Colegio Nacional de la Independencia Americana

Rumbo al Bicentenario

©

 

ARTÍCULOS DE LA REVISTA DE LOS EXALUMNOS DE LA PROMOCIÓN 1956 CON MOTIVO DE SUS "BODAS DE oRO"L

       

JULIO2018

 
 

La fundación
Mario Álvarez Angulo


El Libertador Simón Bolívar expidió el Decreto de 6 de Agosto de 1825 por el que debía fundarse nuestro Colegio. Por acta del 21 de Agosto y el 2 de Nov. de 1825, la Junta de Beneficencia de Arequipa adjudicó de los 20,000 pesos confinados por el Libertador en la gruesa decimal del Obispado, la suma de 12,000 anuales para el establecimiento del Colegio con el nombre titular de Bolívar a quien reconoció por su fundador, aprobado tácitamente por Bolívar, este acuerdo paso al Consejo de Gobierno y oída la Corte Suprema de Justicia se le remetió al Congreso para su aprobación pero habiendo quedado en receso la representación nacional, quedo paralizado el proyecto de la fundación.

Felizmente el Prefecto del Departamento, Gral. Dr. Antonio Gutiérrez de la fuente interpreto los deseos de la talentosa juventud Arequipeña que no podía ver defraudada su esperanza, se dirigió al Consejo de Gobierno presidido por el Mariscal Andrés de Santa Cruz y solicitó la planificación de un Colegio Nacional de Ciencias y Artes, para cuyo objeto propuso la supresión del convento de Agustinos, a fin de que con sus rentas y local y en unión con la Academia Lauretana se sentase las bases del engrandecimiento Patrio en Arequipa.

El Mariscal Santa Cruz expidió el Decreto Supremo del 20 de Junio de 1826, conforme a lo dictaminado por los Doctores Miguel Tafur, Ignacio Mier, Augusto Figueroa y el sabio Arequipeño D. Mariano Eduardo de Rivero cono miembros de la Dirección de estudios consideraron al nuevo Colegio como la «verdadera muralla contra los Gobiernos contrarios a los fines de la sociedad» y pidieron se convocase previamente en Arequipa a sujetos de reconocido valor y celo y competencia para formar la Dirección Subalterna de Estudios.

Las mesnadas aguerridas en el campo de la Academia Lauretana acudieron a la llamada del Gral. La Fuente y fueron designados el 2 de Agosto de 1826 como fundadores el Dean Manuel Fernández de Córdova, el Vocal de la Corte Dr. Mariano José de Petra el Secretario del Gral. Prefecto Manuel Cayetano de Loyo y el Catedrático de Filosofía de la Academia Lauretana Dr. Juan Gualberto Valdivia, quien que para cumplir con su deber respondió con la serenidad de un volcán y con el patriotismo inmortal de buen Arequipeño «se me cubre de una gran gloria que no merezco, que me inspira una eterna gratitud y la sacrosanta obligación de contribuir a la confianza nacional en toda la extensión de mis fuerzas con las que pueda contar mi amada Patria ahora en todo Tiempo».

El 1ro de Agosto de 1826 acordaron suprimir el Convento de Agustinos convirtiéndose en el Colegio General de Ciencias y Artes, en una Universidad y en una Biblioteca Pública.

El Gral. Prefecto reclamó sanción gubernativa para este acuerdo (5 de Agosto de 1826), en respuesta el Mariscal Santa Cruz ordenó al Gral. La Fuente dictase las providencias convenientes para llevarlo a cabo, de acuerdo con el Comisionado por la Dirección General de Estudios o Mariano Eduardo de Rivero que entonces se hallaba en Arequipa (17 de septiembre de 1826) Rivero y los miembros de la Subdirección de Estudios formaron la base del Colegio con miembros de la Academia Lauretana y se organizo las siguientes facultades: Castellano, Latín, Francés, Ingles, Literatura, Derecho Natural de Gentes, Público, Civil y Canónico, Matemáticas Elementales y Aplicadas, Astronomía, Física, Química, Mineralogía, Geología, Botánica, Anatomía y Cirugía, Medicina, Economía Política, Teología, Agricultura y -dibujo. Desgraciadamente el 4 de Octubre de 1826 el Ministro O José Maria Pando frustró la instalación del Colegio.

Excitado el Gral. Gutiérrez de la Fuente pidió a la Dirección Subalterna de Estudios un informe, y con este insistió en su prospecto, refrendó sus razones y fundamentos y elevó al Oficio declinado toda responsabilidad en el Gobierno (3 de noviembre de 1826).

Decían los miembros de la Dirección Subalterna, es y debe ser la enseñanza moderna de la ciencia y de las artes, pues nadie ignora la metódica ilustración de ellas; no en vano han sido los empeños para la guerra de la Independencia y los esfuerzos heroicos de nuestros hermanos. Este alegato y otros obligó a Pando a revocar su propio Decreto.

El Gral. Gutiérrez de la Fuente y los miembros de la Dirección Subalterna des pues de vencer obstáculos resolvieron no solo fundar el Colegio en el Convento San Agustín para lo que ya estaban autorizados por el Presidente del Consejo de Gobierno (4 de febrero 1827), previo acuerdo con el obispo de la Diócesis Dr. José Sebastián de Goyeneche, sino además propusieron en sección el 10 de junio de 1827, la planificación de una Universidad, acuerdo aprobado por el Gral. de la Fuente declarando establecida en dicho Colegio la Universidad bajo el nombre del Gran Padre San Agustín.

