Cerro Verde debe pagar

©

 

Colage de La Republica

 

La ciudad más hermosa del Perú, Arequipa, "Patrimonio Cultural de la Humanidad" convertida por Minera Cerro Verde en esto. Lo verde es la campiña, lo café el yacimiento y lo azul del yacimiento, los relaves o "lagunas de oxidación".

 

Los intentos de la minera Cerro Verde por traerse abajo las sentencias que le ordenan pagar S/ 760 millones por regalías mineras a favor de Arequipa pierden fuerza. Ayer otra resolución judicial le fue adversa.

El año pasado, los abogados de Cerro Verde presentaron una acción de amparo en el Juzgado Constitucional de Arequipa argumentando que el Ministerio de Energía y Minas, el Tribunal Fiscal y la Sunat vulneraron sus derechos al interpretar un contrato de estabilidad que la liberaba de pagar impuestos y que ahora pretendían obligarle a cancelar S/ 760 millones de regalías. La jueza Karina Apaza del Carpio declaró infundado este pedido.

El 21 de setiembre pasado, los abogados de Cerro Verde fueron notificados al respecto. Tenían hasta el 26 de ese mes para apelar e insistir con su pedido inicial ante una Sala Civil, pero cumplidos los plazos no lo hicieron y el fallo quedó firme. Entonces, la minera pidió la nulidad de la notificación de la sentencia. Sin embargo, la jueza Apaza también declaró infundado el pedido. Frente a ello, Cerro Verde insistió en la Tercera Sala Civil de Apelaciones.

La audiencia se realizó el jueves pasado. Los ejecutivos de la compañía cuprífera buscaron demostrar que no fueron correctamente notificados, por lo que –indicaron– no pudieron ejercer su derecho a apelar la acción de amparo.
Los jueces superiores Nimer Marroquín, Max Rivera y Rita Valencia Dongo resolvieron que la minera fue correctamente notificada. El presidente de la Corte Superior de Justicia de Arequipa, Eloy Zamalloa, sostuvo que en este caso no hay nada más que hacer. La decisión original de Karina Apaza quedó consentida.

En enero y abril del año pasado, dos Juzgados Contenciosos Administrativos de Lima resolvieron en contra de Cerro Verde y le ordenaron pagar regalías de octubre del 2006 a diciembre del 2008.


Regalías

El caso se remonta al 13 de febrero de 1998, cuando el gobierno firmó un contrato de estabilidad con la minera por 15 años. De acuerdo con la Ley General de Minería, la medida apuntaba a brindar seguridad a los inversionistas. Por esa época, el Perú salía de una crisis a causa del terrorismo y la hiperinflación.

En el 2006 empezó a operar la planta concentradora de Cerro Verde, con lo que elevó su producción de 39 mil a 147 mil toneladas métricas por día de sulfuros primarios. Para la Sunat, dicha planta, al ser un proyecto diferente al de lixiviación, no podía formar parte del Contrato de Estabilidad y exigió el pago de regalías por ese proyecto entre los años 2006 y 2008. El 2009 inició procesos administrativos contra Cerro Verde.

El Gobierno Regional de Arequipa (GRA), municipios y la Universidad Nacional de San Agustín (Unsa) serán beneficiados con la deuda que la minera Cerro Verde debe abonar al Estado peruano. El Poder Judicial obliga a la transnacional a pagar S/ 760 millones por regalías no canceladas de los años 2006, 2007 y 2008.


El pasado miércoles, la Tercera Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Arequipa negó el pedido de la mina que pretendía traerse abajo la validez de la notificación de un fallo que declara válidos los argumentos de Sunat. Hay procesos pendientes de resolverse aún en el Poder Judicial de Lima, pero Cerro Verde tiene menos argumentos.

Las autoridades locales ya se frotan las manos. Según la ley, las regalías (una contraprestación por recursos extraídos) benefician a los gobiernos subnacionales y universidades públicas, donde se efectúa la operación minera. El íntegro se queda en las regiones productoras.

Yamila Osorio, la gobernadora regional, señaló que pedirá a la Procuraduría del Gobierno Regional hacerse parte del proceso seguido en Lima. Añadió que de concretarse la devolución, el dinero que reciba el GRA podría destinarse a pagar el hospital Goyeneche. La regalía forma parte de la renta minera al igual que el canon financiado con el 50% del Impuesto a la Renta de las utilidades de las empresas mineras. 

 



La Deuda 

Epifanio Baca de la ONG Propuesta Ciudadana explica que el caso de Cerro Verde es único en el país. Esta empresa adquirió la concesión de la mina en 1994. En 1998, firmó un contrato de estabilidad tributaria por el proyecto de Lixiviación pero en el 2006 se empieza a operar el nuevo proyecto: una Planta de Sulfuros que duplica su producción. En el 2004, el Gobierno pone en marcha el cobro de las regalías para todas las mineras.

