La crisis es del sistema

Al borde del caos

©

 

CARLOS ORTIZ CORNEJO

 

 

Algo se pudre en el Palacio

César Lévano


El presidente Pedro Pablo Kuczynski no tiene remedio. La empresa brasileña Odebrecht decidió informar que no es cierto que PPK fuera ajeno a negocios con ella, como lo ha sostenido el mandatario. La empresa envió a la Comisión Lava Jato del Congreso registro de pagos por 782.207 dólares a la consultora Westfield Capital, propiedad personal del jefe del Estado.
La primera conclusión es que PPK ha venido mintiendo al país. Hay que recordar que PPK fue, sucesivamente, bajo el gobierno de Alejandro Toledo, ministro de Economía y presidente del Consejo de Ministros. Esto ocurrió entre noviembre del 2004 y julio del 2006. Fue funcionario público hasta el 28 de julio del 2006.
Pues bien, las siete consultorías reveladas se dieron cuando PPK ejercía el poder o acababa de dejarlo. Quizá por eso ocultaba el trato.
Algo más: ahora se sabe, por confesión de PPK, que First Capital, fundada por el chileno Gerardo Sepúlveda con participación de PPK, también realizó entre el 2005 y el 2013 consultorías para el proyecto H2 Olmos, firma creada por Odebrecht. Esas asesorías produjeron más de cuatro millones de dólares para First Capital. ¿No cobró su parte nuestro presidente?
Preciso es recordar que PPK presidió en el 2005 el Consejo Directivo de Proinversión, organismo que algún día será juzgado. En esa condición, convocó y dirigió la sesión en la que se autorizó a Odebrecht para que firmara el contrato de IIRSA Sur. IIRSA es la sigla de la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana, mecanismo de coordinación intergubernamental de los 12 países de la región.
La conclusión es que el presidente ha mentido al país, sin duda porque, a pesar de lo que dijo anoche en su mensaje al país, tenía mucho que ocultar. Y lo oculta.
El escándalo recuerda el caso Watergate, que llevó a la renuncia de Richard Nixon, quien así evitó que el Congreso lo destituyera por haber mentido al país.
Manuel González Prada lapidó para siempre a Nuestros Magistrados, Nuestros Periodistas, Nuestros Librepensadores, Nuestros Presidentes. De estar vivo hubiera condenado a todos los presidentes –a todos– de los últimos 25 años, por corruptos, cínicos y mentirosos. La generación podrida.
Ahora, lo ético, lo moral, lo justo, sería que PPK renuncie a la presidencia de la República. Pero ante la embestida del fujimorismo y su aliado el Apra, el remedio sería peor que la enfermedad.
El Perú sufre la crisis moral y política más grave de su historia.

 

 

 

Como aparece el titular del Diario UNO Zafarrancho De país todos los honorables políticos están manchados por Odebrecht, los fujimoristas buscan vacancia del presidente Pedro Pablo Kuczynski que ha dicho que hablará ante la comisión Lava Jato, otros insisten en su renuncia, nadie se salva de acusaciones de corrupción. Comenzando con el presidente mintió al país en varias oportunidades asegurando que no recibió nada de Odebrecht; la Sra. Keiko Fujimori, negó ningún apoyo de la constructora pero le aumentaron el monto; el expresidente Alan García, es amigo del representante de la empresa coimera y con el cual se reunión 20 veces en Palacio de Gobierno; el expresidente Alejandro Toledo que recibió una coima de 20 millones de dólares; el expresidente Ollanta Humala recibió 3 millones para su campaña y está detenido; la exalcaldesa de Lima Susana Villarán recibió una buena cantidad de dólares para su campaña del NO.


Como dice en su columna el Director del Diario UNO Cesar Lévano, algo se pudre en el Palacio. El presidente Pedro Pablo Kuczynski no tiene remedio, la empresa brasileña Odebrecht decidió informar que no es cierto que PPK fuera ajeno a negocios con ella, como ha sostenido el mandatario. La empresa envío a la Comisión Lava Jato del Congreso registro de pagos por 782.207 dólares a la consultora Westfield Capital, propiedad personal del jefe de Estado.


La primera conclusión es que PPK fue, sucesivamente, bajo el gobierno de Alejandro Toledo, ministro de Economía y presidente del Consejo de Ministros. Esto ocurrió entre noviembre del 2004 y julio del 2006. Fue funcionario entre noviembre del 2004 y julio del 2006. Fue funcionario público hasta el 28 de julio de 2006. Pues bien las siete consultorías reveladas se dieron cuando PPK ejercía el poder o acababa de dejarlo. Quizá por eso ocultaba el trato.


Algo más: ahora se sabe, por confesión de PPK, que First Capital, fundada por el chileno Gerardo Sepúlveda con participación de PPK, también realizo entre el 2005 y el 2013 consultorías para el proyecto H2 Olmos, firma creadas por Odebrecht. Esas asesorías produjeron más de cuatro millones de dólares para First Capital. ¿No cobro su parte nuestro presidente?


Preciso es recordar que PPK presidio en el 2005 el Consejo Directivo de Pro inversión, organismo que algún día será juzgado. En esa condición, convoco y dirigió la sesión en la que autorizo a Odebrecht para que firmara el contrato de IIRSA Sur. IIRSA es la sigla de la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana, mecanismo de coordinación intergubernamental de los 12 países de la región. La conclusión es que el presidente ha mentido al país, sin duda porque, a pesar de lo que dijo anoche en su mensaje al país, tenía mucho que ocultar. Y lo oculta.


El escándalo recuerda el caso Watergate, que llevo a la renuncia de Richard Nixon, quien así evito que el Congreso lo destituyera por haber mentido al país. Manuel Gonzales Prada lapido para siempre a Nuestros Magistrados, Nuestros periodistas, Nuestros Librepensadores, Nuestros Presidentes. De estar vio hubiera condenado a todos los presidentes -a todos- de los últimos 25 años, por corruptos, cínicos y mentirosos. La generación podrida. Ahora, lo ético, lo moral, lo justo, sería que PPK renuncie a la presidencia de la Republica. Pero ante la envestida del fujimorismo y su aliado el Apra, el remedio sería peor que la enfermedad. El Perú sufre la crisis moral y política más grave de su historia.


Se le vienen problemas serios a PPK porque la Fiscalía Anticorrupción lo citara porque el fiscal Hamilton Castro, a cargo del caso Lava Jato, abrió investigación por las transferencias sospechosas de tres empresas ligadas al presidente de la Republica que habrían recibido dinero negro de la referida constructora. Sobre First Capital hay más porque la misma constructora de Marcelo Odebrecht admitió haber pagado a la empresa relacionada al exministro de Economía un total de 4’043.941 de dólares por concepto de “asesorías” para H2Olmos y otros proyectos, entre 2005 y 2013. Creo que es muy tarde por parte del presidente de aceptar recibir a integrantes de la Comisión Lava Jato. PPK afronta su hora más difícil. Sería justo que todos los involucrados en los sobornos vayan a prisión y se les incaute los bienes conseguidos con dinero sucio, deberían demostrar los ingresos que les permitieron acumular tremenda fortuna.


PPK en su mensaje por Fiestas Patrias este año dijo “El escándalo de Lava Jato en Brasil generó nefastas consecuencias en nuestro país y que para combatir esa ola de corrupción hemos tenido que poner fin a importantes contratos. La cadena de pagos de varios contratistas se interrumpió. Pero era más importe demostrar que aquí, en el Perú, tomamos acciones inmediatas y enérgicas contra la corrupción”.

 

www.jornaldearequipa.com