A las 10 am del 15 de julio de 1827 se realizó la Solemne y suntuosa Instalación de Colegio y Universidad, asistieron al Acto el Prefecto del Departamento Gral. Antonio Gutiérrez de la Fuente, el Presidente de la Ilustrísima Corte Superior de Justicia Dr. José Sánchez de la Barra el Obispo de la diócesis Sebastián de Goyeneche y Barreda los Catedráticos y alumnos de la Academia Lauretana, miembros de la Subdirección de Estudio, promotores de la instalación y profesores del Colegio.

Los primeros profesores del Colegio y de la Universidad fueron los mismos de la Academia Lauretana, es decir: Dr. Santiago Ophelan de Religión; el Licenciado Rafael Evaristo Barriga de Lengua Latina y Castellana; el Presbítero Juan Gualberto Valdivia de Filosofía y Matemáticas; el Licenciado Teo Chávez de Derecho Natural y de Gentes; Don Andrés Martínez de Derecho Civil y Patrio ; Dr. José Maria Corbacho de Bellas Letras; Don Manuel Amat y León de Economía Política; Leonardo Navas de Medicina; el Dr. José María Adriazola y Arve de Anatomía y Cirugía y Don Manuel José Recabarren de Dibujo.


Alumnos Notables


Manuel Toribio Ureta

Abogado, fue nombrado agente fiscal y secretario de la prefectura e incorporado a la academia lauretana. Diputado por la provincia de la unión, revisa los proyectos de código civil y de enjuiciamiento en materia civil.

Rector de la unas en 1852 cuando el gobierno de castilla redactó y refrendó el decreto por la cual quedo abolida la esclavitud en 1854.
Ministro de relaciones exteriores del Perú en 1855. Fiscal de la corte suprema. Perteneció a una brillante generación de juristas que confiaban en la eficacia

Francisco Bolognesi Cervantes

Revisando los dos primeros libros del archivo del Colegio, se encuentran varias actas de exámenes de diferentes cursos y en muchas de ellas aparece rindiendo examen D. Francisco Bolognesi, de Gramática Castellana, de Elementos de Música, Algebra, Derecho Canónico, Geografía Universal, Lógica Metafísica y Ética, Geométrica y Secciones Cónicas, Trigonometría Plata y Esférica, Física, Historia Natural, Astronomía, Gramática Latina, Filosofía y Diplomacia, Aritmética, Filosofía del Lenguaje.

En el Acta NQ 194 de 18 de marzo de 1852, fecha en que se rinde el examen de gramática castellana presentado por el profesor D. José Fernández Nodal y dedicado al Sr. Prefecto Crnl. D. José Rivero, con motivo de su onomástico, entre los alumnos que rinden su examen aparece D. Francisco Bolognesi, y al terminar el examen, el alumno D. Manuel B. Chávez dirige la palabra al Sr. Prefecto, manifestando la importancia y necesidad del estudio del idioma Castellano y agradeciendo al gobierno por la preocupación que tenía por el Colegio y felicitando al Sr. Prefecto por su onomástico, el Sr. Prefecto felicita a los alumnos, por el brillante examen, en nombre del gobierno y concluye declarando que la capilla establecida en el salón de sesiones debe funcionar todos los días celebrando el capellán la Santa Misa.

1º de Septiembre de 1852.- El Profesor D. Mariano Bolognesi, presente a los alumnos a rendir exámenes públicos de Música y entre ellos está considerado Francisco Bolognesi. Este Examen fue dedicado al Presidente de la República D. José Rufino Echenique; al terminar, entono el coro de alumnos una pieza musical compuesta por el Sr. Mariano Bolognesi, y esta fue ejecutada por la banda de Granaderos de Zepita.


Francisco García Calderón y Landa

Francisco García Calderón nació en Arequipa el 2 de abril de 1834. Hijo del notable juez arequipeño el doctor Eduardo García Calderón y Crespo y de doña María Ventura Martínez Landa y Corbacho, estudió en el Colegio Nacional Independencia Americana de su ciudad natal, donde ejerció como profesor de filosofía y matemáticas. Eminente jurista, su Diccionario de la Legislación Peruana ha sido reiteradamente elogiado por su valor académico. Fue convencional constituyente en 1860, diputado nacional y presidente de la Cámara en 1867 durante el primer gobierno de Mariano Ignacio Prado. En 1868 ejerció por un breve lapso como ministro de Hacienda. Fue por muchos años, gerente general del Banco de La Providencia y desde esa posición, un notable influyente en la economía nacional.

Después de la ocupación chilena de Lima, el Presidente Nicolás de Piérola se tuvo que retirar a Ayacucho para seguir la guerra.
Paralelamente en Lima, los "vecinos notables" se reunieron el 12 de marzo de 1881 y eligieron a Francisco García Calderón como Presidente Provisional de la República. García Calderón estableció su gobierno en el pueblo de Magdalena Vieja. En vista de que los chilenos no reconocían a Nicolás de Piérola como autoridad, García Calderón es entonces reconocido por éstos como jefe de gobierno. Finalmente, para evitar mayores males, el presidente Piérola terminó por renunciar el 28 de noviembre de 1881. Una de las condiciones chilenas para el término de la guerra era la cesión de territorios, asunto en el que no se avanzaba en las negociaciones con García Calderón que contaba con el respaldo de los Estados Unidos de América en esta cuestión.