Cerro Verde aduce que no debe pagar este concepto por su contrato de estabilidad, un acuerdo para no pagar impuestos futuros. Sin embargo, la Sunat consideraba la Planta de Sulfuros un nuevo proyecto puesto en marcha después del contrato de estabilidad. La minera adujo vulneración de sus derechos. Para ellos, ambos proyectos forman parte de la misma concesión. Si bien se conoce que Cerro Verde debe S/ 760 millones por tres años, el especialista señala el monto total que Cerro Verde debe a Sunat es desconocido. La minera no pagó regalías hasta 2012. 

 

Lea también: Firman pronunciamiento para exigir a Cerro Verde pagar deuda a Sunat


Patricia Pinto, de la ONG Descosur, explicó que si estos millones son finalmente cobrados, la distribución de estos se hará de la siguiente manera: 5 % para universidades, 15% para el gobierno regional y 80% para gobiernos locales. 


Hasta la Sunat reclama


Deudas con el fisco. Propuesta Ciudadana hizo una exposición de los aportes que efectúa la compañía minera a los presupuestos públicos de Arequipa. Hay controversias en el pago de tributos. De resolverse a favor del Estado, esos recursos beneficiarían las arcas del Gobierno Regional y municipios arequipeños. 


La Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat) no solo reclama una deuda de 330 millones de dólares por regalías impagas a Sociedad Minera Cerro Verde. También otros $ 200 millones por mal cálculo del Impuesto a la Renta y otros. Las acotaciones corresponden al periodo 2002 –2016. Según lo declarado por la compañía en sus estados financieros, la deuda subió a $ 480 millones con multas e intereses.

La información se divulgó en un conversatorio del colectivo Macrosur denominado “Impacto de Cerro Verde en los presupuestos públicos de Arequipa”. Epifanio Baca representante de Propuesta Ciudadana fue el expositor principal. Al igual que esta minera ubicada en Arequipa, son 50 empresas nacionales deudoras de 15 mil millones de soles. Hay otros S/ 93 mil millones pendientes por exoneraciones tributarias indebidas.

Para que el controvertido reclamo no siga aumentando, Cerro Verde hizo algunos pagos al ente recaudador. Ascendieron a $ 180 millones. La modalidad de pago se denomina bajo protesto. Eso significa no reconocer la acotación atribuida, sino para protegerse en caso el Tribunal Fiscal o Poder Judicial falle en su contra. En cambio, si las sentencias son favorables, el Estado devolverá ese dinero.

El contrato


En su exposición, Baca recordó que la minera tiene pendiente otra cuenta: $ 330 millones por regalías mineras desde 2006 hasta 2011. Sobre este reclamo hay órdenes judiciales que le dan la razón a la Sunat. La historia se remonta a fines de la década del noventa, cuando la empresa firmó un contrato de estabilidad tributaria con el Estado, una valla de protección ante posibles cambios en las reglas de juego. Con ese contrato la empresa invirtió en una Planta de Lixiviación para elevar la producción a 105 millones de libras de cobre.

En 2004, la empresa puso en marcha un proyecto de sulfuros primarios para producir 270 toneladas de cobre anuales. Ese año el gobierno también aplicó un nuevo esquema tributario: las regalías, gravamen cobrado a las ventas directas del mineral: 1% por menos de $ 60 millones y 2% por $60 y $ 120 millones, etc. Como Cerro Verde tenía estabilidad tributaria para su Planta de Lixiviación no pagaba la regalía. Para la Sunat esa protección tributaria no incluía a la planta de sulfuros primarios, y cuya producción representaba el 60% del cobre exportado por la compañía.

 La controversia aún está en los tribunales. De un total de $ 500 millones queda pendiente $ 330 millones. Bajo protesto la minera ya canceló aproximadamente $ 200 millones. Ese dinero si se cobra beneficiará al Gobierno Regional, municipios y la Unsa. El gerente de Planificación y Presupuesto del Gobierno Regional de Arequipa, Javier Rospigliosi, señaló que el año pasado se transfirió cerca de S/ 323 millones a Arequipa. Aún está en duda si las regalías de 2014 y 2015 siguen en manos del Estado o se depositaron en las cuentas de la región Arequipa.

Crisis minera

Baca también precisó que la industria minera no la pasa bien. Eso afecta la caja fiscal. Las utilidades de las compañías mineras disminuyeron por los precios bajos de los metales. La relación producción de Cerro Verde e impuestos es reveladora. Con la ampliación de su planta, el año pasado, exportaron 522 mil toneladas. Todo un récord.  

Sin embargo, el Impuesto a la Renta apenas llegó a S/ 143 millones. Además de bajos precios de los metales, en la caída fiscal influyó la depreciación acelerada, esta fórmula reconocida por el Estado que aplica Cerro Verde para recuperar su inversión reduciendo las utilidades.

La contracción de la minería es nacional. Tan mal está la situación que ahora el monto de las devoluciones que efectúa la Sunat por IGV adelantado a las compañías mineras es superior a los pagos que estas efectúan por Impuesto a la Renta. Lo devuelto pica los seis mil millones de soles, mientras que por lo segundo se captó cerca de dos mil millones de soles.

En el conversatorio, la mayoría de líderes asistentes coinciden que Cerro Verde debe respetar las reglas de juego. Pero también recordaron que esta empresa hizo varias obras claves para Arequipa.

 

 
 

www.jornaldearequipa.com