La rebelión conservadora
 

Juan De La Puente

 27SET2019

 
“Los llamados al diálogo con propósitos de gobernabilidad y un pacto para destrabar la transición son sugerentes, pero parecen más los pedidos de un armisticio que olvida el sentido de esta batalla”. Al escribir estas líneas, la Comisión de Constitución del Congreso había archivado el proyecto del Gobierno para reformar la Constitución y adelantar las elecciones generales al año 2020, a lo que el Gobierno respondió llamando a la movilización y prometiendo medidas de respuesta en el ámbito legal.

Hasta ahí los hechos registrados son previsibles; un Parlamento fortalecido internamente desafía a un Gobierno que ha perdido el paso en las últimas semanas, una dinámica en que los dos actores se traban en una disputa que por momento gana uno u otro. La pelota está en la cancha del presidente Vizcarra que debería reaccionar más allá de un discurso, con el famoso Plan B. En él descansa la posibilidad de que tengamos elecciones.

Lo que no era previsible es la trama que surge en paralelo a la pugna de poderes, o que se alimenta de ella, bajo el entendido de que está en juego no solo un calendario electoral sino el desenlace de la transición a la que hemos ingresado. Esa trama está signada por la formación de una amplia coalición conservadora y por el debilitamiento del frente político y social –no lo llamaría ahora coalición por su volumen y su capacidad operativa– que propone una salida democrática y reformista de esta etapa crítica, de cara a los derechos y libertades.

Desde el 7 de julio del año pasado, cuando explotaron los CNM audios, la defensa del sistema en toda su dimensión carecía de forma y contenido. Dicho de otro modo, el sistema estaba a la defensiva, y así lo exteriorizaron los eventos del período julio 2018-enero 2019. La votación en el referéndum del 9 de diciembre y la caída del fiscal de la Nación a inicios de enero fueron los últimos sucesos de ese ciclo.

Dijimos poco después que esa rebelión había terminado; el relumbrón de la propuesta del adelanto electoral el 28 de julio parecía significar su relanzamiento, pero las semanas que sobrevinieron instalaron una dinámica que está dejando de ser directamente proporcional (la pugna potenciaba o debilitaba a las partes, principalmente lo segundo) para ser inversamente proporcional: el fortalecimiento conservador tiene como contraparte el debilitamiento de sus oponentes.

 

 

 

Jornal de Arequipa no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

 

www.jornaldearequipa.com