornadas populares de junio del 2002 conocidas como el "arequipazo". Gerónimo López, por entonces, solo era un personaje gris del sindicalismo, del montón  local dejado por Valentín Zegarra como secretario de Construcción. Como ya se dijo, el año 2001, año electoral, López participaba en la campaña de Unidad Nacional apoyando a  Risco, siendo su sindicato la guardia de choque del Partido Popular Cristiano. De este hecho da cuenta la revista "La Jornada" publicada por la FDTA el 2002.

 

Saraya no era un dirigente carismático, tenía sus limitaciones y otras debilidades, pero es justo reconocer que, gracias a él, se fue recomponiendo el movimiento sindical a partir de la lucha de los despedidos y se impulsó el "arequipazo" con el apoyo de algunos, está bien dicho: "algunos", dirigentes del PC entre los que destacaron Fredy Márquez, Napoleón Escarza y Hugo Rosas y la gran mayoría de militantes; otros, los más doctos, se escondieron como siempre lo hicieron, apareciendo solo al final de la trilla, pretextando, como decía Edmundo Paredes, que a su gato le dio catarro. El trabajo de Saraya quedó trunco por la terminación del periodo para el cual fue elegido. Los doctos del PC le bajaron el dedo y en el congreso del 2005 fue reemplazado por Gerónimo López Sevillano, promocionado por construcción civil, sus iconos y las exigencias imperativas de sus íconos.

 

 

Una gestión gris que duró 12 años

 

 

López empezó a ejercer su gestión en la FDTA embelleciendo su oficina en la vieja casona colonial de Santa Catalina, cambiando desde el piso hasta los muebles y dotándola de todos los adelantos de la informática moderna ¿Cómo lo hizo? Eso es, sino un misterio, el secreto mejor guardado por él y sus patrocinadores. Pero, desde entonces, ya se iría rumorando que si no fue COSAPI, Minera Cerro Verde corrió con tanta generosidad, solidaria con su enemigo de clase.

 

Con el advenimiento de Guillén al gobierno regional, el viejo y querido local de los trabajadores fue remodelado hasta el último sillar. Y llegó más tecnología y con ella la primavera al PC. La estación trajo para la vanguardia del proletariado puestos de gerentes, funcionarios, promotores, invasores(1) y algunas hectáreas de tierras en el camino a La Joya, además de un compromiso con Cerro Verde (socia del gobierno regional) de no abrir la boca contra la minera. Así, pusieron a la FDTA en la misma trinchera del FREDICON, el frente fujimorista, y otros llamados cargadores del presidente del gobierno regional como Humberto Olaechea y Ramón Pachas, además -obviamente- de Felipe Domiguez.

 

Con la echada a Guillén, aumentaron los cuestionamientos al secretario general de la FDTA y al PC, su responsable político: Wílmer Mixcan, fue nombrado gerente de trabajo del gobierno regional. El apego de López tanto a la autoridad regional como a la minera fue un trabajo excepcional, lo mismo el haberse incorporado a una mafia de traficantes de terrenos donde se asoció o lo asociaron con Pachas que maneja un logotipo llamado "FACA" y el Fredicón de Dominguez. Con ellos más Patria Roja, el PC, el SUTE y la FDTA constituyeron la Coordinadora Política Social que en la práctica fue el partido político de Juan Manuel Guillén Benavides.

 

Remodelado -por cuenta del gobierno regional- el local de la FDTA del piso a los muebles  y no obstante los cuestionamientos por sus torpezas, a López no se le ocurrió mejor idea (o le ordenaron) partir en dos el ambiente (la sala) de la secretaría general de la FDTA para ceder la mitad ¿graciosamente? a Juan Gonzales Calla, el exgerente de vivienda de Guillén encargado de cohonestar y titular a los usuarios de los traficantes. Así, el local de la FDTA fue convertido en agencia de planificación de las invasiones y luego, desde allí, comenzó por tramitarse su legalización o titulación de los terrenos. Juan Gonzales Calla y Esteban Valdez Gárate (sucesor de Calla en el gobierno regional) proclamarían orgullosos: "primero se invade luego se titula", arenga que fue tomada al pie de la letra por su clientela de Chapi a La Joya.

 

A partir de entonces, el movimiento sindical se fue quebrando, algunos gremios sintieron vergüenza y otros se convirtieron en campos de batalla y todos abandonaron la lucha popular. Las asociaciones vecinales de los llamados pueblos jóvenes, manejadas por traficantes de terrenos, fueron cubriendo el vacío dejado por los trabajadores bajo coerción sea por la multa o el fiambre o presión política de los traficantes.

