www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com

 

 

Mira ¿quién habla?

.

Cipriani, el capellán fujimorista, llama la atención a presidente de la república

©

TOMADO DE CORREO

 

 

“Yo creo que las palabras son importantes. No podemos decir ‘se me escapó’ o, como decía el Presidente ayer, ‘metí la pata’. No se puede meter la pata haciendo ironía o broma contra otro. En política, hay que respetar las formas. Cuando el protocolo de las formas no se respeta, se generan divisiones que algunos están buscando, se enfría el ambiente que algunos están buscando”, indicó en RPP.

 

El cardenal Juan Luis Cipriani “jalón de orejas”criticando los comentarios del presidente Pedro Pablo Kuczynski contra Fuerza Popular lo que fue interpretado como un "severo" llamado de atención.

El viernes, en una actividad partidaria de Peruanos Por el Kambio, y a cinco días de haberse reunido con Keiko Fujimori, PPK dijo que “no nos dejaremos pisar por una mayoría en el Congreso, que ganó la primera vuelta pero no la segunda, que es la que vale”, lo que molestó al cardenal.

En su programa radial, el arzobispo de Lima indicó que el Ejecutivo debe respetar las formas para no generar división.

“Yo creo que las palabras son importantes. No podemos decir ‘se me escapó’ o, como decía el Presidente ayer, ‘metí la pata’. No se puede meter la pata haciendo ironía o broma contra otro. En política, hay que respetar las formas. Cuando el protocolo de las formas no se respeta, se generan divisiones que algunos están buscando, se enfría el ambiente que algunos están buscando”, indicó en RPP.

Luego, fue más directo y reprendió al Mandatario al expresar que “no cabe dirigirse a los poderes del Estado de manera peyorativa”.

“Hay que cuidar las palabras con todo respeto y cariño a todos. Si no se cuida la manera de dialogar, de expresarse, empezaremos a decir palabras poco acertadas, volvemos al principio y se generan odios y respuestas”, manifestó Cipriani.

LEÑA AL FUEGO

 

En esa línea, dijo que hay gente que no desea la paz y el bienestar para el país, pero descartó que Kuczynski y Keiko Fujimori tengan esa intención.

“No soy nadie para analizar y señalar, para eso están los políticos. Pero basta leer los diarios y ver cómo animan a echar leña al fuego en víspera de Navidad”, manifestó el Cardenal.

Cabe recordar que la semana pasada el congresista Carlos Bruce se mostró en contra de la reunión en la casa del Cardenal y señaló que este “no es santo de mi devoción”.

Cipriani también descartó que se haya aprovechado de la cita de los mencionados líderes políticos para sacar algún beneficio.

“No me he quedado con nada y no voy aprovechar para nada (esa reunión). Ojalá que haya tantas personas que pudieran lograr que en el Perú nos entendiéramos mejor”, indicó.

Cabe recordar que algunos legisladores señalaron que el eclesiástico buscaría con la reunión entre PPK y Keiko que el proyecto de ley de unión civil no se apruebe.

En otro momento, Cipriani sostuvo que rescató de la reunión de ambos líderes en su casa el buen entendimiento por sacar adelante al país.

 

Critican a Cipriani
Recuerdan que tiene “corazoncito naranja”

Congresistas de la bancada oficialista criticaron con rudeza al cardenal Juan Luis Cipriani, quien resondró al presidente Pedro Pablo Kuczynski después de que este asegurara, en medio de un proceso de diálogo, que no se dejaría pisar por la mayoría del Congreso.

El congresista Jorge Meléndez (PPK) indicó que “el Cardenal debería de haberse ahorrado sus palabras y respetar la opinión del Presidente”, quien representa a la primera autoridad del Gobierno.

“En los años 90, él ha tenido un vínculo con el fujimorismo y un poco está mostrando su corazoncito ‘naranja’”, agregó el legislador.

En ese sentido, pidió a la autoridad eclesiástica “jugar el papel de mediador, pero de forma imparcial”, sin favorecer a nadie.

“Cuando él (Cipriani) interviene de mediador, finalmente levanta la imagen dañada de la señora Keiko Fujimori, ya que la censura contra el exministro Jaime Saavedra no había caído bien en la población y por lo tanto los fujimoristas habían terminado con una mala reputación”, indicó.

Agregó que Juan Luis Cipriani, así como interviene en los asuntos de nuestra política y critica a PPK, debería también hacer lo mismo con el comportamiento del fujimorismo.

“Debería criticar el comportamiento del Congreso, que viene aprobando leyes, pero no en base a un razonamiento o sustento técnico, sino como obra de una mayoría. Siento como si hubiera una dictadura en el Congreso”, agregó.

APROVECHAMIENTO

 

Por su parte, su colega Juan Sheput (PPK) declaró que el Cardenal debería estar “más preocupado de la liturgia y el espíritu de Navidad, y no de agitar el ambiente contradiciendo su propio mensaje de paz y amor en fiestas navideñas”.

“O sea, cada cual en su ámbito. Creo que el mensaje de Navidad debe estar circunscrito a la paz y amor entre los peruanos y no aprovechar la tribuna para llamar la atención, y mucho menos al jefe de Estado”, declaró a Correo.

Afirmó que las palabras del Cardenal, en lugar de favorecer la calma que reclama, solo agitan las aguas.

“No hay que dramatizar tanto. El Presidente ha tenido una actividad partidaria en la cual se suelen hacer expresiones de este tipo, pero que de ninguna manera pueden significar una ruptura o petardeo en el diálogo, como han señalado”, añadió. Lamentó que Cipriani sea “selectivo en sus críticas” a los políticos.

“Cuando él quiera llamar la atención, debe ser equitativo y justo en un llamado de atención a todas las partes, no solamente a una de ellas”, dijo.

Agregó que hay un silencio del Cardenal a las “respuestas altisonantes del propio fujimorismo”.

SIN AUTORIDAD

 

El también congresista oficialista Moisés Guía (PPK) se sumó a las críticas a Cipriani. Aunque reconoció que el prelado contribuyó a que Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski se reúnan, sostuvo que “ahí termina su función”. “De ahí para adelante las fuerzas políticas responden a aspectos políticos, mas no eclesiásticos”, manifestó.

Asimismo, no solo cuestionó la interferencia del arzobispo de Lima, sino también sus intenciones. “No sé si tenga la autoridad de llamar la atención a ese nivel, pero esperemos que lo haga de buena fe”, sostuvo.

 

www.jornaldearequipa.com