El día 25 de agosto de 1881, el embajador de los Estados Unidos en Perú, Mr. Hurlbut, envió una carta al contralmirante Patricio Lynch, el jefe de las fuerzas de ocupación chilenas, donde le informaba claramente que los Estados Unidos apoyarían al Perú en el sentido de no ceder un pie de su territorio a menos que se demostrara que el Perú no iba a ser capaz de pagar una indemnización de guerra de alguna otra manera. Lynch no contestó la nota. El día de 18 de septiembre, asume en Chile el presidente Santa María, y el día 28 del mismo mes, Lynch suspende el gobierno de García Calderón. El día 6 de noviembre el señor García Calderón es arrestado y deportado a Chile en el blindado "Almirante Cochrane", con lo que termina su participación en los acontecimientos como Presidente del Perú.

José María Quimper

Doctor en letras teología teología y abogado. En 1850 imprime un folleto INSTRUCCIÓN POLITICA destinado a inculcar a las masas el conocimiento de sus derechos y sus deberes ciudadanos, amplio este patriótico plan en sus escritos intitulados democracia pero en su opúsculo intitulado el liberalismo concreto sus doctrinas políticas.

Preside el congreso en 1867 y se involucro un articulo im implícitamente garantizador de la libertad de la enseñanza.
Entre sus principales obras el liberalismo en 1886 derecho político general . obra dedicada al congreso con el propósito de la regeneración política social del país

Hipólito Sánchez Trujillo

La ciencia de la astronomía y el estudio del paso estelar han logrado un avance prodigioso y hoy es posible predecir con exactitud eclipses y otros eventos astronómicos sin embargo los cálculos de un arequipeño del siglo 19 se anticiparon en mucho al conocimiento actual este hombre sabio q también sobresalió en el campo del derecho y del periodismo fue Hipólito Sánchez Trujillo.

Hipólito Sánchez Trujillo fue ex alumno del Colegio Nacional de la Independencia, en 1844 se recibió de abogado.
Como hombre de leyes presto servicio durante 49 años fue presidente de la corte superior de justicia durante varios periodos. Publico el formulario para los jueces de paz.

Tenemos q valorar los aportes q dio al mundo científico “ efemérides astronómicas del sol y de la luna q publico en ella con asombrosas exactitud los eclipses del sol y de la luna q habrían de producirse desde el año 1856 hasta el año 200 como se explica q un arequipeño con unos cálculos haya logrado tal Azaña fue reconocido por muchos países pero fue en 1868 cuando su fama alcanzo el aplauso se produjo el catastrófico sismo a Arequipa las autoridades de la ciudad acudieron al doctor para que explicara las causas de los temblores don Hipólito tubo la audacia valentía de refutar a al sabio Rodolfo Fald en su predicción de temblores demostrando q estaba equivocado lo que provoco una controversia científica internacional de la que salió vencedor el sabio arequipeño.

Estudio en el colegio de la independencia americana se graduó de abogado en la universidad de san Agustín redacto el reglamento del glorioso colegio y fue vocal de la corte superior de Arequipa alcanzo renombre al controvertir en 1868, la teoría de los temblores sostenida por Rodolfo Fald. Escribió efemérides astronómicas en 1857 valiosos estudios sobre eclipses aun en vigencia. Publico su periódico vencer o morir.

Pedro Paulet Mostajo

Pedro Paulet Mostajo nació en 1874 en Tiabaya, Arequipa, el 2 de julio de 1874. Es considerado como precursor de la navegación aérea y los vuelos espaciales. Desde su infancia se interesó por el funcionamiento de los cohetes que en las fiestas cívicas de su pueblo se usaban para celebrar. Con el tiempo y ya adolescente logró construir él mismo, cohetes con cámaras impulsadoras más largas y de mayor duración.

En la universidad San Agustín de Arequipa se graduó como bachiller en letras y en ciencias. En 1894, viaja becado a Europa para estudiar ingeniería y arquitectura en La Sorbona. Allá mientras estudiaba también experimentaba con diversos tipos de explosivos concluyendo que para el motor de un cohete realmente potente debía usarse combustible líquido y no sólido como mejor alternativa. Paulet buscaba una máquina que fuera capaz de propiciar el transporte por encima de la atmósfera por medio de lo que él llamaba la "des gravitación". A causa de una explosión durante sus experimentos sufrió la perforación del tímpano de su oído izquierdo lo que años después sobrevino en sordera. Debió suspender también sus pruebas por una temporada.

Tiempo después, habiendo hecho algunas correcciones en sus diseños, Paulet comienza a construir su motor de reacción experimental. Al respecto escribe: "Mis experimentos más definitivos fueron hechos con cohetes de acero vanadiado, entonces una novedad, y con las panclastitas de turpín (explosivo derivado del ácido pícrico). En la parte superior de este cohete metálico, con interior cónico y que medía unos diez centímetros de diámetro en la base abierta, se introducía por conductos opuestos, y provistos de válvulas con resortes, el vapor de peróxido de ázoe por un lado, y la bencina de petróleo por el otro. La chispa eléctrica de una bujía, parecida a la de los automóviles, y colocada a media altura en el interior del cohete determinaba la explosión".

A principios de 1900 Paulet, ingresa a la carrera diplomática, pero sin abandonar sus experimentos con cohetes. Su diseño del motor-cohete donde el oxidante y el hidrocarburo están separados en tanques y se mezclan en la cámara de combustión sería el prototipo del sistema usado actualmente por los cohetes espaciales.

