Cerrón: las razones de la condena
 
FRANCISCO F. DEL CARPIO

24OCTUBRE2019

 

Sucede que "el cohecho pasivo" de Vladimir Cerrón fue descubierto por Susan Carrera la indómita jueza persecutora, azote de los corruptos de Junín, luego de que el presidente del gobierno regional centro peruano convocara en Huancayo a toda la izquierda del país a una suerte de concilio zurdo, no para dirimir superioridades, sino para tentar una suerte de unificación electoral para, con toda legitimidad, sacar a la derecha (incluido el fujimorismo) de carrera. La tentativa se repitió en el Cusco.

A ambos eventos asistieron la casi totalidad de corrientes izquierdistas incluidos Gregorio Santos, Zenón Cueva y Walter Aduviri, nadie reclamó la presencia del movimiento ecologista Tierra y Libertad que dirige el sacerdote católico de apellido Arana, quien de la forma más pendeja se ha adueñado de la inscripción electoral del Frente Amplio.

Luego de estos cónclaves, invitado por el gobierno bolivariano de Venezuela, en junio Cerrón viajó a Caracas a un Encuentro Latinoamericano de Gobiernos Locales. Todos los medios del país se escandalizaron del saludo de Maduro a Vladímir Cerrón y de las declaraciones que este hiciera en el encuentro contra el Grupo de Lima.

Esto desesperó a las esferas neoliberales que manejan el país, esferas que vieron en Cerrón un peligro para sus intereses. De inmediato ordenaron a la casta judicial nacional, “rosca” dirían los bolivianos, bajo control de los Cuellos Blancos, comisionar a alguien de aparente pulcritud y reciedumbre profesional para aplicarle una medida que se asemeje, en lo posible, a la legalidad; que parezca justa, para acusarlo y castigarlo (el 4 de agosto) con una condena express por los delitos de negociación incompatible y aprovechamiento del cargo por el caso de saneamiento en una obra en La Oroya, sentenciándolo a 4 años de prisión y a pagar una reparación civil de 850,000 soles. Condena que fue luego transmutada a 3 años por los mismos "delitos". Lo que necesitaban era tener a Cerrón impedido de postular por la condena.

El 5 de agosto Indira Huilca la brillante congresista de Nuevo Perú declaraba a RPP que el gobernador regional de Junín, no puede alegar persecución política ante la condena que le impuso el Poder Judicial al hallarlo responsable de los delitos de negociación incompatible y aprovechamiento del cargo. "Las autoridades son fiscalizadas y no pueden pedir ser evaluadas judicialmente con criterios diferentes", sentenció la muy valiente y documentada congresista. ¡Cuánta solidaridad de la izquierda parlamentaria!

Pese a todo la alianza se concretó; sin embargo, ante el raquitismo de la acusación de corrupto, se fueron por otras: homofobia, misoginia y xenofobia. ¿De dónde sacaron tremendo disparate? De un tuit inocuo dirigido a
César Combina, su competencia electoral en el que opinaba que al excandidato al gobierno regional le molestaba no haber considerado la ideología de género pues "el pueblo (está) lleno de valores familiares" y de una opinión al paso sobre Salomón Lerner al que adjetivaba de "judío". Eso es todo. Eso ha sido considerado como homofobia, misoginia y xenofobia.

 

Las renuncias en/de/a la bancada de Nuevo Perú no se hicieron esperar, todas televisadas, con el mismo argumento, guión y libreto. Solo Richard Arce le agregó la "acusación" de chavista de paso que condenaba la terrible dictadura de Nicolás Maduro.
 

Todo a pedir de boca

 

 

 

 

 

En Nuevo Perú hay un sector mayoritario preocupado en promover un cambio de modelo, donde las banderas de los derechos de minorías no generan atracción. Para comprender lo que pasó en la izquierda –concretamente en Nuevo Perú– hay que saber, primero, cómo piensan en la interna del partido. Entrevistas con personas cercanas a la agrupación describieron la situación de la siguiente manera. Hay un segmento a favor de posturas pro derechos de minorías, ambientalistas y feministas. Y otro más preocupado en articular alianzas con una izquierda más provinciana, menos limeña, en donde la urgencia es avanzar hacia un cambio de modelo económico, entre otras cosas. Es decir, la alianza entre NP, con Verónika Mendoza como figura estelar, y Perú Libre, de Vladimir Cerrón (además de Juntos por el Perú) no solo responde a un cálculo electoral inmediato. También a una manera de entender lo que debe ser y ofrecer la izquierda.
Aunque para ello Mendoza haya tenido que aliarse con alguien que defiende posiciones abiertamente contrarias a las banderas que ella ha llevado por varios años.
No es que un combate a la desigualdad y una agenda a favor de minorías sexuales sean irreconciliables. Sin embargo, en la dirigencia de NP no se piensa así. No es casual que en su carta de renuncia, Marisa Glave haya incluido, en su párrafo final, la siguiente frase: “Sí es posible combinar una agenda de crítica frontal al modelo económico (...) con la reivindicación de las mujeres a una vida libre (...) con la lucha de la comunidad LGTBI”. Para más señas, lo resaltó en negrita. Es cierto, si NP hubiese podido confirmar su inscripción como partido, no habría tenido la necesidad de juntarse con PL y JPP. La excongresista Marisa Glave, en su carta de renuncia, admite que se preocupó más por su labor parlamentaria que por promover la “construcción partidaria”. Lo mismo planteó Tania Pariona, el viernes.

Cabe preguntarse si un mayor compromiso de ellas en la inscripción (ser congresista es un trabajo a tiempo completo) hubiera cambiado la situación legal de NP. No parece muy probable. Una fuente comentó que, en realidad, la plana mayor de NP no parecía abordar el asunto con mucho apuro. Según su visión, los dirigentes se sentían "cómodos" con la opción de una alianza en el horizonte. ¿Para qué invertir en dinero y logística si hay un camino más sencillo? Parece claro, la alianza presentará una lista parlamentaria para enero. El objetivo principal, no obstante, son las elecciones generales de 2021. Si en los comicios anteriores, una candidatura como la de Mendoza creció a partir de su oposición al fujimorismo, esta vez la narrativa apunta a algo diferente: continuidad versus cambio. Habrá que ver si funciona.

 

 

 

 

Jornal de Arequipa no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

 

www.jornaldearequipa.com