¿Qué hace la defensora de derechos humanos en política partidaria?

Sensatez y más cordura señora Silva

©

 Perú unido. AREQUIPA

 

 

 

 

 

Compañeros de Jornal de Arequipa. En el diario La República del 13 de Octubre, la señora Rocío Silva Santisteban escribe como dicen ustedes un artículo con cachita acerca del proceso electoral del Frente Amplio que ganó Verónika Mendoza.

 

http://larepublica.pe/impresa/opinion/710111-otro-poco-de-calma-camaradas


Dolida la señora Silva no sabe con quien descargar la cólera y culpa a los camaradas setenteros, o sea a los marxistas que estamos en este frente y que nos hemos presentado a la elección con candidato propio, por todos conocido, aunque hayamos sacado una votación exigua. No entendemos si nos quiere culpar de los desaciertos del proceso o de alguna manipulación en favor de Mendoza, que no fue nuestra candidata, pues nosotros vamos por el camino de cambiar el sistema y no el color del país o de maquillarlo. La Red de la señora Silva debió informarle que no solo fue Pomalca y que hubieron otros pomalcas en varias partes del país, con más éxito claro está. Finalmente le recomendamos que lejos de estar ocupándose de política partidaria le responda a Cecilia Valenzuela que desde El Comercio la ataca en forma furibunda:

 

http://elcomercio.pe/politica/gobierno/filiacion-politica-mafia-lentejas-c-valenzuela-noticia-1848070

 

Agrupación Marxista Perú Unido. Arequipa


 


Los soberanos persas solían mandar matar a los mensajeros que eran portadores de malas noticias, práctica que se difundió a las culturas griega y romana. Los emperadores pensaban revertir de esta manera los hechos o acontecimientos adversos a sus intereses, superstición que por supuesto no tenía ningún resultado satisfactorio salvo amenguar el descrédito del gobierno, amedrentar a los descontentos, y acallar la posible oposición. Nuestra Defensora de Derechos Humanos, daría la impresión de imitar a los sátrapas persas con su artículo Otro poco de calma, camaradas


En este escrito pretende culpar de los indudables problemas de Pomalca y sus poco claros resultados electorales a “los otrora preclaros dirigentes de izquierda setentera” por “gritar fraude”. Asimismo, ataca al periodismo democrático porque Diario Uno publicó dos noticias el 5 y 6 de octubre festejando la victoria de Verónika cuando ni siquiera el Comité Electoral Nacional del FA – CENAFA había empezado el conteo. De su ametralladora verbal no se salva ni Sembrar -agrupación de Verónika Mendoza- porque “…tampoco salió a desmentir. Entonces la duda empezó a ser torrentosa.”


Que se intentó con el fraude en Pomalca, (que se intentó, se intentó) es un hecho que hoy nadie lo duda. Pero el título del artículo sugiere una cosa y el contenido es otro. Camarada es la fraternal y honrosa distinción de trato de quienes, en el Perú, somos marxistas leninistas, de los que como José Carlos Mariátegui tenemos una filiación y una fe, y ello nos diferencia nítidamente de los autodenominados compañeros apristas. Militantes de grupos de la izquierda “setentera” se denominaban entre sí compañeros, como es el caso de VR, el MIR, y otros.

 

Con tal títular, La Sra. Silva S. afrenta a los camaradas, es decir a los marxistas-leninistas del Frente Amplio, unque el contenido se refiera a Carlos Tapia, quién puede haber sido dirigente “setentero” pero que hoy es miembro de Ciudadanos por el Cambio y está lejos de ser un camarada.


Los marxistas no hicimos el fraude, y ni siquiera fuimos los mensajeros que llevamos su noticia; aunque sí, lo hubiéramos denunciado de habernos constado porque no nos casamos con las malas artes de la oligarquía.

 

No hay explicación a la actitud intolerante y anticomunista “setentera” de la Sra. Silva S., y tampoco de su pose de emperatriz persa. Por el contrario, no logra otra cosa que dar la apariencia de esconder la basura bajo la alfombra y contribuye en muy poco a levantar su maltrecha imagen de defensora de los derechos humanos, venida a menos por sus relaciones con golpistas venezolanos.
 

El Frente Amplio se distingue de otras agrupaciones políticas no solamente por su programa, identificación con los intereses de las grandes mayorías nacionales, modelo de desarrollo industrial del Perú, etc., sino también por la claridad de sus actos, la honestidad, la pulcritud de su proceder, la transparencia y la responsabilidad de sus relaciones al interior y exterior de la organización. Ello mismo está refrendado por la inmediata reacción de Marco Arana de pedir la anulación del acto eleccionario en todas las mesas de Pomalca, y denunciar un fraude con autores puntuales, situación que le honra y lo eleva moral y éticamente.

 

http://diariocorreo.pe/edicion/arequipa/izquierda-arequipena-respalda-candidatura-de-veronica-mendoza-625296/#.ViEZQjENpEp.twitter

https://carlosleon.lamula.pe/2015/10/16/las-primarias-del-frente-amplio-un-balance/carlosleon/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

www.jornaldearequipa.com