En 1902 Paulet se traslada a Bélgica donde ejercerá de Cónsul. Allá termina de hacer los bocetos de su nave espacial para vuelos tripulados y donde escribiría: "Pedro Paulet, Avión Torpedo, Amberes 1902". Si bien es conocido con ese nombre, más tarde, el mismo Paulet la llamaría "auto bólido". "Siendo este vehículo -escribe- destinado a navegar en el espacio sideral, donde no hay aire, no necesita por lo tanto ni de hélice, ni de planeadores. Se compone de una punta de lanza, en la base de cuto triángulo están alojados, a cada lado de la cabina, o célula, del astronauta, doce baterías de tres cohetes por batería, pudiéndose orientar este triángulo lanciforme por medio de un eje situado sobre el centro de gravedad de dicha cabina".

Aunque Paulet deseaba que su invento mantuviera su identidad peruana, contactó sin éxito, a varios gobiernos europeos en busca del financiamiento económico que permita ver construido del todo su motor de reacción y su avión torpedo. En 1931, escribe: "Como siempre se necesita disponer de electricidad en el interior del vehículo espacial, he ideado un sistema de pared termoeléctrica que produce electricidad en pleno vuelo".

Una lado algo confuso de sus biografías es el hecho de que Paulet no hizo plenamente público su invento hasta enterarse que en Alemania se estaban llevando a cabo pruebas similares. Recién entonces envió un expediente con la documentación de su trabajo a las autoridades peruanas. Pasarían años, y Paulet, nunca recibiría respuesta. Hizo llegar después también la documentación a la embajada inglesa pero de modo similar, nunca le respondieron.

Cuando en 1941 Paulet es destinado a un nuevo cargo diplomático en Argentina encarga a su hijo Héctor el cuidado en Lima del motor de su invención el que a pesar de tantos inconvenientes había logrado ensamblar. Desgraciadamente cuando su hijo abandona Lima en plena Segunda Guerra Mundial, para evitar la confiscación de sus bienes por estar casado con una ciudadana japonesa, el motor termina siendo llevado a un depósito donde se pierde.

Pedro Paulet fallece en Buenos Aires, el 30 de enero de 1945, sin llegar a concretar su sueño de construir su avión-torpedo.

Pedro Paulet Mostajo, desde el tradicional distrito de Tiabaya, a lomo de caballo asistía a las aulas del colegio independencia, quien mas tarde se convertiría en el precursor de la aeronavegación a propulsión y pionero de la era espacial, construyo un motor cohete en base a acero y vanadio, resolviendo problemas fundamentales de la propulsión.

La NASA, le reconoce como el principal gestor de los vuelos espaciales y es reverenciado a lado de los principales científicos de los estados unidos

César Atahualpa Rodríguez

Nació el 26 de agosto de 1889, fueron sus padres César Rodríguez y Mercedes Olcay quienes le pusieron por nombre César Augusto. Adoptó el nombre de Atahualpa pues así lo llamaba el poeta Percy Gibson M. Estudió en el colegio de la Independencia Americana, trasladándose luego a Lima donde dio inicio a sus estudios universitarios en San Marcos, los que tuvo que abandonar por dificultades económicas retornando a nuestra ciudad.

Durante años fungió como Amanuense en una notaría. Pese a ello continuó con la lectura en base a libros que se prestaba, convirtiéndose en un autodidacta de extensa y sólida cultura. Hacia el año de 1916 se hizo cargo de la Biblioteca Municipal, cuya dirección ejerció durante más de cuatro décadas (1959). Debido a sus conocimientos, la Universidad de San Agustín le confió la cátedra de Historia de la Literatura, cargo que ocupó por breve tiempo.

Colaboró con numerosas publicaciones entre las que cuentan: El Pueblo, El Deber, Noticias, El Comercio, La Crónica, Mundial, La Semana, Ariel (Montevideo). Formó parte del grupo "Aquelarre". Cultivó la poesía, la narración y el ensayo; reuniendo su obra poética en "La Torre de las Paradojas", "Poemas", "Sonatas en tono de Silencio", "Los últimos Versos", "Cien Poemas", "Arequipa en diez Poemas".

También escribió la novela "Dios no nos quiere"; y los libros de ensayo "El Misti, genio tutelar de Arequipa" y "Ciudad de Piedra". Ha dejado a su vez, gruesos volúmenes de sus "Anales de Arequipa", que escribió durante su dirección de la Biblioteca Municipal, donde se conservan. Recibió las distinciones de la Orden del Sol del Perú, La Medalla del Senado, Medalla de Oro de la Ciudad y el Texao de Oro de la A.N.E.A. Murió el 12 de marzo de 1972.

Humberto Núñez Borja

Abogado, doctor en derecho, autor del primer texto universitario a nivel nacional de derecho administrativo, editado en 1943. Realiza estudios del contrato administrativo. Su obra en la actualidad sirve de consulta, se le considera como sucesor del Dr. Francisco García Calderón.

Desempeño en varias oportunidades el cargo de rector de la unas. Decano del colegio de abogados, la presidencia de las juntas departamentales de rehabilitación. Desarrollo obras publicas, y del comité departamental del deporte.

Obras: lecciones de ciencia de la administración y derecho administrativo (1959)

La institución municipal en el Perú (1961) anteproyecto de ley de municipalidades y la institución municipal en el Perú(1973) y ciencia y administración de derecho bancario.

Honorio Delgado Espinoza

Nació en la ciudad de Arequipa. Hijo de Juan Ramón Delgado y Luisa Espinoza. Cursó instrucción secundaria en el Colegio Nacional de la Independencia, centro educativo laico de elevado nivel entonces, como el de Guadalupe en Lima, que compartía el claustro de San Agustín con la Universidad del mismo nombre.

