.

De Althaus contra D'Althaus

.

Fredy León

NOVIEMBRE2018

.

Los escribas de la derecha son un caso digno de análisis tanto para los sicólogos como para los profesores de ética; y es que no solo carecen de honestidad intelectual sino que tienen la memoria corta. Esta desvencijada élite intelectual anda peleada con la verdad, creen que el pueblo está compuesto por una sarta de “imbéciles” al que se le puede decir cualquier cosa y, desde el monopolio que tienen sobre la comunicación, se han acostumbrado a manejar un discurso diferente según amerite la ocasión.

Para ejemplo tomemos dos artículos de Jaime de Althaus, uno escrito en junio del 2014 sobre el caso de Gregorio Santos (https://lampadia.com/opi…/jaime-de-althaus/era-por-la-plata/)  y el otro escrito el día viernes 23 de noviembre del 2018 sobre Alan García (https://elcomercio.pe/…/hay-persecucion-politica-peru-jaime…)

Veamos que decía en el 2014 Jaime de Althaus sobre la presunción de inocencia en el caso de Santos:

- “Gregorio Santos, el luchador social, el defensor de las comunidades, el paladín del agua era, según la acusación fiscal que recoge el testimonio de colaboradores eficaces y reúne diversas pruebas, un ladrón.”

Y esto es lo que escribe en el 2018

- “A la cúpula (de FP N.d.R.) no se le ha iniciado aún investigación preparatoria y menos aún se le ha acusado, pero ya purga precondena de tres años de cárcel. Y la que hubiera sido candidata con posibilidades es ya cadáver político. La presunción de inocencia es la primera víctima.”

Así pensaba Althaus sobre la crimininalización de la política en el 2014

- “Pero la estrategia de Patria Roja y de su socio Marco Arana ahora es victimizarlo, para convertir al acusado por sus delitos en un perseguido político, al delincuente en un justiciero ambiental.”

Y esto sostiene hoy

- “En el Perú no hay persecución política. Lo que hay es algo más sutil y letal a la vez: criminalización política, ajusticiamiento mediático-judicial de partidos políticos. (...) el ex presidente seguramente teme que se le apliquen los procedimientos de la justicia plebiscitaria.”

Sobre la labor de la prensa una cosa decía Althaus en el 2014

- “Veremos ahora si esas radios (Se refiere a emisoras locales de Cajamarca, Bambamarca y Celendín que dice acallaban toda denuncia contra Santos N.d.R.) se mantendrán alineadas con la mentira y se declararán cómplices de la corrupción, o empezarán a difundir los cargos contenidos en la acusación fiscal que revelan quién era realmente el señor Santos.

Y otra muy distinta defiende hoy día

- “...se expone públicamente todos los días por la televisión de qué manera un partido político se “organiza criminalmente” para cometer algo que no es delito. A fuerza de presentar día a día testimonios nuevos y agravantes, la impresión que queda en la opinión pública es que, efectivamente se trata de una siniestra organización criminal dedicada al lavado de activos, por más que tal cosa no exista.(...) Está en una justicia que se ha vuelto plebiscitaria y poderosamente arbitraria (...) Es la justicia popular que se está tragando a casi toda la clase política.

No es que Althaus haya cambiado, sino que es de esos intelectuales de derecha que se rigen por la regla de oro de los comodines: “Que tu mano izquierda nunca sepa lo que tu mano derecha escribe.”

 
 

 

Jornal de Arequipa no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

 

www.jornaldearequipa.com