Verónika Mendoza
"Si alguien creyó que el fujimorismo se moderó, pecó de iluso"

©

EFE

 

 
 

La candidata presidencial peruana del Frente Amplio, Verónika Mendoza, dijo que "es muy difícil encontrar diferencias" entre las opciones de derecha que representan Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski, quienes irán a una segunda vuelta, por lo que su partido se "constituirá en oposición".

Tras los comicios del pasado domingo, en los que Mendoza, de 35 años, se quedó a las puertas de poder disputar frente a Keiko, de 40 años, la segunda vuelta que se celebrará en junio, declaró en una entrevista con Efe que desde el "punto de vista programático y de modelo económico no hay ninguna diferencia" entre ambos candidatos.

La congresista fue contundente en asegurar que lo que "no van a hacer de ninguna manera con ninguna de esas fuerzas es llegar a algún acuerdo de gobierno. Vamos a ser oposición en cualquiera de los dos casos".

Aunque para Mendoza "el retorno del fujimorismo es el mayor riesgo para Perú", lo que no está claro es "hasta qué punto Kuczynski puede, quiere diferenciarse de ese fujimorismo".

Mendoza también señaló que ambos plantean sacar de la cárcel, "por mecanismos diferentes", al expresidente Alberto Fujimori, condenado a 25 años de prisión por corrupción y delitos de lesa humanidad, lo cual "en términos legales y simbólicos sería algo nefasto para el país".

En los últimos días, Kuczynski, de 77 años, se ha mostrado partidario de una ley para que el encarcelado exmandatario cumpla su su sentencia en su casa, mientras que desde las filas fujimoristas, la congresista Cecilia Chacón ha señalado que Alberto Fujimori tiene que salir de prisión "por la puerta grande" y que el Poder Judicial debe anular el juicio por el que fue condenado.

Consultada sobre estas declaraciones de Chacón, Mendoza dijo que "si alguien creyó que el fujimorismo se estaba democratizando o moderando, ha pecado de iluso".

Está claro, añadió, que "más allá de algunas nuevas formas y algunos nuevos rostros, en el fondo siguen siendo lo mismo, y siguen reivindicando la dictadura fujimontesinista", y dijo que, por ello, sería "nefasto para Perú que el fujimorismo vuelva a gobernar".

Mendoza recordó que en los comicios de 2011, Kuczynski, también conocido como PPK, hizo campaña en la segunda vuelta a favor de Keiko Fujimori, quien perdió frente al actual presidente Ollanta Humala, "reivindicando como positivos elementos de la dictadura fujimontesinista".

La congresista del izquierdista Frente Amplio considero que si hay sectores que creen que se debe votar en la segunda vuelta por PPK es debido a que el hecho de que otra "vez se esté reivindicando la figura de Alberto Fujimori "aterra más de lo que aterra el señor Kuczynski".

Sobre cuál será la posición del Frente Amplio de cara a la segunda vuelta, Mendoza aseguró que tienen claro que "el pueblo peruano nos ha dado el mandato de constituirnos en oposición en el Parlamento", y que asumirán un "rol vigilante y fiscalizador respecto a las políticas de gobierno y a las normas que pudiera implementar cualquiera de las dos opciones que salga elegida finalmente".

"En cualquiera de los dos casos, creemos que hay altos riesgos para la democracia, para el modelo económico y para los sectores mas vulnerables de la población", añadió.

La candidata del Frente Amplio, al que las proyecciones dan unos 20 escaños, lo que constituye uno de los triunfos más relevantes de la izquierda en las últimas décadas en Perú, dijo que "asumen con mucha responsabilidad el encargo de una ciudadanía que ha pedido cambios, cambios en el modelo económico y que reclama por mas Estado".

Mendoza afirmó que pretenden canalizar las demandas de los sectores más vulnerables, como pueblos indígenas, la comunidad de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales (LGBT), trabajadores y sindicatos para constituirse "en su voz y representación en la escena política".

En relación al peso que ha tenido en las últimas semanas la campaña del miedo contra su candidatura, Mendoza afirmó que ha sido una "guerra sucia de difamaciones, ataques, pretendiendo incluso vincularnos con el terrorismo".

Consultada sobre sus referentes ideológicos, Mendoza apuntó que se posiciona a la izquierda, pero que "Perú es un país tan complejo, tan único, que es difícil encontrar un modelo que uno quiera replicar".

No obstante, señaló que es importante rescatar figuras como las del expresidente uruguayo José Mujica que, "más allá de lo ideológico, es la figura de una persona que entra al gobierno con determinados bienes materiales y sale más o menos con lo mismo".

Sobre el apoyo que ha recibido de legisladores de Argentina, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador, Uruguay y de España, como el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el líder del movimiento Izquierda Unida, Alberto Garzón, Mendoza dijo que cree que es la expresión de "una nueva generación de políticos de izquierda".

Finalmente, Mendoza subrayó que para Perú "era indispensable, urgente e imprescindible que se constituyera una fuerza política de izquierda para generar un mínimo de equilibrio que no teníamos en los últimos años".

.

 

 

 

 

 

www.jornaldearequipa.com