Estudió Ciencias Naturales en la Universidad del Gran Padre San Agustín de Arequipa, donde se graduó en bachiller en 1914, con la tesis Las grandes cuestiones de la herencia.

Luego, en 1912, estudió en la Facultad de Medicina de San Fernando, en la entonces única facultad de medicina, destacándose por su inteligencia y vocación por el estudio. Se graduó en bachiller en 1918 con la tesis El Psicoanálisis, y el 24 de abril del mismo año, se recibió de médico.

Apenas egresado de San Fernando, recibió el premio la Contenta, el cual se otorgaba al mejor alumno de medicina.

Se graduó de Doctor en enero de 1920 con la tesis La naturaleza elemental del proceso de la función. Y el 29 de diciembre de 1923 se graduó de Doctor en Ciencias Naturales con la tesis: La Re humanización de la Cultura Científica por la Psicología.

Labor docente. Hizo una notable carrera de docente, la cual inicio, en la Universidad San Marcos, en 1918.

Honorio Delgado trabajó en la Facultad de Medicina como jefe de Clínica Propedéutica. Posteriormente, en 1922 fue catedrático de Patología General. Desde 1930 y por largos años fue docente de la especialidad de Psiquiatría.

Fue catedrático de Biología General (1924-1925) en la Facultad de Ciencias y de Psicología General (1928-1931), en la Facultad de Letras. También formó parte por varios años del Consejo Universitario. Fue Representante de la Facultad de Medicina ante la Sociedad de Beneficencia Pública de Lima.

La enseñanza de la psicología general en premédicas y de psicología médica, como ciencia básica en medicina, fueron propugnadas por él desde 1919, debido a su reiterado propósito de "psiquiatrización de la enseñanza de la medicina", realizado tiempo después, tras vencer las resistencias que deben afrontar todos los innovadores.

En 1962, debido a la politización de la facultad de medicina de la UNMSM el Dr. Honorio Delgado, renunció junto al Dr. Alberto Hurtado y la de la mayoría de catedráticos, constituyéndose la Unión Médica Cayetano Heredia, que fundó la Universidad Peruana Cayetano Heredia, de la que fue su primer rector, por elección, desde 1962 hasta 1966.1

Falleció en la ciudad de Lima, el 28 de noviembre de 1969.

Francisco Mostajo Miranda

Brillante intelectual y político liberal, nació en Arequipa, Perú, el 3 de octubre de 1874 y se convirtió en figura principal de su época por sus ideas de avanzada, la defensa de las causas revolucionarias y su marcado discurso anticlerical en una ciudad conocida como "la Roma de América".

Sus estudios los realizó en la Escuela Municipal y luego en la Emblemática Institución Educativa Glorioso Colegio Nacional de la Independencia Americana que fuera fundado por Simón Bolívar. En la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa estudió en las Facultades de Letras, Ciencias Políticas y Administrativas, Jurisprudencia, y Ciencias Naturales.

Francisco Mostajo dejó sentir su influencia en la vida cultural y política del Perú, y por ello fue conocido como el Tribuno de Arequipa. Los investigadores puedan estudiar su obra en el Archivo Francisco Mostajo, compuesto de centenares de documentos, la mayoría de ellos donados por la familia del Tribuno a la Facultad de Ciencias Histórico Sociales de la Universidad Nacional de San Agustín.

Obras
El modernismo y el americanismo, 1896; Precursoras, 1896; Pliegos al viento, 1908; Algunas ideas sobre la cuestión obrera, 1913; Elogio del Dr. Toribio Pacheco, 1928; Elogio del prócer arequipeño Mariano José de Arce
Prontuario de las lecciones del primer curso de Derecho Civil, 1937; El teatro en Arequipa del siglo XVI al siglo XVIII, 1955; San Gil de Cayma.

Pseudónimos:
Juan Libertad, Fráy Diávolo, Pacpaco, Hada Melgar, Juan Volcánico, Morsamor, Tu-tu-ru-to, Juan Cactus, Dr. Juan de la Peña, Travada.

Benigno Ballón Farfán

13 de febrero 1892 – 12 de julio 1957. Ex alumno del Colegio Nacional de la Independencia Americana; autor de la música del himno de nuestro colegio y de mas de un centenar de composiciones de diferentes motivos en que su inspiración alcanza resonancias inolvidables, en los que se identifica con las aspiraciones colectivas ya que, la gracias melancólica de su estirpe musical, busco siempre la armonía del corazón del pueblo para hacer de ella el ritmo que el pueblo no olvidara jamás.

Su figura emergió consustanciado con las notas esenciales del amor a la tierra en que vibrara la cívica pujanza de múltiples hazañas, con su temática ingente de colorido anímico; con la dulzura arrogante del cielo arequipeño, eternamente azul y con la jadeante rebeldía de la raza. Por ello, de sus partituras arranca mitad fina, mitad ruego, la canción de amor hecha melodía.

Leonardo Rodríguez Ballón

Desde las aulas del Colegio tubo inclinaciones hacia la doctrina de la iglesia católica y al servicio de los hombres.
Siendo sacerdote, pronto por sus dotes se convertiría en obispo, cargo que lo llevaría a ser obispo de lima, Huancayo, vicario capitular de lima, arzobispo de Arequipa y la santa sede, prelado domestico de su santidad el papa, asistente al saco solio pontificio y conde romano, vicario general castrense -ad interin- de las fuerzas armadas. En Roma fue nombrado Caballero de la Gran Cruz Magistral de la orden.