 

 

Abandonado por los sindicatos y adulado por el FREDICON y las juntas vecinales que controla, loado por Ramón Pachas y Humberto Olaechea y entelequias como Patria Roja y el Sute oficial, Gerónimo López, no dirigía ni controlaba ya ni siquiera su sindicato, pero si las asociaciones de vivienda que cumplían la misión de asistir a las movilizaciones de la Coordinadora Política Social. El PC "de Mixcan" sabía del oportunismo compulsivo de López de derecha o de izquierda, sin embargo se hizo de la vista gorda por obvias razones relacionadas con la gerencia de trabajo, por ello jamás le cuestionó ni desautorizó nada, pues era el hombre de Guillén y siempre había la posibilidad de conseguir alguito más.

 

Sus últimas aventuras electorales las vivió con Javier Ismodes y Gregorio Santos(2) a quienes apoyó hasta el final. No consiguió nada, solo vergüenza y desprecio, pero sus compadres no lo vieron así y le catapultaron a la secretaría general de la CGTP para oponerlo -dicen- a la argolla de Gorriti, Checa y Raffo. Con ello, muchos estuvieron de acuerdo con tal de que se largue.

 

López, manejó 3 periodos de 4 años la central obrera arequipeña cuando los Estatutos precisan que el periodo máximo es de 3 años sin reelección. Durante esos 12 años el sindicalismo arequipeño retrocedió, dejando el dinamismo de años anteriores y los bríos del "arequipazo". Esto no hubiera sido posible sin el aval cómplice de la dirigencia regional del PC durante las gestiones de Carlos Rivera y Wílmer Mixcan.

 

Con ese respaldo, López puso la FDTA al servicio -no gratuito- de los diferentes gobiernos regionales, por lo que fue tildado de "cargador", concretamente en la gestión de Juan Manuel Guillén (2 periodos) donde fueron colocados los dirigentes regionales del PC como funcionarios de primer nivel, además se hipotecó la independencia de la central obrera a Minera Cerro Verde, por 28 mil soles según Luis Ancón Patiño, director de radio Frecuencia 1330.

 

Sin embargo, y a pesar de haber arruinado el movimiento sindical en Arequipa, López no tiene decencia alguna en declarar a los medios (3) que al irse a Lima deja una federación que cuenta con 73 sindicatos "bien establecidos"... porque, cuando llegó a Arequipa, no había ningún sindicato, solo Construcción Civil y el Sutep. Tremenda patraña.

 

Cuando López llegó - se supone de su tierra a Arequipa- en la FDTA estaban todos los sindicatos del Parque Industrial así como Leche Gloria, Cervecería, Curtiembres, La Ibérica, Laneras (Michell) según estudio económico de Héctor Ballón y para solo hablar de la producción; no se hace mención de los sindicatos de servicios como SUTE, FENTASE, Sedapar, bancos, municipalidades, mercados, CITE, Salud, Universidades y cien etcéteras más.

 

Sin embargo, en el último congreso no participaron orgánicamente los sindicatos más poderosos de Arequipa sino algunos "delegados" a título personal los que incluso condicionaron su participación, parte del SUTE no se prestó al juego.  

 

A pesar de todo esto y de su conocida hoja de vida llena de veleidades, López fue promocionado a secretario general de la CGTP, habiendo sido "elegido por unanimidad". Sus patrocinadores lo hicieron pasar por clasista y revolucionario encumbrándolo en la más alta dirección de la mayor central de trabajadores del país como si se tratara de un nuevo Isidoro Gamarra o un Pedro Huilca, siendo la negación de ellos. Se olvidaron de la gallina que come huevo... (tira al monte como la cabra)... aunque le quemen el pico.

 

Un congreso de 5 horas

 

Según el cartel de fondo (y las bases) el congreso debió durar 3, 4 y 5 de febrero. Duró solo 5 horas el día 4. El 3 fue inaugurado pomposamente por Verónika Mendoza y el hijo de Horacio Zeballos a las 7 de la noche, por lo que se infiere hacia dónde apunta su próxima aventura política el nuevo secretario general de la CGTP. El Jurado presidido por Henri Porras, nada pudo hacer

 

Sevillano estrenó el cargo viniendo a esta tierra que no es la suya, para, con ese poder, controlar el evento sindical, tener "su" base y demostrar a sus nuevos patrocinadores que aún manda en estas tierras del Señor. Junto a él, vino un sequito de muñequeros especializados en el ramo, los mismos que armaron un congreso de 5 horas interviniendo sus integrantes como delegados. De la misma forma participaron delegados sin base sindical y sindicatos con más de tres representaciones o delegaciones distintas como las de Construcción Civil de Caylloma, de Islay y de Arequipa.

