.

Circo de Cúcuta riesgo de tragedia continental

.

Iván Muñoz R. | Coordinador COMBOL/CHILE

FEBRERO2019

 
Piñera y Duque sometidos a Trump serán señalados por la historia como cómplices de la articulación de otra siniestra “bandera falsa” diseñada para legitimar una acción de guerra.


Sufrimos estos días las tensiones surgidas de un insólito “concierto” financiado por el magnate británico Richard Branson. Con un gasto multimillonario de dólares en una costosa parrilla de figuras del espectáculo, logística, sonido, expansión televisiva a todo el globo. Todo se desplegará sobre la tarima del gobierno colombiano que registra diez mil víctimas de los falsos positivos en la ONU, 400 líderes sindicales asesinados, más de 4 mil niños wayúu de la Guajira. Lo que configura un show de falso coro humanitario que pretende encubrir la provocación de “bandera falsa” que materialice la agresión militar de Trump contra el pueblo de Bolívar, trasladando el terror y la muerte desde el Medio Oriente a nuestro suelo.

Piñera y Duque sometidos a Trump serán señalados por la historia como cómplices de la articulación de otra siniestra “bandera falsa” diseñada para legitimar una acción de guerra, como la del Golfo de Tonkín para desencadenar la guerra de Vietnam o las dudas de las Torres Gemelas que amparó la Guerra de Irak o más lejos el Hundimiento del Maine en 1898 para la guerra en Cuba.

Vergonzosa es la presencia de Piñera en Cúcuta alardeando con “ayuda humanitaria” etiquetada visiblemente USAID (descuido gubernamental), mientras aluviones e incendios afectan a millares de chilenos o cuando los trabajadores de la salud denuncian en La Moneda que en el año reciente murieron 9.724 chilenas y chilenos producto de las listas de espera de un sistema de salud privatizado.

Piñera remacha su obsecuencia precedida por aquella en que entre sonrisas e incontinencia gestual agito ante Trump una bandera gringa mancillando la nuestra. “Business is business” piensa el mercader.

La manida “ayuda humanitaria” tiene funestos precedentes: Yugoslavia, Irak, Libia, Somalia, tal como la secuela de golpes de estado provocados por EE.UU en América Latina y el Caribe: Paraguay 1954; Venezuela 1948 y 2002; República Dominicana 1863; Brasil 1964; Guatemala 1954; Bolivia 1971; Argentina 1966 y 1976; Chile 1973; El Salvador 1979; Uruguay 1973; Perú 1992; Panamá 1989; Haití 2004; Honduras 2009. Hoy van por Venezuela.

Se reedita la doctrina Monroe impuesta por el complejo militar industrial, ante el debilitamiento de su hegemonía por la emergencia China y Rusia que activan su presencia en el continente provocando el desenfreno de Trump que emulando a Hitler se desboca el objetivo: el petróleo, las riquezas del Arco Minero del Orinoco, las fuentes de agua y biodiversidad del continente.

Estados Unidos con el 4,7 % de la población mundial, consume más petróleo que China, Rusia, la India, Japón y Alemania juntos, su dependencia energética se acrecienta por la espiral bélica, nutriéndose de fuentes provenientes del Golfo Pérsico, cuyo Estrecho de Ormuz, -definido por Nixon como “la garganta del diablo” por la volatilidad de la zona, aumenta los costos en protección naval y aérea navegando 45 días hasta Texas en tanto que Venezuela está a 5 días.

Esta es la causa real que se encubre en la parafernalia propagandística de “ayuda humanitaria” y que John Bolton, asesor de seguridad Nacional de la Casa Blanca confiesa sin rubor:” haría una gran diferencia “si las petroleras estadounidenses pudieran acceder a los pozos de crudo en Venezuela. Estamos conversando con las principales compañías estadounidenses ahora”…”Sería bueno para el pueblo de Venezuela y el pueblo de Estados Unidos”.

Esto manifestado horas antes que el propio Bolton anunciara las sanciones contra Petróleos de Venezuela (PDVSA) congelando unos 7 mil millones de dólares en activos de la compañía venezolana.

“A confesión de parte relevo de pruebas”, reza el axioma jurídico, y la afirmación publica de uno de los “halcones “de la guerra es un mentís categórico que evidencia la burda maniobras de “la ayuda humanitaria” generando una intensa solidaridad con el pueblo hermano el rechazo a la injerencia y la articulación de una cruzada por la paz.

 

 

 

Jornal de Arequipa no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

 

www.jornaldearequipa.com