Teodoro Núñez Ureta

Nació el 1º de Abril de 1914 en Arequipa, hijo de don Pedro Núñez Ponce y de doña Julia Ureta Groslinger. Estudió en el Colegio San Francisco de Asís la primaria, y en el Colegio Nacional de la Independencia Americana la secundaria; alumno de la Universidad de San Agustín, donde se graduó de Bachiller en Ciencias Naturales y Físicas, con una tesis sobre la evolución. Se doctoró en Letras y Filosofía en 1935 en la Universidad de San Agustín, durante el gobierno de Luis M. Sánchez Cerro participó en la Rebelión Arequipeña contra su gobierno, siendo deportado por comunista. Regentó las cátedras de Historia del Arte y Estética.

Obtuvo una beca de la Fundación Guggenheim, viajó, en 1944 a Estados Unidos donde cursó estudios de Arte Contemporáneo. Director de la Escuela Nacional de Bellas Artes 1973. Realizó exposiciones en Estados Unidos, México, Canadá, Centro América, Chile y el Perú, miembro de la Asociación Nacional de Escritores y Artistas (ANEA) llegó a ser su presidente. Sus ideas políticas fueron de tendencia izquierdista, tomo parte en "La Revolución del 50" contra la dictadura de Odría.

Obtuvo el Premio Nacional de Pintura, "Ignacio Merino", por su mural en el Ministerio de Economía y Finanzas en 1954, condecorado con la Orden El Sol (1981), con el grado de Comendador, el Congreso de la República lo condecoró en 1988, recibió en el Grado de Amauta Las Palmas Magisteriales, otras distinciones la Medalla de la Unión de Escritores de Bulgaria y el Premio Interamericano de Acuarelistas de San Francisco. Autor de varios frescos en los Ministerios de Educación y Economía, en el Hotel de Turistas de Arequipa en Selva Alegre, en el Colegio Militar, en el Club Arequipa y, en el Panteón de los Próceres en Lima.

Por encargo del Presidente Belaunde Terry el mural de Túpac Amaru en Palacio de Gobierno en 1985.Núñez Ureta fue pintor, muralista, acuarelista, grabador, escultor, tenía amplios conocimientos de filosofía y literatura, llegó a ser cuentista, poeta, ensayista y orador y por si esto fuera poco, conocía la Química y la Física. Entre sus obras destacan los oleos."El Yaraví", "Sancho Panza", "Chupe de Camarones", "Claveles", las acuarelas "La Trilla Arequipeña", "Picantería Arequipeña", "Los Caperos", "Peleas de Gallos", "Atardecer Arequipeño", "El Confitero Arequipeño", "La Carcocha del Mayorista", "Pasa la Procesión", "Nocturno Limeño" y "Jarana Limeña de Callejón".

En la última entrevista del diario "El Comercio" Teodoro Núñez Ureta dejó el mensaje siguiente:"Todo peruano cualquiera sea su trabajo o sus sueños, que no olvide el país en que vive, ni el destino del grupo humano al que pertenece…". A los artistas, a los pintores que nos llaman artistas, yo les diría que no saben el don que tienen tan grande y que algunos desaprovechan; algunos pierden la ocasión de utilizar un mundo propio y como que se visten de turistas… Este país es bello, es fuerte, es dramático… es terrible, pero es nuestro país. Aquí hay que vivir. ¡Ojala que nos convenzamos de eso!

Fuente (EXALUNOS QUE DEJARON HUELLA, Ernesto Revilla Melgar)

César Guardia Mayorga

Oriundo de Lampa, Ayacucho, sus estudios primarios los realizó en su pueblo natal y los secundarios en el Colegio Nacional de la Independencia Americana. Fue en la Universidad Nacional de San Agustín, donde se formo políticamente, allí defendió con tenacidad y pasión su adhesión al socialismo en una época en que esta postura significó persecución política, exilio y prisión. Dirigente del movimiento universitario de Arequipa, se abocó a la docencia universitaria desde 1931, fecha en la que obtuvo el bachillerato en Historia, Filosofía y Letras; el doctorado en Letras en 1934, y el título de Abogado en 1937. Fue Director del Colegio Universitario de la Universidad de San Agustín, Presidente de la Asociación Nacional de Escritores Artistas e Intelectuales de la filial de Arequipa, Director de Conferencias del Colegio de Abogados, Director de la Revista de la Universidad de San Agustín, y fundador de la Facultad de Educación de la misma universidad donde durante veinte años tuvo a su cargo diversas asignaturas del campo filosófico.

En 1952, por decisión del gobierno del general Odría, fue expulsado de la Universidad de San Agustín conjuntamente con Humberto Núñez Borja y Teodoro Núñez Ureta, acusado de hacer proselitismo político. Llamado inmediatamente a la Universidad San Simón de Cochabamba, Bolivia, por el Rector, Arturo Urquidi, allí organizó y dirigió el Seminario de Filosofía; conformó la Comisión de la Reforma Universitaria , y el Comité de Asesoramiento de la Comisión de Reforma Agraria. Colaboró con la Revista Jurídica , y la Revista Cultura, dirigida por Eduardo Ocampo Moscoso.

En los primeros años del convulsionado gobierno de Víctor Paz Estensoro, la Universidad de San Simón sufrió la intervención de una comisión organizadora que impuso al Consejo Universitario la separación arbitraria de Cesar Guardia Mayorga de esa casa de estudios acusado de realizar un intenso proselitismo político. La determinación originó una huelga generalizada de profesores y alumnos, lo que obligó al Consejo Universitario a revocar la decisión. Al comunicársele a Guardia Mayorga que podía volver a la docencia de sus cursos de Filosofía, el catedrático peruano respondió que sólo retornaría cuando todos los profesores que también habían sido depuestos fueran nuevamente contratados. Luego de tres meses de huelga y movilizaciones estudiantiles, los maestros sancionados regresaron a las aulas de la Universidad de San Simón donde Cesar Guardia Mayorga recibió el grado de Profesor Honorario.