 

El cartel de fondo en el salón de la asamblea anunciaba que el congreso iba a durar 3, 4 y 5 de febrero, solo duró 5 horas el día 4. El 3 fue inaugurado pomposamente por Verónika Mendoza y el hijo de Horacio Zeballos a las 7 de la noche, por allí se infiere hacia dónde apunta la próxima aventura política del nuevo secretario general de la CGTP.

 

Aurelia Flores es la persona que cuida el local sindical de la federación y no se sabe que exista un sindicato de esa rama, sin embargo, la habilitaron como "delegada" para luego designarla como secretaria de economía y finanzas en el Comité Ejecutivo. Benito Ancco es un buen muchacho, pero sindicato no tiene, menos ajustado a las bases del Congreso que si aplicaron a otros. Benito hasta hace poco era crítico del manejo de la federación, ahora es su flamante secretario de educación y cultura. Sibilina manera de taparle la boca.

Igualmente, mientras a unos exigieron pagar el integro de sus cuotas atrasadas a otros les financiaron su participación cuando lo normal es que, con el fin de que participen sino todos la mayoría de gremios posibles, se decrete una amnistía. De esta manera trataron de impedir que sindicatos tan poderosos como Cerro Verde, Michell, La Ibérica, Backus, Coca Cola, Kola Real, Leche Gloria y otros, participaran del congreso. Aceros Arequipa fue dividido, embaucando al secretario general con promesas que jamás van a cumplir ().

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Carlos Rivera Guzmán, quien se arroga ser el más antiguo militante del PC, sin embargo, pese a sus 70 años, participó como delegado pleno de nadie sabe qué sindicato, para burla de todos fue nombrado secretario de deportes.

 

 

Vergüenza deberían tener algunos como Carlos Rivera Guzmán, quien se arroga ser el más antiguo militante del PC, para estar detrás (porque delante nunca está) de estas sucias maniobras; sin embargo, pese a sus 70 años, participó como delegado pleno de nadie sabe qué sindicato. Lo único que se le entendió es que quería preservar el local de Santa Catalina que -al final de cuentas- es lo único que les importa salvar porque la dignidad de clase ni la tienen ni les importa. Rivera para burla de todos fue nombrado secretario de deportes. 

 

La delegada del SUTE se asqueó de las maniobras y fue desautorizada por Patria Roja. Para reemplazarla salieron en busca de alguien que les obedeciera sin discutir sus órdenes, encontrando en una de las chinganas del frente a Jesús Catacora Callata, en brazos de Baco. Así le llevaron -a rastras- hasta el evento. El pobre Jesús no se soltó de Baco hasta el término del evento, empalmando la machasqa () con la que luego se vino después, festejando "el triunfo", claro está. 

 

Atrás quedaron los días de gloria de los años 50 y 55, o del "arequipazo" de junio del 2002, las jornadas por la Reforma Agraria y la recuperación del petróleo, por el pasaje obrero y en solidaridad con la lucha de otros pueblos por su liberación sean Vietnam o Cuba.

 

Atrás quedó la lucha contra la política antilaboral del Estado y los gobiernos de turno, contra las subas o contra la represión.

 

Hoy tenemos Odebrecht, Chinchero, Tía María, Aceros Arequipa y Conga; sin embargo, lejos de unir a los trabajadores para enfrentar estos problemas, se les divide.

 

¿Quién propicia esto?. La historia los juzgará.

 

 

 

 

Lea También:

 

http://larepublica.pe/09-06-2012/arequipazo-la-semilla-de-la-protesta-social-en-democracia

 

http://larepublica.pe/16-01-2012/geronimo-lopez-se-reelige-por-tercera-vez-en-la-fdta-y-estara-10-anos-en-dirigencia

 

http://larepublica.pe/impresa/politica/847402-fiscalia-pide-5-anos-y-8-meses-de-prision-para-guillen-por-arequipa-la-joya

 

http://larepublica.pe/tag/juan-manuel-guillen

 

http://elbuho.pe/2017/02/07/fiscal-plazo-jueves-formalizar-archivar-denuncia-juan-manuel-guillen/

 

 

 

www.jornaldearequipa.com