De regreso del exilio, se le prohibió la docencia universitaria en el Perú hasta que en 1960 logró por concurso enseñar durante un año Psicología y Filosofía en la Universidad de Huamanga de Ayacucho, de donde también fue depuesto de su cargo por la influencia que ejercía en el alumnado. En enero de 1963, fue encarcelado con centenares de intelectuales por decisión de la Junta Militar que gobernaba en ese entonces. Sometido a interrogatorios y encarcelamiento en las prisiones de El Sexto, Sepa y el Frontón, finalmente y luego de varios meses recibió una grotesca absolución por falta de cargos.

Apenas liberado ganó por concurso las cátedras de Psicología y Filosofía en la Universidad San Luis Gonzaga de Ica, donde enseñó cuatro años, y en 1968, ejerció la cátedra de Filosofía en la Universidad de San Marcos.

“Dura y recta trayectoria de luz entre las sombras es ésta que escuetamente me ha tocado reseñar”, señala en un artículo sobre Cesar Guardia Mayorga, el Dr. Hugo Pesce. Y agrega: “Que tenaz ha de ser la convicción filosófica y científica para que un hombre recorra serena e incorruptible una trayectoria de esta altura. Algún día lejano cuando tras una larga vida nutrida de pensamiento constructivo y de derechura moral, se trace con perspectiva serena la magna biografía del filósofo peruano Guardia Mayorga, quizá aparezca en diminuto el oscuro y triste apellido de algún personajillo que ahora nos es grato olvidar.”

Una de las preocupaciones fundamentales de la vida y obra de Guardia Mayorga fue la educación en el Perú. En la Revista de la Universidad de San Agustín sostuvo que Mariátegui al analizar la problemática universitaria en “ La Crisis Universitaria : Crisis de maestros y de ideas” enfatiza: “Otra vez, la juventud grita contra los malos métodos, contra los malos profesores. Pero esos malos maestros podían ser sustituidos. Esos malos métodos podrían ser mejorados. No cesaría por esto, la crisis universitaria. La crisis es estructural, espiritual, ideológica”. En efecto, agrega Guardia Mayorga, “he expuesto la gran importancia que tiene crear el espíritu científico en nuestras universidades; pero la preparación resultaría incompleta si no se impartiese una educación humanista. La ciencia y la técnica, instrumentos de dominio del hombre sobre al naturaleza, deben tener como finalidad el bienestar y la humanización de la sociedad y del hombre mismo”

En el prólogo de la primera edición de Peruanicemos al Perú de José Carlos Mariátegui, señala: “La peruanización empezó con la poesía de Cesar Vallejo, con los cuentos de López Albújar, con la pintura de Sabogal, los trabajos de los hermanos Peralta, las investigaciones arqueológicas de Julio C. Tello, los trabajos sociológicos e históricos de Uriel García, Castro Pozo, César Ugarte, Abelardo Solís y otros (...) Pero no olvidemos que el verdadero iniciador consciente de la tarea de peruanizar al Perú, es José Carlos Mariátegui”.

Entre sus obras destacan: Historia Contemporánea (1937); Manual de Legislación Obrera (1938); Historia Media y Moderna (1941); Léxico Filosófico (1941); Reconstruyendo el aprismo (1945); Psicología Infantil y del Adolescente (1946); Filosofía y Ciencia (1947); Terminología Filosófica (1949); Fascículos de Psicología (1951); Historia de la Filosofía Griega (1953); La Reforma Agraria en el Perú (1957); El problema de la Reforma Universitaria (1957); Diccionario Kechwa -Castellano (1959); De Confucio a Mao Tse Tung (1960); Problemas del conocimiento (1964); ¿Es posible la existencia de una filosofía nacional o latinoamericana? (1966); Job el Creyente y Prometeo el Rebelde (1966); Cultura Humana 1 Parte (1966); Psicología del Hombre concreto (1967); Carlos Marx y Federico Engels (1968); Filosofía, Ciencia y Religión (1970); Cultura Humana II parte (1972); Gramática Kechwa (1974); Runa Simi Jarawi (1975); En el camino (1978); Vida y pasión de Waman Poma de Ayala (1979); Diccionario Kechwa- Castellano. Sétima Edición (1997).

Cesar Guardia Mayorga fue Miembro Honorario del Primer Congreso Argentino de Psicología, Profesor Honorario de la Universidad San Simón de Cochabamba, Catedrático Emérito de la Universidad de San Luis Gonzaga de Ica, Catedrático Emérito de la Universidad San Agustín de Arequipa. En 1994, por decisión unánime el Consejo Universitario de la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa, acordó ponerle el nombre de Cesar Guardia Mayorga, a la Biblioteca del Área de Ciencias Sociales. El reconocimiento que dicha universidad le brindó constituye el merecido homenaje al maestro que consagró su vida a forjar una juventud académicamente competente e impregnada de valores éticos y de justicia social.

Cuando, Cesar Guardia Mayorga, murió el 18 de octubre de 1983, Manuel de Priego dijo en un artículo periodístico, “Fue un sabio, lo decimos con toda responsabilidad. Quizá, no estamos seguros, no inventó nada. Pero a mucha gente le descubrió mundos nuevos; en un período de perezoso dogmatismo la dotó de una cierta cultura filosófica general. Dio a conocer directamente a los griegos, a los escolásticos, a los cartesianos, a los enciclopedistas, a Kant, a Hegel, a Marx, Engels, en fin… No sólo en las aulas universitarias. También en las celdas de las cárceles, en plazas públicas. No hay confusión: nada que ver con el divagar, muy lejos él del sonajeo del diletante. Teoría y praxis era la cosa; transformar el mundo, no sólo interpretarlo. La palabra verdadera sí; pero también la verdad del valiente que la alimenta con su sangre y su accionar consecuente".

Poesía Kechua

En César Guardia Mayorga no solamente destaca el pensamiento dialéctico en todos sus textos filosóficos, sino que también aplicó de manera creadora en su poesía. Publicó en 1961 la primera edición de su libro Runa Simi Jarawi, firmado con el seudónimo de Kusi Paukar; y en 1975, la segunda edición.

El poemario está divido en tres partes: Sonqup jarawinin (El cantar del corazón); Umapa Jamutynin (El pensar de la gente); Runap Kutipakuynin (La protesta de la gente). En su libro La literatura de los quechuas (1960), señala que “entre los poetas quechuas peruanos es necesario cita a César Guardia Mayorga” refiriéndose a la Revista de Cultura de la Universidad de Cochabamba, que en su número 2 de 1960, publica un conjunto de poesias firmadas bajo el seudónimo de Kusi Paukar. “Las composiciones escritas en un quechua noble y acendrado, contienen un aliento lírico delicado y sutil cuando abordan el tema el amor; agudo y profundo en el tema del puro raciocinio; vigoroso e incisivo en el de índole social; todos acompañados de prestancia y belleza”.

En el prólogo a la segunda edición, Mario Florian sostiene que en Guardia Mayorga “se dan la mano la inquietud social y la erudición. “Maestro universitario, ensayista, filósofo, impulsador de corrientes doctrinarias marxista, quechuista y poeta”

Augusto Aguirre Morales

Augusto Aguirre Morales (* Arequipa, 24 de abril de 1888 - †Lima, 2 de junio de 1957) fue un narrador, poeta, educador y periodista peruano. Integrante del movimiento Colónida. Autor de la novela El pueblo del Sol (Lima, 1924 y 1927), ambientada en época incaica, donde supo conjugar los rasgos característicos de la ficción novelesca y el tratado histórico.

Fue hijo de Oswaldo Aguirre y María Morales. Egresado del Colegio Nacional de la Independencia Americana, cursó estudios de Jurisprudencia en la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa. Desde aquellos años iniciales se proyectó hacia el magisterio, la administración y el periodismo. Fue preceptor en la Escuela de Varones de Tingo (1902) y en la Escuela N.° 9515 (1910-1914 y 1920). Trasladado a Lima, fue profesor de Arte Incaico en la Escuela Nacional de Bellas Artes (1930) y de Historia de América en el Instituto Pedagógico Nacional de Varones, plantel cuya dirección ejerció (1932-1933 y 1940).

En la administración pública fungió como amanuense de la Corte Superior de Justicia de Arequipa (1909-1910), secretario del Colegio Nacional de la Independencia (1914), interventor y administrador de Correos en el Cuzco (1917-1919), auxiliar de la Dirección Regional de Enseñanza establecida en Arequipa (1921-1924) y, en Lima, secretario de la Dirección de Aguas e Irrigación (1937-1938).

Íntimo amigo del gran escritor Abraham Valdelomar, Aguirre participó de lleno en las actividades del grupo generacional de los "colónidos" y fue colaborador de la revista Colónida. Al igual Valdelomar y otros miembros del grupo -que cultivaron lo que después se ha denominado "incaísmo modernista"-, Aguirre se mostró fascinado por el pasado del pueblo inca y orientó su obra literaria hacia dicha temática; sin embargo, se apartó radicalmente de la visión amable e idealizada de Valdelomar y el resto de los "colónidos", empecinados en embellecer un pasado remoto que, a falta de otros datos más rigurosos desde el punto de vista histórico, quisieron recrear con vivos colores modernistas (siguiendo así las pautas de los novelistas europeos, que por aquel entonces idealizaban los esplendores de otras civilizaciones antiguas, como la ateniense, la cartaginense o la bizantina).

Aguirre se propuso reconstruir de un modo fidedigno el auténtico Imperio incaico y para ello se dedicó a estudiar minuciosamente las crónicas españolas y a interesarse vivamente por los últimos descubrimientos arqueológicos. Así nació su novela El pueblo del Sol (Lima, 1924 y 1927), una bellísima narración que aspiraba a aunar la imaginación y la fantasía con la investigación histórica y el cotejo de datos arqueológicos e iconográficos.

Otra pasión suya, en la que volcó sus energías, fue el periodismo, como editor de La Idea (1905) y Noticias (1912); y como colaborador de El Siglo de Puno (1904), La Bolsa, El Sur (1913), Colónida (1916), Prisma y Variedades, Mundial, La Crónica (1934-1953) y otras publicaciones. En especial es notable la serie de artículos publicados sobre el Deán Valdivia, poco antes de su muerte. Mereció el Premio Nacional de Periodismo (1949).

Víctor Maldonado Begazo

Comandante FAP el mejor piloto-cazador recibió el “ala de oro”. Falleció en la última guerra con Ecuador.

 

 
 

www.jornaldearequipa.com